arrow
10
THE RAIN IN SPAIN STAYS MAINLY IN THE PLAIN
...Y la magia de esta película suscitó en su época, y en épocas posteriores mucha controversia, adorándola y odiándola a partes iguales.

Cukor y el fotógrafo Cecil Beaton contruyeron una deliciosa cinta llena de magia visual y sonora, con unas actuaciones realmente destacables, sobre todo del trío protagonista, inspirándose en la comedia del autor George Bernard Shaw, "Pigmalión", iniciadora de una corriente denominada el socialismo fabiano (lento, light o gradualmente progresivo).

Magnífica restauración de decorados diseñados casi en su totalidad por Beaton, con algunas aportaciones de Cukor, representando con la magia exclusiva de aquellos años, escenarios souvenir de la maravillosa ciudad de Londres...

Y precisamente todo se inicia en uno de esos sitios legendarios de la ciudad inglesa, en concreto el mítico Covent Garden, donde nuestra protagonista, una deliciosa y siempre cautivadora Audrey Hepburn (¿quién dijo alguna vez que nuestra Pe era lo más parecido hoy en día a aquella inimitable e inigualable diva? Brrrrr!!!!), interpretando el papel de Eliza Doolittle, una vendedora de flores, de carácter rudo y maneras aún más toscas, se encuentra en una fría y lluviosa noche con nuestros otros dos protagonistas, saliendo de una ópera de los alrededores...

Así, un misógino y clasista profesor de fonética británico para quien el origen de la existencia de clases está en la pronunciación, prosodia y vocabulario de la lengua materna utilizada, el profesor Henry Higgins (magnífico Rex Harrison), y un misántropo coronel del ejército británico y estudioso de las lenguas exóticas, coronel Pickerling (Wilfrid Hyde-White) apalabran una curiosa apuesta que implicará de lleno a nuestra deliciosa protagonista llevando la cinta en todo momento a situaciones y escenarios mágicos que permanecerán imborrables en la retina del espectador una vez haya acabado su visionado.

Con inolvidables momentos como la asistencia y presentación en (la alta) sociedad de Eliza en Ascott , o el baile en la embajada en honor de la reina de Transilvania,... pasando también y sobre todo por la maravillosa aportación del padre de la protagonista Alfred Doolitlle (increíble Stanley Holloway) y su inolvidable "...with a little bit of luck...", o su discurso sobre los prejuicios y ataduras de la mediana y alta burguesía respecto a los de su clase original; los humildes.

Realmente inolvidable y deliciosa película, que si bien arrebató todos los honores a mi admirable Dr Strangelove de Kubrick, no guardo empero ningún resquemor contra ella, todo lo contrario. Le estaré eternamente agradecido...
[Leer más +]
44 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Romanticismo, que no empalago.
Me sería fácil empezar a cantar sin más las virtudes de "My fair lady", porque es una película que me encanta. Pero entiendo que lo más interesante de estas críticas es intentar dar razones para que los demás puedan disfrutar como nosotros con las películas que amamos. Y viendo que esta película tiene algunas críticas negativas, mayores motivos hay para defenderla.
El ingrediente fundamental de un musical son las canciones. Y, si en esto nos fijamos, "My fair lady" tiene, seguramente, el catálogo de melodías más inolvidable de todo el género. Citemos como ejemplos "Wouldn´t it be loverly?", "On the street where you live", "The rain in Spain" (candidata para la lista de las 100 mejores canciones del American Film Institute") o "I could have dance all night" (elegida como 17ª mejor canción por dicho Instituto).
Además, el número musical "The rain in Spain" es, para mí, una de las cumbres del musical, que entronca con otros números míticos como "That´s entertainment" (Melodías de Broadway 1955) o "La noche en que inventaron el champán" (Gigi), en cuanto supone el cambio de humor de algún personaje abatido, cansado o aburrido, que pasa, en breves momentos, a través de la música, a un estado de euforia y alegría contagiosa.
Por otro lado, una de las críticas más frecuentes de los detractores de "My fair lady" es que es un musical empalagoso. Yo, personalmente, no veo el empalago por ningún lado. Para mí empalagosa es una película con continuas escenas de los protagonistas haciéndose arrumacos y dándose besitos. Pero esa posibilidad se desvanece con un protagonista tan sobrio como Rex Harrison y con un personaje como el suyo, que no reconoce su amor sino a regañadientes.
Por tanto, "My fair lady" tiene, a mi entender, romanticismo del bueno, mostrado en pequeños detalles como el momento en que antes de salir para la fiesta, el profesor Higgins, que no había hecho caso a Eliza, la agarra finalmente del brazo, arrancando la felicidad de ésta.
Se podría hablar de muchas más cuestiones como la dirección magistral de George Cukor, el trabajo de Cecil Beaton, los estupendos secundarios encabezados por Stanley Holloway, pero simplemente pretendía defender una película como ésta, una película que, sin duda, está en la cima de aquel género maravilloso que fue el musical americano.
[Leer más +]
32 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
DE TAN POCA CHICA TANTO TALENTO
Es casi una contradicción que la garganta y el cuerpecillo de esta gran estrella nos proporcionase tantas horas y títulos que recordar. Más que eso: consiguió que todos tengamos en la memoria, en el recuerdo, una frase, una tonadilla, la imagen de unos eternos ojos y la cadenciosa forma de deslizarse por la habitación.
Y no es solo que tan solo con un plano de su cara se llenase la pantalla es el cómo cambiaba los muebles y abría las cortinas cuando ella entraba; y todo se llenaba de luz y su dulce voz encandilaba al profesor más duro y enamoraba al príncipe.
Hasta el final su vida fue un "dar" sin esperar nada a cambio. Que todos los sombreros de Ascot rindan pleitesía a la más actriz, a la más cantante, a la más persona y pequeña flor Audrey
[Leer más +]
27 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Memorable, pero no nos pasemos con Cecil Beaton
Estoy de acuerdo en que es unos de los mejores musicales de todos los tiempos, una película memorable y sobresaliente en todos los aspectos. Ahora bien, observo que muchas críticas atribuyen el estilizado aspecto visual de la película a Cecil Beaton. Pues bien, según se asegura en el comentario técnico del dvd, Beaton solo diseñó el magnífico vestuario, pero todo el aspecto visual de la película, incluyendo los fastuosos decorados, debe ser atribuido a Gene Allen y a Jorge James Hopkins, directores artísticos, así como a Harry Stradling, el director de fotografía. Todos ellos obtuvieron un oscar, por cierto.
También debo decir que me ha parecido apasionante comparar las esforzadas versiones cantadas por la propia Hepburn que se incluyen en los extras del dvd, y las magníficas versiones dobladas que finalmente aparecieron en la pelicula, y por cuya interpretación ni siquiera aparece acreditada (de forma ignominiosa) la cantante profesional que las interpretó. En cuanto a la surrealista versión española, no es que esté mal, pero es que una película como esta hay que verla en versión original y preferiblemente sabiendo algo de inglés, para poder apreciar las implicaciones idiomaticas y fonéticas del asunto. Porque si no, en vez de "The rain in Spain" te quedas con "La lluvia en Sevilla", y a partir de ahí la dualidad entre inglés de clase alta y "cockney" queda desvirtuada con ese contraste surrealista entre un "habla cazurra" inventada por los dobladores y el castellano "de Valladolid" preceptivo.
[Leer más +]
20 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Deliciosa
¿Y por qué no un 10? si me han entusiasmado esos decorados, bellas representaciones de un lluvioso paisaje londinense y una casa con exquisitos detalles, si me han conmovido las interpretaciones de los actores, todos, si me han emocionado los diálogos, cargados de ternura, dureza, cruda realidad, comedia, dobles intenciones... Esas guerras entre clases sociales principalmente y entre sexos, que lleva el protagonista profesor Higgins interiormente. Si he conocido a una Hepburn que me ha sorprendido por su vis cómica, hasta ahora desconocida para mí, además de comprobar una vez más que tiene todo lo que una buena actriz ha de tener. ¿Y por qué no? He disfrutado enormemente viéndola, tiene todo lo que más aprecio en una película, los números musicales no son recargados, ni de un nivel como el de Gene Kelly, pero son maravillosos en su diferencia.
Ha sido emocionante, sólo sé que tenía que verla para sentir esto.
[Leer más +]
11 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El mejor musical que he visto...
Si, es el mejor musical después del semi-musical que es "Bailarina en la oscuridad", pero sin duda que "Mi bella dama" es una cinta notable. En aquella época hacer un musical sin duda que estaba de moda y además se llevaban todos los premios como es el caso de "Gigi" (1958), "Un americano en París" (1951), "Sonrisas y lágrimas" (1965) y por supuesto "Mi bella dama" (1964). Todas ellas ganaron el premio a la mejor de todas en sus respectivos años, pero personalmente creo que ésta última es la mejor. Posee una frescura, una agilidad narrativa que la hace amena y digerible en sus casi 3 horas de duración.
Es la historia de "Elisa", una joven que vende flores y al ser de la clase baja habla muy mal el idioma inglés por lo que recurre a un profesor de trayectoria para que le enseñe modales para ser una verdadera dama. Entre tanto, el profesor y un amigo suyo apostarán que dentro de 6 meses nuestra protagonista será una dama al nivel de una princesa de la alta sociedad y cuya prueba final para demostrarlo será una fiesta con la realeza. La historia tiene bastante similitud con "Gigi" pero definitivamente la cinta de Cukor la supera con creces. Una banda sonora notable, un vestuario digno de las grandes películas de época y unas actuaciones deslumbrantes hacen de este film un verdadero clásico e ícono de los sesenta.
¿Por qué no un 10 entonces?. Porque creo que hay escenas perfectamente suprimibles, sobre todo en la segunda mitad de la película. Y segundo por el final que no me gustó en absoluto. Véanlo y me encontrarán la razón.
La primera hora y media un 10 perfecto de nota, la segunda parte un 6, por eso la promedio con un 8.
Recomendada
[Leer más +]
13 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
The rain in Spain...
My Fair Lady es un viejo barco que cruje peligrosamente. El paso del tiempo lastra su rumbo y es posible que un día se hunda en los bajíos de la crítica. El lastre está en su ñoñería, su machismo (según versiones), y sus números musicales, un poco pobres. Las velas que aún lo impulsan son su excelente producción, la interpretación (tanto de los protagonistas como de los secundarios) y, por supuesto, la historia de amor (que en los años 90 retomaría Pretty Woman) entre la chica pobre y el solterón rico. Los cuentos de hadas (casi) siempre funcionan.
[Leer más +]
20 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El Efecto Pigmalión: Una obra maestra
Es un musical genial, y el reparto es excelente, sobre todo el actor protagonista para mí es lo mejor de la película. Además el tema que trata es muy interesante. Está basada en el Pigmalión de Bernard Shaw, y esta a su vez en el de Ovidio, historias que cuentan que cuantas mas espectativas pone una persona en otra, mejor es el resultado que ésta obtiene en algo.

Por lo demás es una peli muy estética, los vestuarios son increíbles y ella, como siempre, está estupenda. Es una pelicula entretenida, elegante, divertida, idealista y muy cuca, pero te tienen que gustar los musicales (recomiendo escuchar las canciones en la lengua original con subtítulos, sino te pierdes lo mejor). Hay que verla.
[Leer más +]
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Magnífica versión de una comedia sobre el drama del amor arropado por la dependencia
Lo que hace sonreír también hace sufrir en esta obra teatral en la que un hombre de enorme talento como George Bernard Shaw (1856-1950), adalid de las causas sociales y de la defensa de la independencia de la mujer, no pudo modificar o no supo corregir el rumbo de la historia y de sus propios intereses sociales y sentimentales frente al irresistible y peligroso encanto femenino.

Otros dramaturgos sí se atrevieron a dar un paso más; por ejemplo, el sueco Strindberg (1849-1912) asegurando que la mujer era un demonio castrador del que había que huir de cualquier modo, o bastante antes el noruego Henrik Ibsen (1828-1906), quien nada menos que en 1879 planteó la independencia absoluta de la mujer en Casa de muñecas, probablemente la obra que da comienzo al considerado teatro moderno.

Pero el gran Bernard Shaw que había llegado a resolver satisfactoriamente para el sexo femenino disputas graves entre madre e hija en La profesión de la señora Warren (respetada burguesa tras años de prostitución de alto nivel), escribió Pigmalión aprovechando el mito griego de Galatea, bellísima escultura que cobra vida ante la pasión de su observador. En el manuscrito original de esta pieza teatral convertida en musical que se representa en todo el mundo constantemente, Bernard Shaw deja dos finales: el que todos conocen y otro, ideal, que nunca se representó (ver spoiler).

Quien vea la película se dará cuenta de qué hablo: cuestión de amor con pantuflas. Pero lo más importante es que el prototipo masculino, rico e intelectualmente sabio, es emocionalmente un adolescente maleducado que no sabe expresar sus emociones...

Y aquí que llega George Cukor, un hombre de vida sentimental homosexual que supo como nadie en el cine comprender y adorar a las mujeres, y es capaz de dar precisa, elegante, emocionante forma cinematográfica a esta obra aparentemente pueril y sin embargo profunda, bellísima en todas sus facetas e incluso en su dulce y amargo final.

La elección de la maravillosa Audrey como protagonista levantó ampollas, y justo resentimiento en gente como Julie Andrews que había hecho con éxito la función en el teatro, y todo porque Audrey no canta, hace playback de una chica cuyo nombre sale en algunos créditos en letra pequeña, cantante desconocida, claro está. Realiza una gran interpretación, pero no canta, algo terrible si se tiene en cuenta que, exceptuando un par de números musicales de conjunto y los dos cuadros a cargo del padre de la protagonista, todo el peso de la función está en manos de su voz... Pero la película es tan buena que sobrevive a barbaridades como esa: My fair lady, un delicioso paseo por el interclasismo, la picaresca callejera y el dolor de un bello, sincero y conmovedor amor... dependiente con un gran reparto y maravillosa partitura que todo el mundo puede tararear con facilidad.
[Leer más +]
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Mi película favorita, es maravillosa.
Para mi la mejor película que se ha hecho en el mundo capaz de enternecer mis sentimientos.
[Leer más +]
14 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
LO MEJOR, Stanley Holloway.
Los años 60 eran ya poco propicios para el género musical, tal vez por eso resultó ser un buen momento para que las excepciones sobresalieran sobre las producciones convencionales.
Con MY FAIR LADY se hizo evidente una vez más que al autor de títulos como HISTORIAS DE FILADELFIA (The Philadelphia story, 1940) le interesaban más los personajes y las situaciones que las propias historias. Y eso que esta vez se trataba de llevar a la pantalla un libreto que adaptaba el Pygmalion y que anteriormente fue un clamoroso éxito sobre los escenarios teatrales.
El tiempo ha engrandecido este musical atípico.
La película de George Cukor se presenta como una sustanciosa comedia que ilustra el poder terapéutico del lenguaje a la vez que da una elegante versión de Frankenstein en la que el lingüista Henry Higgins, se empeña en esculpir a una delicada criatura llamada Eliza Doolittle a partir de la vulgaridad de la calle.
Julie Andrews representó el papel de Eliza con éxito arrollador en Broadway, pero al ser adaptada al cine, fue el nombre de Audrey Hepburn, más conocido y atractivo con vistas a una recaudación generosa, el que relució para asegurar el éxito.
La metamorfosis que teje el profesor Henry Higgins sobre Eliza Doolittle es absoluta. Cuesta trabajo pensar que una mujer pueda llegar a dejarse moldear como lo hace Eliza. Si he de ser sincera, el machismo que se respira hasta la última escena es algo que me pone nerviosa, pero me calmo cuando pienso en la típica excusa de: "eran otros tiempos", otras formas... entonces me concentro en lo que realmente me interesa (estructura de guión, recursos, lenguaje cinematográfico, etc.)
La puesta en escena de la película es digna de mención Cecil Beaton, fotógrafo y mago del objetivo, supo crear y plasmar como nadie todas y cada una de las escenas de MY FAIR LADY.
No se puede relegar al olvido, o simplemente a segundo plano, el trabajo que realizó Stanley Holloway en el papel de Alfred P. Doolittle, el canallesco padre de la chica, un truhán acostumbrado a alimentarse del aire y a flotar entre la mugre, que reivindica con bastante gracia su derecho a la pereza.
Nacido con el surgimiento del sonoro, y tras situarse a la cabeza de los géneros de los años treinta, fue en los cuarenta cuando se conoce su esplendor, y empieza a declinar (aunque no artísticamente) en los años cincuenta, para experimentar una inyección en los sesenta y un estancamiento en los setenta. Durante las dos décadas siguientes
el género languideció arrinconado por el público y los grandes estudios dejaron de financiar más proyectos salvo trabajos puntuales.
Ahora que Hollywood ha vuelto a reconocer el género, los estudios han vuelto a poner sobre la mesa dinero para producir cabriolas y coreografías con las que sentir alas en los pies. Como bien conocemos hoy los éxitos conseguidos por MOULIN ROUGE (Baz Luhrmann, 2001), CHICAGO (Rob Marshall, 2002) o EL FANTASMA DE LA ÓPERA (The Phantom of the Opera, Joel Schumacher, 2004) .
[Leer más +]
11 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
la belleza de la gramática
Lo que en principio no es sino un concurso pedante entre dos solterones con mucho tiempo libre y poca fantasía, se va convirtiendo poco a poco en una historia de amor entre el artista y su obra. Como Miguel Ángel ante el Moisés, Henry Higgins se va quedando poco a poco prendado de la obra que va modelando con el cincel de las buenas maneras y de la fonética pura. Echando mano de una cuestión tan poco romántica como es el uso correcto de una lengua, el autor va tejiendo unas redes invisibles en las cuales todos los protagonistas masculinos van cayendo. Si algo se puede echar en cara a la película es el final, algo precipitado, como si el director anduviera algo cansado con tantos giros verbales y quisiera poner fin a la historia de amor entre el escultor y su obra maestra.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Mi bella Película
La primera vez que la vi me aburrió un montón. Pero entonces no había vivido aún en el mundo anglosajón y no hablaba inglés. Por lo tanto se me escaparon muchas de las claves. La había visto dese luego en lo que llaman "versión original", la única versión posible de ver una película. Eso del doblaje que hacen en España, querida amiga P., es "aversión".

Es una película deliciosa que supera épocas y estéticas.

Es un clásico del cine.

Anoche la vi y sigo pensando en ella.
[Leer más +]
13 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
The rain in Spain stays mainly on the plain.
Repetía una y otra vez Audrey Hepburn para convertir su acento de florista de Covent Garden en el de una auténtica lady inglesa, en este aclamado musical de Cukor.
Todo empieza con una especie de apuesta en dónde un excentrico lord (Harrison) decide reconvertir socialmente a una jóven, trasladándola desde la escala más baja de la sociedad inglesa, hasta los más exquisitos ambientes londinenses (vease las famosas carreras de Ascot, dónde aún hoy, se reune lo más granado de la sociedad británica).
La pareja de intérpretes raya a un nivel espectacular dejándo atrás las polémicas la hora del casting, ya que Audrey (doblada en las canciones) sustituyó a ultima hora a la Eliza Doolittle en las tablas, una desconocida entonces Julie Andrews (que perpetró su particular venganza adjudicándose el Oscar ese mismo año por Mary Poppins), no ocurrió lo mismo con el Dr. Higgins ya que cary Grant no solo se negó interpretarlo, sino que incluso aseveró que se negería a ver el film sino lo interpretaba Rex Harrison (el Dr. Higgins teatral).
Ocho Oscar demuestran que este musical, no solo fue un rotundo éxito entre el público sino también entre la crítica.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Un tesoro de antaño
Todo un gran musical, una historia divertida sobre el mundo marginal de Londres hace más de un siglo, donde las clases sociales estaban muy definidas de antemano. A parte de la historia social y lingüística que todos conocemos (es preferible oir las canciones en inglés con subtítulos, en mi opinión) , se ha hablado muy poco de un tema peliagudo que aparece levemente desarrollado durante la película y que al final de ella da claros brotes de intencionalidad. Me estoy refiriendo a la relación amorosa entre los dos protagonistas, y concretamente a las dos últimas escenas. Higgins (Rex Harrison) siempre aduce que no soporta a las mujeres, y Eliza (Audrey Hepburn) le aguanta todo tipo de desdenes. Se produce así un parelelismo entre la relación profesor-alumna inicial y lo que ustedes verán al final.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Cuento de hadas
Sin duda nos encontramos ante uno de los mayores, por no decir el mejor, musical de la historia tanto en el teatro como en la gran pantalla. Sin embargo pese a la magnífica interpretación de Audrey Hepburn el productor decidió doblar todas sus canciones por Marni Nixon(que ya dobló a Deborah Kerr y a Natalie Wood en anteriores musicales). Lo que trajo la terrible consecuencia de quitar sentimiento a la canción y tirar al traste los meses de arduo trabajo con su profesor de canto a Hepburn.

Recomiendo la película a todo el mundo que disponga de tiempo (dura más de dos horas y media) y quiera ver una superproducción, puesto que en su tiempo marcó cifras récord. Yo personalmente puesto a la mala jugada que le hicieron a Audrey (puesto que por culpa del doblaje se quedo sin candidatura a la estatuilla, cuando el resto de actores optarona premio) soy incapaz de llegar a disfrutar plenamente de esta maravillosa película.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Encuentro de maestros
Que mas se puede decir de esta maravilla. Como digo en el título, confluyen aquí varios de los mas grandes maestros del género. Audrey está espléndida en su papel, como siempre, dando esa imagen de belleza delicada y frágil, envuelta en todo el glamour de sus trajes. Creo que no sería posible hacer esta película sin un inglés tan al uso como Rex Harrison, paradigma de la perfección y la educación inglesas. La música corre a cargo de el gran Loewe, artífice de varios de los grandes usicales de la historia. los decorados son magníficos, y los números musicales extraordinarios. La única nota negativa la saco del doblaje. Es una verdadera pena que doblen las canciones de esta película, a las que fuerzan a unas rimas fáciles que nada tienen que ver con la letra original.
Háganme el favor, si no la han visto, véanla ya, y si la han visto, véanla otra vez. Solo un consejo mas, véanla en ingles, disfrutarán con las canciones, y con la espléndida pronunciación de Rex.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Pretty Woman a la antigua.
Precioso clásico, musical y película a la vez, con la no menos maravillosa y elegante señorita Hepburn. Comedia y romance con estilo ,trajes , pamelas paraguas impresionantes. Obligada en cualquier videoteca de cinéfilo por su estilo y caracter propio.
Cuando se puso en marcha la producción de la película, la Warner retiró del mercado todas las copias de una anterior versión de la película, Pygmalion (1938).
ganadora y candidata de múltiples premios;1964 Mejor película Ganadora
1964 Mejor dirección George Cukor Ganador
1964 Mejor actor Rex Harrison Ganador
1964 Mejor actor de reparto Stanley Holloway Candidato
1964 Mejor actriz de reparto Gladys Cooper Candidata
1964 Mejor guión adaptado Alan Jay Lerner Candidato
1964 Mejor sonido George R. Groves Ganador
1964 Mejor montaje William Ziegler Candidato
1964 Mejor fotografía (color) Harry Stradling Ganador
1964 Mejor dirección artística (color) Gene Allen
Gene Allen
George James Hopkins Ganadores
1964 Mejor adaptación musical Andre Previn Ganador
1964 Mejor diseño de vestuario (color) Cecil Beaton Ganadora
Globos de Oro:
1964 Mejor película - Comedia o musical Ganadora
1964 Mejor director George Cukor Ganador
1964 Mejor actor - Comedia o musical Rex Harrison Ganador
1964 Mejor actriz - Comedia o musical Audrey Hepburn Candidata
1964 Mejor actor de reparto Stanley Holloway Candidato
Premios BAFT :
1964 Mejor película Ganadora
1964 Mejor dirección George Cukor Ganador
1964 Mejor actor británico Rex Harrison Candidato
La película ganó además el premio David de Donatello y el premio que otorga el Círculo de Escritores Cinematográficos de España a la Mejor Película Extranjera.
George Cukor ganó:
El premio del Sindicato de Directores de los Estados Unidos (premio que compartió con David Hall, su asistente de dirección).
Rex Harrison:
Ganó el NYFCC, premio que concede la crítica de Nueva York.
Ganó el Golden Laurel.
Alan Jay Lerner estuvo nominado a los premios WGA del Sindicato de Escritores de los Estados Unidos, en la categoría de Mejor Guión de un Musical Norteamericano.
William H.Ziegler estuvo nominado en los Premios Eddie concedidos por el Sindicato de Montadores de los Estados Unidos.
Audrey Hepburn quedó en el tercer lugar de la lista de los Golden Laurel.
Stanley Holloway quedó en cuarto lugar de la lista Golden Laurel.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Mi película favorita
¡Maravillosa, llena de emoción y ternura!
[Leer más +]
10 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
´Bellísima e inolvidable
Luego de leer la última crítica, sólo escribo esto para hablar brevemente de los musicales del cine yanki. Quizá sea lo último que les va quedando para enorgullecerse (los musicales y el cine en general) porque bueno, de otras cosas, más vale que se han enterrado solos.
Gracias a la última crítica porque dijo cosas tan bellas que bien valen mi silencio.
Qué hermosos recuerdos que dejaron esta y otros musicales...! Qué escenas! Qué ropa! Recordamos Mary Poppins? y La novicia rebelde? y las películas de animación actuales en las que son insuperables?
Bueno, a callar!
[Leer más +]
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo