arrow
3
¿Y por qué no "Bil Clinton vs. las becarias zombis"?
El autor de la estimulante "The man from earth" se mete aquí en en berenjenales de los que sale mal parado... con un argumento tan friki ya podia haber hecho algo más digno de recordar que esta empanada barata que se aprovecha del filón de The Walking Dead y de toda la fiebre zombi que está azotando el mundo occidental.

Serie B hasta la médula, el disparate de su premisa es solo una excusa para ofrecernos indiscriminadas matanzas de zombis de escasa movilidad ("Juan de los Muertos" ya se preguntaba, por qué unos eran lentos, y otros eran rápidos, y nunca pudo saber la razón...), y respetando las reglas habituales del género (mordidas contagiosas, decapitaciones para desactivación completa) no ofrece nada nuevo a pesar de lo que parecía prometer su bizarro argumento.

Disfrutable sólo como una curiosidad extravagante, realizada con bajo presupuesto y mucha ilusión patriótica que sorprende por su intención de parecer realista, este film no justifica el pago una entrada salvo a incondicionales, y sin condiciones, a los más fanáticos de los no-muertos.
[Leer más +]
16 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
También Patrocinada Steven Spielberg
Todos sabemos que Steven Spielberg está detrás de “Abraham Lincoln: Cazador de vampiros” y “Abraham Lincoln vs. Zombies”. Es su estrategia para arrasar con “Lincoln” en los Oscars de 2013 y poder bañarse desnudo en sus bañeras de oro y piscina olímpicas repletas de réplicas de las estatuillas que ha ganado en su dilatada carrera cinematográfica. La secuencia más dramática —y resumen de la película— se produce cuando unas gallinas alertan a los zombis del escape de Lincoln y sus aliados. Edward D. Wood Jr. se hubiera revuelto en su tumba para aplaudir el momento.

Todos sabemos que The Asylum está luchando para que su logotipo aparezca al lado de la expresión «WTF!?» en la nueva edición del Diccionario Friki-de-Cojones: los peores CGI posibles, las peores barbas falsas y maquillaje posibles, las peores direcciones de actores y zombis posibles, los peores guiones posibles, los peores argumentos posibles, los peores asesoramientos históricos, las peores interpretaciones posibles… ¡Un momento! Si los mockbusters entregaran sus premios a ‘LO MEJOR DEL AÑO’, Bill Oberst Jr. debería ganar la estatuilla al Mejor Actor. De hecho, la soberbia interpretación de Daniel Day-Lewis no se despega mucho de la del actor de ascendencia alemana. ¡Como oyen! ¡Habría que haber visto al actor inglés rodeado de zombis en peores condiciones laborales que esclavos y armado con una guadaña como única medida de defensa a que le roben la barba postiza!

“Abraham Lincoln vs. Zombies” cumple su papel perfecto de BODRIO pero, en consecuencia, resulta interesante como ejercicio metacinematográfico, ya que da la impresión que realmente son zombis los que escriben los guiones de los mockbusters de The Asylum. Al estar muertos y no tener que dormir no está sujetes a leyes que les amparen y pueden ser explotados por la peculiar productora. Es una pena que las posibilidades de hacer películas remarcables a lo Troma se pierdan por el retrete creativo de esos zombis esclavizados. ¡Libertad —creativa— ya! ¡Emancipación YA! Da lo mismo que Lincoln empuñe un hacha, que una guadaña, que un mosquete-ametralladora, que una mochila de Hello Kitty llena de anillos de Tous, lo importante es impactar a la audiencia… o estafarla, que para el caso en The Asylum es lo mismo. Gritemos pues: «Emancipate THIS!».
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
SCHENKMAN ES MI HÉROE
Jajajajajajajajajajaja ... Jajajajajajajajajajajaja ... Jajajajajajajajajaj ... Jajajajajajajajaja
Jajajajajajajajaja ... Jajajajajajajajajajaja ... Jajajajajajajajajaja ... Jajajajajajajajaj ... Jajajajajajaj
...

Schenkman, quiero conocerte. En serio, eres mi héroe. Quiero saber cómo puedo dedicarme a esto haciendo cosas así.

Un tío que llega a dirigir una película producida en Estados Unidos con estos argumentos cinematográficos es un genio en algo, no sé aún muy bien en qué, pero estoy seguro que es un genio.

Schenkman, eres mi héroe¡¡¡¡
[Leer más +]
12 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
HAY QUE SER LISTO...
Me acabo de tragar este infumable bodrio por equivocación.
Y es que, como ya es habitual, a la sombra de un estreno mega anunciado y promocionado, salen desvergonzadas copias burdas, y este es el caso. En lugar de vampiros, zombies. Vaya súper idea. Fijo que optamos al Oscar al mejor guión original...
Por lo demás, presupuesto tipo ikea para mini pisos, interpretaciones de la hora chanante pero carentes de chispa y gracia y un guión escrito por un burro a coces.
Lo peor de lo peor.
Tampoco esperen mucho del original, es igual de mala pero con un poco más de pelas...
[Leer más +]
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
¡Señor Presidente, zombies a su derecha!
Este es un caso contrario a lo que sucede (en muchos casos) cuando se espera mucho de una película con temática zombie y que temina siendo decepcionante.

En este filme (producido por la singular productora Asylum), con poca inversión y limitaciones de montaje, escenografías y maquillaje, se cuenta una historia que entretiene al espectador y que logra brindar algunas sorpresas.

Es una obra para el entretenimiento, para ver muchos combates y gran cantidad de cabezas decapitadas.

Docenas de zombies, un buen final y, el encanto de Hannah Bryan (suspiro) en combate continuo son atractivos para disfrutar una hora y media en una descomplicada tarde de domingo.
[Leer más +]
8 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
26 minutos 30 segundos
No habrá spoiler, no he aguantado más. A los 26 minutos de ver a un montón de tíos haciendo el gilipollas delante de una cámara la he quitado para perder el tiempo con algo mejor. Esto ni siquiera es serie Z. Es una mierda barata donde sale un tío vestido de Lincoln andando por una vía con un montón de chalados. Todos van vestidos de enterradores y con pistolas y de vez en cuando aparece un zombie y le meten un tiro.

Es lenta, aburrida y no hay por donde cogerla. Es tan mala que ni siquiera da sueño.

Un consejo: no la compréis y ni siquiera la bajéis de internet. No merece la pena.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
¡Basura de las buenas!
En esta absurda película de serie B, el presidente de los Estados Unidos de América, además de lidiar con la guerra de secesión (de futura vital transcendencia para su país), ha de luchar contra una plaga de zombis que amenaza con apoderarse del planeta Tierra a base de tomar al ser humano como su único alimento hasta que no quede ninguno vivo, de forma que todos los habitantes del mundo se conviertan en zombis.

El director, Richard Schenkman, venia de grabar la película “Man from Earth”, cuyo espléndido guion cautivó a los espectadores, transformándola casi en una obra de culto, con una sola localización y un presupuesto de risa, consigue atrapar, sorprender, maravillar y el mensaje llega a todos. Cuesta comprender cómo el mismo hombre, más de cuatro años después, pase a rodar semejante despropósito lincolniano.

De sobra es sabido el boom de los últimos años, en el cual vampiros y zombis han llenado las carteleras, viñetas de comic, videojuegos, estanterías de librerías… Desde “Crepusculo” hasta “The Walking Dead”, pasando por “28 dias después” o la archiconocida “Resident Evil”, han sido muchas las historias que han llegado a los individuos de este siglo, en el que tanto avance científico y de conocimientos no ha servido para que el ser humano tenga un mejor paladar a la hora de saborear y distinguir entre un producto y otro; puesto que las tramas de vampiros y zombis normalmente están vacías de contenidos mientras que, otras más intelectuales y que pueden aportar más, se ven un poco alejadas del consumidor medio, precisamente porque le requerirá un esfuerzo mental mayor que las películas palomiteras, que cada vez son más, cada vez gustan más y provocan que la gente cada vez sea más tonta.

La figura de Abraham es recordada entre otras cosas. por abolir la esclavitud y por su funesto asesinato en un teatro, han sido muchas las ocasiones en la que artistas norteamericanos han utilizado su figura para exaltarle y hablar bien de él (ejemplo, Steven Spielberg en la película “Lincoln”) en panfletos cinematográficos, propaganda política que hablándote del pasado te están hablando del presente para que votes a uno u otro de los dos partidos políticos (Demócratas y Republicanos). Pero la propaganda, cuando el protagonista es un presidente que con un hacha le parte la cabeza a varios zombis, deja de ser propaganda y pasa a ser una farsa, una comedia sin sentido, que solo recibiría abucheos en el festival de Toronto.

Con una estética y unos planos, al nivel del de los largometrajes que ponen en Telecinco después de la hora de comer, Richard Schenkman aprovecha la oportunidad para ganarse al público con menos cerebro, con el único objetivo de sacar tajada económica (porque no hay más que ver 10 minutos de “Lincoln vs Zombis” para comprender que el guion carece de interés y seriedad y cuando un guion no tiene seriedad, no tiene nada).
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
7
Sorprendente mezcla de historia y ficción
No esperaba mucho de esta película pero es más entretenida de lo que me imaginaba. La mezcla de ficción e historia me ha gustado mucho. Quizá porque el guión parte de la novela de 2010 Abraham Lincoln, Vampire Hunter de Seth Grahame-Smith . La cinta no repara en gastos y medios. Tiene unos efectos especiales muy buenos. Las escenas de lucha me recuerdan mucho al estilo de Guy Ritchie en las películas de Sherlock Holmes que es un estilo diferente que me parece más atractivo.
[Leer más +]
2 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo