arrow
8
Una doble carta de amor a Van Gogh
Loving Vincent rápidamente marca una pauta en el mundo de la animación pues se trata de la primera película en usar la pintura sobre oleo como fotograma para reproducir imágenes en movimiento, así pues son aproximadamente 56,800 fotogramas que han sido pintados conservando la esencia y estilo artístico que formarían la carrera de Vincent Van Gogh, por este motivo Loving Vincent es una experiencia visual única que mezcla la pintura y el cine para sentar un nuevo precedente en la técnica de la animación, y el viaje es sin duda bello y placentero.

Pero las cualidades de Loving Vincent no se terminan en su aspecto estético (que no deja de ser muy aplaudible) sino que también se desmarca como un biopic trascendente acerca del ilustre pintor, el cual poco tiene que ver con la interesante “Lust for life”; aquel retrato de Van Gogh realizado por Vincente Minnelli y protagonizado por Kirk Douglas, pues aquí la perspectiva es totalmente distinta, siendo los testimonios de las personas que vivían a su alrededor los que trazan el rompecabezas acerca del artista y su misteriosa muerte, haciendo que el trazo sea más complejo y detallista, conjugado con una narrativa que tiene como principal arma a un flashback que se evoca en pantalla en un hermoso blanco y negro para hacer contraste entre los tiempos narrativos.

La directora Dorota Kobiela no oculta su cariño por el pintor, pues Loving Vincent es una doble carta de amor a Van Gogh, la primera es la que homenajea su trabajo usando la misma técnica que en sus pinturas mientras que en la segunda ya en el guion reivindica una figura controvertida dejándonos en el plato tanto al artista como al hombre, el genio detrás de esas obras maestras, como al presunto maniático que atento contra su vida, y esta doble carta de verdad que emociona por ambos lados.

Humana, poética, sincera, nostálgica, Loving Vincent es claramente el filme animado del año, una joyita que juega con la imagen como con la narrativa para convertirse en un biopic diferente y trascendente.
[Leer más +]
23 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Una obra de arte en movimiento
El ingenio de los directores Dorota Lobiela y Hugh Welchman se unió al talento de 125 dibujantes para dar forma a una de las películas más artísticas del año. La cinta se promueve a sí misma como la primera realizada completamente a base de pinturas a mano, ya que cada uno de los 63,000 cuadros que la componen fue pintado al óleo imitando el estilo de Van Gogh. Así, el resultado de seis años de arduo trabajo solo puede ser calificado con una palabra: impresionante.

Con una animación 100% a base de pinturas en óleo, la cinta cuenta la historia de Armand Roulin, el hijo de un cartero que llegó a ser amigo íntimo de Vincent van Gogh y quien, un año después de la muerte del pintor, ha recibido de su padre el encargo de entregar la última carta que el artista escribió a Theo, su querido hermano. La travesía de Armand lo llevará a descubrir lugares y gente que fueron claves en la vida del holandés, revelando misterios acerca de su atormentada vida y planteando incógnitas acerca de su misterioso suicidio.

Con una narrativa bastante parecida a la utilizada en Citizen Kane, el público acompañará a Armand en sus investigaciones acerca de la vida y muerte del mítico pintor, los cuales si bien en un principio le eran bastante indiferentes, al final terminarán haciendo que tanto el protagonista como el espectador que lo acompañó durante 94 minutos de magia artística terminen fascinados con la vida y obra del holandés. De esta forma, más que una película animada, Loving Vincent es un tributo a un artista de quien, aunque sus cuadros son conocidos por todos, solo unos cuantos saben acerca de su historia.

Entre los actores que prestaron sus rostros y voces para dar vida a los óleos que conforman la película se encuentran Douglas Booth (Noah, Jupiter Ascending), Saoirse Ronan (Atonement, Brooklyn), Jerome Flynn (de la serie Game of Thrones) y Eleanor Tomlinson (The Illusionist, Alice in Wonderland) quienes encarnan a Armand Roulin, Marguerite Gachet, Paul Gachet y Louise Chevalier personajes que, junto con el resto que aparecen en la cinta, fueron alguna vez retratados por el artista. Mientras tanto, un desconocido Robert Gulaczyk es quien da vida a un Vincent van Gogh que aparece siempre en flashbacks a blanco y negro, como un recuerdo, como un fantasma cuya presencia se siente durante todo el filme.

Es así como, a pesar de pudieran encontrarse algunos fallos en el argumento policíaco de la cinta, la realidad es que el espectador quedará fascinado al ver una auténtica obra de arte en movimiento, con pinturas que serán suficientes para involucrarlo en la historia y dejarle un excelente sabor de boca. Sin lugar a dudas, trabajos atrevidos e innovadores como el de la polaca y el británico se agradecen por ofrecer una apuesta distinta para el público cinéfilo ávido de nuevas propuestas de calidad, sobre todo cuando los resultados son tan brillantes. Sin lugar a dudas, es una película que nadie se puede perder.

Calificación: TÚ DECIDES.
Más reseñas en https://wraparty.wordpress.com/
Twitter @wraparty
Facebook @wraparty.movies
[Leer más +]
13 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Tras las huellas de un mito
Desde el comienzo esta película polaca arroja un par de premisas principales: es una imperdible para los amantes de las cintas biográficas, de Van Gogh e innovadoras, y por otra parte también por su carga artística en una animación exquisita fruto de un trabajo inédito en el cine.

"Loving Vincent" (2017) es un esmero sin igual, su técnica es admirable y en cuanto a su contenido, si bien no aparece con particular atractivo se va tiñendo de intriga y una suerte de misterio que puede ser un redescubrimiento interesante para quienes solo iban por un film biográfico.

Haciendo a un lado las loas, pese a que solo dura poco más de hora y media, puede tornarse un poco larga por su temática, la falta de certezas y porque tarda mucho en volverse interesante al margen de sus paisajes.

Lo que nos deja esta cinta, muy del llamado "cine arte" (aunque suene redundante), es que su estética preciosa hipnotiza, hasta emociona, pero la historia en sí quizás no estuvo a la altura de semejante proeza. Siempre se agradece cómo no, conocer más detalles aunque sean ficcionados, sobre la vida de Vincent Van Gogh y esta película es otra prueba.

Recomendación:
Interesante. Un deleite visual con un opacado desarrollo argumental.

=Cité de Buyinski= www.buyinski.wordpress.com
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
"Sueño mis pinturas y luego pinto mis sueños"
Después de dos años y medio como usuario de Filmaffinity, voy a hacer mi primera crítica. Si bien muchas películas pudieron tentarme a hacerlo antes, ninguna me pudo convencer lo suficiente como lo hizo "Loving Vincent", que trás salir de la sala, ya sabía que tenía que escribir una crítica sobre el film.

No vale la pena hablar a fondo sobre la estética impresionante de esta película porque ya esta todo dicho y se cae de madura lo original y bien lograda que está, siendo el motor principal de toda la película. En lugar de esto, prefiero hablar de la mirada de la película sobre Vincent Van Gogh.

La historia se ubica en Auvers, posterior a la muerte del pintor, siendo contada a través de los relatos de los habitantes de este pueblo, siendo tanto criticado como alabado. De esta forma, presentan a Vincent como alguien que solo quería encajar (nunca dejando de ser auténtico) dentro de un mundo que no lo entendía, ni en su familia (sacando a su fiel hermano Theo), ni en París con sus contemporaneos artistas, ni en Arlés, y tampoco dentro de Auvers. Roulin, al igual que el espectador de la película, poco a poco va empezando a comprender y amar a la figura del artista, pudiendo ver cada estrato de él.

Tras su misteriosa muerte, lo único que queda dentro de las personas que lo querían es lamento. Lamento por su muerte, lamento por no poder evitarla, lamento por no poder acercase más a él, lamento por la perdida de un artista de tal mágnitud.

Trás su muerte, Van Gogh logró un reconocimiento muy grande, siendo hoy uno de los artistas más reconocidos. Esta película, es otra carta de amor, y recomiendo fervientemente que la vean.
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
LÁSTIMA Y ALEGRÍA
He puntuado con 7 esta película a pesar de que para mí en realidad estaría entre 5 y 6. Hay una causa...

Por un lado siento una gran alegría de ver una obra cinematográfica con el deseo de ser digna de llamarse arte, aunque en mi opinión esta no lo es al final por motivos que explico a continuación. Pero hay una voluntad de crear algo diferente, de innovar en lo visual, de abrir nuevos campos. Y lo hace desde el amor al cine y a las artes plásticas, se nota, eso lo percibe cualquier espectador que haya visto muchas películas de diferentes épocas. Y esto, es algo muy celebrable hoy día. Porque la inmensa mayoría de los productos que nos ponen en las pantallas sólo persiguen el aplauso fácil, el bolsillo lleno, y si acaso entretener un poco... A veces no consiguen ni eso...

Pero por otra parte, esta el tema del guión, una de las mayores lacras del cine moderno. La casi desaparición de la figura del GUIONISTA de la industria cinematográfica, sustituida por la del AUTOR (director que cree saber escribir guiones) está siendo demoledora. Antes, un gran director tenía una idea, un proyecto. Se contrataba a un guionista que ponía todo su arte y oficio en la escritura, y con esa herramienta fundamental, el buen director le daba vuelo, añadía todo su talento, y salían un buen puñado de grandes películas cada año, varias de ellas obras maestras. Ahora parece que los guionistas no existen... La hybris de los autores... Sin tocar el tema de que la mayoría de los directores actuales no alcanzan ni de lejos al talento de otros a los que me he referido, pero ese es otro tema.

Y es lo que pasa aquí. Una película gratificante, casi primorosa visualmente. Con chispazos renovadores, con una pasión en el trabajo que se percibe desde la butaca. Pero sostenida sobre un guión débil, una historia mal configurada en cuanto a conflictos, ritmos y desarrollo de la acción y los personajes... Y el resultado es que uno se queda a medias...

Aún así, gracias por permitirme ver algo nuevo, algo que me ha permitido (aunque sólo fuera en los minutos iniciales) recuperar la ilusión por el cine como arte. Y por favor, si algún PRODUCTOR lee esta página y en algún momento lee esta crítica: vuelvan a contratar GUIONISTAS para trabajar en los proyectos que les presenten, y dejen de permitir que los todos los directores se crean genios del guión y Leonardos Da Vincis del Cine. Salvo que estemos ante un Billy Wilder (que aún así se apoyaba en Diamond), los guiones para los guionistas.
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Con amor a Vincent
Lo bueno

El trabajo de arte que hay detrás de este filme es tan inaudito que hay que verla para creerla. 56800 pinturas para formar un filme que es un homenaje mayúsculo a uno de los más grandes representantes de la historia del arte.
Como usa las diferentes pinturas de Vincent para crear un argumento en versión libre sobre las causas de la muerte del pintor, es una idea más que creativa, como se utilizan personajes como Joseph Roulin, Paul Gachet y Armand Roulin para sostener la historia que se presenta de fondo.

Este filme es un canto de amor al trabajo de Vincent, a nivel visual es una de las experiencias cinematográficas más hermosas que recuerdo.

La partitura musical del siempre cumplidor, Clint Mansell

Lo no tan bueno

Tal vez porque esperaba una obra maestra en todo el sentido, sin embargo, a pesar de los honores visuales y artísticos del filme, la parte argumental cae por centrarse mucho en los diálogos como vehículo argumental más que las imágenes que obviamente son protagonistas. Por momentos el filme puede resultar pesado.
Theo queda relativamente en segundo plano, y en un filme sobre Vincent eso parece ser imperdonable.

8/10

Opinión Final: Parece irreal lo que se ve en esta propuesta, es titánico el trabajo de dar vida a un filme con solo fotogramas pintados al óleo, pero Vincent no parecía merecer menos. Esto es un filme para verlo en el cine y maravillarse por el arte en sí. Posiblemente los que estén familiarizados con la historia y el trabajo del pintor, lo disfrutaran más a medida de que reconozcan las pinturas del genio. Los demás, sentirán que el mundo es un papel para pintar en óleo.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Crítica de Loving Vincent por Cinemagavia
Loving Vincent es la nueva película que dará bastante por hablar durante mucho tiempo. Se trata de una película dirigida por Dorota Kobiela y Hugh Welchman y narra la historia de Vincent van Gogh a través de entrevistas, acompañadas de flashbacks en blanco y negro, que hace el joven Armand mientras intenta hacer llegar la carta del pintor a su hermano Theo e investigar la muerte del artista.

Hablemos de arte, cosa que se puede apreciar en Loving Vincent con cada pincelada. ¿Pincelada? Sí, has leído bien. Y no, no se trata de un cuadro, seguimos en formato cinematográfico. Nos encontramos ante la primera película hecha con más de 65.000 fotogramas animados pintados a óleo por artistas de todo el mundo, lo que crea una estética de lo más atractiva.

Es cierto que en el siglo XXI abundan las típicas dramas biográficas, y se podría añadir ésta a la lista. Pero no se puede quedar en el olvido una obra que ha conseguido que se nos acelere el corazón del amor que llegamos a sentir por todos los personajes. Vincent van Gogh es querido por un amplio grupo de artistas, pero después de contemplar esta historia y sentir todo lo que podemos llegar a sentir empatizando con el personaje, ese grupo será mucho mayor.

Y es que se nos presenta un hombre solitario, rechazado hasta por su propia familia, menos por su hermano Theo, quien lo apoya hasta el final. La historia está llena de melancolía; envidia, reflejada en su médico Paul Gachet, soledad personificada en nuestro impresionista/postimpresionista favorito; y el amor que siente Theo van Gogh por Vincent. Todas estas emociones que consiguen adentrarse en nosotros hacen que nos impliquemos más en la historia llegando a agobiarnos tanto como Vincent.

La idea de coger los cuadros de Van Gogh y convertirlos en una historia cinematográfica es algo rara, pero en la rareza está la belleza. Y es que, los directores consiguen llevarnos a un mundo maravilloso donde predominan unas magníficas pinceladas sueltas muy propias del pintor holandés.

Lo mejor: Todas las emociones y dudas que nos provoca la narración.

Lo peor: La estética es tan maravillosa que le quita el protagonismo a la historia.

Escrito por Elene Batsanadze

https://cinemagavia.es/loving-vincent-pelicula-critica/
[Leer más +]
7 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Interesante y novedosa, pero le falta chispa.
Una película muy diferente de lo visto hasta ahora, nunca antes se había hecho una película de animación de esta manera y toda la película hace homenaje al gran maestro, pero hay dos cosas que yo separaría en la película, el lado artístico y el guión.

Como película artística es un gran logro, una técnica nueva pero la han sabido vender demasiado bien, con cientos de frases como, cientos de artistas trabajando y pintando cada una de las escenas...por favor, eso se hace en cada película de animación a lapicero que se hace en Japón, cada escena está pintada a mano y son miles de imágenes para pintar, esa idea no es nada novedosa.

Lo novedoso es contar una historia utilizando la técnica que utilizaba el gran maestro Van Gogh, eso es muy original, pero en mi opinión una idea no equilibra a la otra, ya que la historia resulta aburrida y no tiene fuerza alguna, las imágenes no saben narrar la historia, los diálogos y el guión son un pegote de la historia y las dos cosas juntas resultan bastante insípidas.

Comentar algo así parece mostrar mucha insensibilidad, pero no lo es, soy sensible al gran trabajo que lleva esta película y la belleza de sus imágenes, pero después de diez minutos te acostumbras a la belleza y uno necesita algo más de chispa, y eso es lo que necesita esta película, chispa.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Loving Vincent- Los demonios del genio
Tras un par de meses de olvido, recuperé el favor de la distribuidora Karma Films y la ocasión de este reencuentro y de la asistencia a mi primero de sus pases de prensa fue con un filme europeo que fue por derecho propio una de las sensaciones del cine de animación durante este 2017. Hablamos de la polaca Loving Vincent, primera película de la historia compuesta por pinturas animadas, fruto del trabajo de miles de pintores trabajando a mano con óleos, sobre fotogramas con actores reales, durante varios años. Película que captó interés durante la comunidad digital de mi generación cuando los primeros trailers asomaron en la red durante el primer trimestre del 2017. Y que de aquí a Febrero, y tras un verano con algunos galardones, ha captado la atención de la prensa debido a su mención en diferentes instancias de la recién iniciada temporada de premios. Por lo que, aún sin arder en deseos de verlas, tampoco iba a negar un mínimo interés, por lo que cuando tuve la oportunidad de verla gratuitamente en las pantallas de los Cines Paz de Madrid, pese a venir tras una madrugada toledana, no dudé en aprovechar la oportunidad. Y tras un visionado placentero en el que me entretuve más de lo esperado, disfruté pero confirmando mis sospechas previas. La película fue un deleite sensorial, una hazaña audiovisual alabable, pero también una historia que no pudo evitar irse desinflando en su desarrollo una vez diluida la fascinación inicial.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Loving Vincent por Cine de Patio
Visualmente estamos ante un largometraje de animación único en el que cada fotograma se ha pintado como si de un cuadro al óleo se tratara, lo cual queda perfectamente retratado en pantalla y no impide que los personajes gocen de una expresividad encomiable apoyada por voces famosas que le aportan entidad a esta artesanal producción.

En contenido lo tenía difícil para estar a la altura, y aunque la investigación que lleva a cabo su protagonista para descubrir como murió Van Gogh resulta interesante, se abusa demasiado de este recurso, siendo los mejores momentos aquellos en los que se ahonda en la personalidad y los sentimientos de este genial pintor que recibe un precioso homenaje en esta película.

Más mini críticas en cinedepatio.com
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Un sueño en óleo
Maravillosa oda al deleite visual y emotivo inspirada en el eterno Van Gogh. Con un narrativa atrapante y sobrecogedora que te hará remontarte al año posterior a la muerte del artista, en donde ahora son otros los encargados de proyectar las luces y sombras de una vida profundamente tempestuosa, con visiones dispares de un hombre que a ratos parece ser cohabitado por muchas personalidades. Con un relato permeado en todo momento por abrumadores fotogramas bellamente pintados, que pretenden evocar no solo su pincel, sino también el alma y el sentir de un Vincent inevitablemente humano.

Un film que se encumbra como un real acto de justicia, homenajeándolo desde su propia obra con la genialidad de un hombre incomprendido. A través de un pincel que toma un rol protagónico al ser esta una película totalmente pintada al óleo. Gracias a un trabajo magnifico que no dejará de sorprenderte al pensar que hay detrás más de 100 artistas, que hicieron posible un mágico sueño, que es el poder contar su enigmática vida en Vincent.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Retrato de un hombre bueno.
Al poco tiempo de la muerte en Francia del gran pintor Vincent Van Gogh, el hijo de un cartero debe entregar una carta a un familiar o a alguien cercano al pintor que el mismo escribió. No será fácil la entrega pero le servirá para conocer un poco más al hombre que pintó en toda su vida más de 800 cuadros y solo vendió 1.

Todos los adjetivos se quedan cortos para describir esta película, que indudablemente es una obra de arte en si misma. Cada plano es un cuadro pintado al óleo por muchos pintores que han querido dar un notable homenaje al “loco del pelo rojo”, con una música sencilla y punzante que remarca las situaciones y los distintos estados de ánimo de sus protagonistas. Los locos que han reunido todas las pinturas y las han unido para llevarla a la gran pantalla es la pareja formada por los directores Dorota Kobiela y Hugh Welchman. La película sirve, aparte de para el deleite de los ojos, para conocer detalles de los últimos años de vida (y de su niñez con flashback en fantásticos retratos en blanco y negro) que, como todos los genios, tuvo más sombras que luces, y que esos escasos momentos de brillantez los plasmó en sus magníficos cuadros. Genio incomprendido, Van Gogh tuvo que soportar en sus escasos 37 años de vida palos de todo el mundo, empezando por su propia familia que no le dio el cariño necesario. De joven le despedían de todos los trabajos, hasta que con 28 años se centró en la pintura, dibujando a todas horas y sobre cualquier tema. En sus momentos malos, solo el aliento y apoyo de su hermano Theo le servían para seguir adelante y continuar con su legado. En la cinta cobran vida muchos de esos personajes y es un ejercicio pictórico digno de ver y de disfrutar. Pocas veces la pintura y el cine habían ido tan de la mano como en la pionera Loving Vincent. Pocas veces uno ven tanta belleza y delicadeza en la gran pantalla. La ganadora virtual de la sección de cine del Actual 2018, el Racimo de Oro.

acapuntas de oro: Para deleite de los estudiantes de Historia del Arte de Bachillerato y del resto de seres humanos del planeta. Que demuestra que hay muchas maneras de hacer cine que aún desconocemos. La dificultad de armonizar tantas pinturas estáticas en una obra de cine con movimiento.

Sacapuntas de madera: Que mucha gente crea que es otra película más de dibujos animados y no vaya a verla. Que a muchos el arte les suene a chino y no sepan apreciar la magia que están viendo. Que al lienzo le puedan faltar colores y estilos de otros autores coetáneos del protagonista.

Nota: 7,5 Sacapuntas.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Arte volátil
Ser un genio nunca fue fácil. De hecho, el periplo de innumerables artistas que alcanzarían la trascendencia necesaria después de su muerte, puede otorgar una idea sobre como se concibió esa senda que les llevaría a lo que finalmente serían, e incluso acerca de las dificultades que encontraron por el camino. Temas como el rechazo, la huida, la incomprensión o hasta una devoción mal entendida acerca de sus respectivas figuras sirven para intentar comprender un universo marcado por la inestabilidad. Dorota Kobiela y Hugh Welchman encuentran en esa particular amalgama un punto de partida de lo más jugoso mediante el cual dar forma al misterio suscitado en torno a la muerte de Vincent Van Gogh.

Loving Vincent no queda expuesta únicamente, en ese sentido, como una carta de amor a corazón abierto al pintor neerlandés, y en ella sus cineastas encuentran un hilo argumental a través del cual no sólo establecer un enigma presto a alimentar el interés del espectador, sino también ofrecer un recorrido a lo largo de los algo menos de 40 años que Van Gogh vivió, en especial esa intensa década en la que el artista llegaría a pintar 900 lienzos. La exploración de ese recorrido queda así descrito a través de los distintos testimonios que le vieron vivir sus últimos días en la población francesa de Auvers.

La complejidad del film, pues, no reside tanto en la irrupción de un relato más bien convencional, sino en la traslación de un arte tan distinto como el de la pintura al medio cinematográfico. Llevar los lienzos de Van Gogh a un nuevo plano y reproducir la belleza de los mismos, sin embargo, no parece una gran empresa en manos de Kobiela y Welchman, que logran trasladar la expresividad de los cuadros del pintor holandés a su particular crónica, encontrando en todas y cada una de las estampas una senda mediante la que rendir su particular homenaje. Lo cosechado en el plano visual (e, incluso, en ocasiones emocional) de Loving Vincent, no queda refrendado por unos cimientos que se antojan comunes para el talento del gran artista retratado, y que al fin y al cabo mueven el relato sobre el que se fortifica el film a resultar algo más académico que pasional, donde si bien dilucidamos pasajes de lo más sugerentes, ricos en detalles, nos encontramos ante una estructura conocida, manida, que no hace sino huir del poder de evocación que se establece del arte de Van Gogh.

Puede que la búsqueda de ese enigma acerca de los últimos días del artista termine deviniendo más una exploración del personaje —en ocasiones un tanto más compleja, a veces más bien explicativa, superficial—, y los cineastas se parapeten en unas imágenes bellísimas, de una plasticidad patente, pero Loving Vincent no logra vertebrar a través de todo ello un retrato lo suficientemente fascinante y tentador como para abandonar toda lógica y dejarse llevar por la imagen concebida por Welchman y Kobiela. Su mejor baza, abandonar esa razón a la que apunta intentando enarbolar una historia que sirva como hilo conductor, es quizá el gran acierto de un film que si bien esconde momentos, detalles e incluso pasajes ante los que quedar prendado de esa mirada tan particular, no encuentra en ellos un recóndito lugar en el que dejar volar (en cierto modo) la imaginación y volver a enamorarse del arte de ese incomprendido pintor que, finalmente, devendría atemporal.


Crítica para www.cinemaldito.com
@CineMaldito
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El arte es para consolar a aquellos que estan rotos por la vida
He visto esta película como una gran fan de Van Gogh( es mi pintor favorito de todos los tiempos). Partiendo de esta base mi critica podría no ser demasiado objetiva pero viendo como esta película transpira arte y sentimiento por todos sus costados es imposible que nadie mas comparta mi opinión.
Hablar del lado artístico de como ha sido editada y filmada esta película es hablar de algo prodigioso, rompedor y totalmente innovador que sin embargo rinde homenaje por completo al artista cuya historia es narrada.
Y incidir en ello seria recurrir a un tema que mucha gente ya ha tratado.
Por otro lado prefiero hablar del lado emocional de la película y del gran tributo que le rinde a la personalidad de Van Gogh. Creo que para todos los que amemos a este artista esta película es algo difícil de visualizar.
La primera vez que vi el cuadro de ''La noche estrellada'' pensé que habia encontrado a mi pintor favorito. Cuando supe un poco sobre la historia del artista, como habia vivido, lo que habia sufrido, como no habia alcanzado el éxito en vida y su desoladora muerte se me rompió un poco el corazón.
Me duele en lo mas profundo del alma que artistas tan notables como Van Gogh vivieran una vida tan miserable sin poder experimentar la sensación de saber que eran comprendidos a través de sus obras y de que eran grandes artistas.
Van Gogh vendió un solo cuadro mientras vivía, con la posteridad se convirtió en el gran artista de renombre al que todos conocemos. Es muy triste que la senda de muchos artistas sea esa.
Dejarnos una herencia de tan tremenda belleza y no ser capaces de saber la genialidad en la que se convierte aquello que han creado.
Cuando supe que Van Gogh habia creado la noche estrellada en un manicomio mientras atravesaba sus peores momentos supe al instante que un verdadero artista debe ser alguien así.
Alguien capaz de crear la obra mas bella en los momentos mas funestos. Un ser que hace que su dolor transcienda y se convierta en una luz interminable con la que iluminar a los demás.
Viendo esta película me ha sido casi imposible no contener las lagrimas.


En esta obra Van Gogh no es ningún demente que comete constantemente actos irracionales.
Es un ser humano que vive, que siente y que padece. Alguien con una extremada sensibilidad capaz de detectar y amar los detalles superfluos de la vida que permanecen ocultos para el resto. Capaz tambien de experimentar la alegría mas elevada o la pena mas desoladora. Alguien que quiere encajar en el mundo en el que vive, ser como los demás. Destacar en lo que hace y ser el mejor en su arte. Dejar algo en su paso por la vida. Y lo intenta. Lo intenta con todas sus fuerzas.


De este modo creo que esta película no solo ha captado la magnifica manera de pintar de este artista. Ha captado tambien un pedazo de su alma.



Esta no es una película. Es una carta de amor para un artista que se fue antes de tiempo. Y emociona aun mas por llegar demasiado tarde.


Pero eso no hace que deje de ser completamente bella y admirable.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Largometraje en pinceladas
Loving Vincent es el primer largometraje pintado. Su realización fue fruto del trabajo de un gran número de profesionales que recrearon miles cuadros del artista holandés para luego fotografiarlos y dotarlos de vida mediante la técnica de stop motion.
No solo eso es lo atractivo en "Loving Vincent" sino la historia que cuenta. La mayoría escuchamos que Van Gogh se cortó la oreja, pero pocos sabemos con certeza como murió. En 1890, mientras permanecía en Auvers-sur-Oise, Francia, el atormentado artista murió de complicaciones por una herida de bala (probablemente autoinfligida) en el estómago. Según los informes, Van Gogh se atribuyó el mérito de haberse disparado: "No acusen a nadie, soy yo el que quería suicidarse", pero siempre ha habido dudas: ¿estaba cubriendo a alguien más? ¿Podría la curiosa lesión haber sido un accidente? Y si realmente había sido un intento de suicidio, ¿qué lo empujó a un acto tan desesperado?
De esta forma, los enigmas que circulan alrededor de la muerte de Van Gogh son ideales para tejer un thriller que logra mantener la tensión y la intriga a lo largo de la hora y veinte de metraje.
Pero más allá de la historia, "Loving Vincent" es ante todo una película bella y de buen gusto que da vida a la obra del artista holandés para contar poéticamente una tragedia.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Una revolución cinematográfica
Recuerdo que la primera vez que me encontré con el contraste dulce-salado en una comida, era el cumpleaños de mi tía y ella siguiendo su trayectoria para ser la más cool de la familia había cocinado pollo a la naranja. No podré olvidar las dos sensaciones que sentí cuando escuche lo que íbamos a comer: primero rechazo ante lo desconocido y experimental, y luego curiosidad por lo que iba a encontrarme. Posteriormente, cuando probé el plato me dieron ganas de abofetearme por haber sentido rechazo, aquel plato era lo más novedoso, interesante, bueno y motivador que había probado en mi vida, y podía competir de tú a tú con el mejor cocido de mi querida abuela.

Con Loving Vincent sentí esas mismas cosas, primero rechazo, luego curiosidad y finalmente quede maravillado ante lo que puede ser un nuevo horizonte cinematográfico. Al igual que en la cocina se rebasan barreras para buscar nuevas fusiones y superar los horizontes fijados parece ser que Kobiela y Welchman se han propuesto lo mismo en el campo de la animación. Su película rompe las murallas del séptimo arte para acercarse al tercero, dando como resultado un producto totalmente innovador.

No es exagerado afirmar que el envoltorio es portentoso y tiene una fuerza semejante a la que pudo tener en su momento Toy Story cuando un nuevo tipo de animación llego a nosotros. Y cuando habló del envoltorio no solo hablo del impresionante hecho de que para cada uno de los 65.000 fotogramas haya sido necesaria su reproducción en un lienzo al óleo, hablo de la narrativa, los tempos usados y la temática elegida. Loving Vincent es un drama con tintes de thriller clásico de investigación en el que Armand el hijo de un cartero que conoció a Vincent Van Gogh quiere hacerle llegar una carta de este, tras su fallecimiento, a su hermano Teo. Al igual que hizo la película de Pixar en su momento, este film abre un nuevo horizonte que va más allá de lo estético y que esperemos que se asiente al igual que paso con el estilo introducido por el estudio estadounidense.

Sin embargo, lo que podríamos destacar es la entrada en el panorama actual de una película arriesgada, en unos tiempos en los que parece que las productoras tan solo apuestan por valores seguros, que no se alejen del estándar y que vayan a ser una apuesta segura en taquilla. Loving Vincent es tanto por su apuesta estilística como por su tiempo y costes de producción (7 años y algo más de 5 millones de euros han sido necesarios para sacar este proyecto adelante) un salto al vacío semejante al que realizo Richard Linklater con Boyhood. Ante el posible estancamiento de la industria productos así podrían estar marcando el camino hacia el futuro que pasa de forma ineludible por la ruptura de lo establecido como estándar.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Pintura y Animación
La premisa de Loving Vincent se puede resumir básicamente en que un joven llamado Armand recibe una carta de su padre, un cartero, Armand tendrá que darle el escrito a Theo, persona que tuvo una gran amistad con su hermano, Van Gogh. El joven se embarcara en una aventura para buscar y encontrar a Theo para darle la carta, y por el camino descubrirá a personajes de los cuales le contaran acerca del artista holandés.

Lo primero, la animación es uno de los puntos que más llama la atención de la película debido a la innovación, originalidad, peculiaridad y horas de esfuerzo que tomó en cuanta para ejecutarse y sobretodo por el simple hecho de que este hecha totalmente pintura de oleo. Los animadores consiguen homenajear en algunas partes pinturas reales realizadas por el mismísimo Van Gogh como pueden llegar a ser “La noche estrellada” o “Campo de trigo con cuervos”, estas pinturas y otras más que aparecen, están dibujadas en Loving Vincent de una forma sutil y muy idéntica a las que las hizo anteriormente Van Gogh. En algunas ocasiones el film causa mareo al verlo, esto ocurre debido a algunos fundidos que suceden y que se aprecian mejor cuando la cámara esta fija y también a los travellings empleados en los cuales en situaciones, la cámara se mueve de una forma algo veloz. Otro punto, serían los fondos, a veces no resultan coincidir bien con las pinturas, ese elemento provoca al espectador desubicación.

Los personajes están bien definidos, sus diseños se diría que son bastante simples pero que por estar pintados con oleo no los hace tan sencillos y tan fáciles de dibujar, aunque en pequeñas ocasiones cuando sale uno o varios personajes muy alejados y apartados en la pantalla, se puede apreciar como se asemejan mucho en cuanto a cara o cuando el dibujo del fondo los tapa.

La narrativa esta hecha como si fuese una entrevista, como si perteneciese a un documental. Este aspecto se divide en dos partes, en una parte nos narran las aventuras del joven Armand con una paleta de colores variada, compuesta por tonos azules y amarillos, y en el otro trozo nos narran los acontecimientos finales de Van Gogh, que te los narran con una paleta de colores más oscura a la otra, dándole un toque más serio, dramático, misterioso y sensible.

Lo que me gusto de Loving Vincent es que no abusaron en explicarnos toda la biografía del pintor, solo nos explican cosas sencillas como por ejemplo la amistad que tuvo con su hermano Theo o la depresión que experimento, y además todo eso nos lo cuenta mediante conversaciones de personajes hacia el protagonista, esas anecdotas que nos narran, ademas le dan también desarrollo a los personajes secundarios. A nuestro protagonista Theo, nos muestran su desarrollo y evolución a lo largo de la película, al principio siendo una persona que hace su encargo por obligación pero que a lo largo de la cinta va interesándose más por la vida del pintor holandés.

La banda sonora, compuesta por Clint Massel, famoso por haber trabajado en el soundtrack de la filmografía de Darren Aronofsky ayuda muy bien para crearte una atmósfera de pacifismo en algunos momento con usos agudos y lentos de piano y cuerdas, y en otras ocasiones con movimientos más rapidos y graves en el que consigue crear una atmósfera más pacífica. A pesar de eso, el OST suena en tantas ocasiones hasta el punto de que se hace pesado escucharlo y lo incluyen en algunas situaciones de una forma apresurada.

Desgraciadamente, uno de los puntos más flojos que posee el filme es el desenlace, nos resuelven unas sospechas en los cuales sus detalles no son explicados y nos lo dejan en el aire y sin saber una respuesta.

En conclusión Loving Vincent, a pesar de los fallos que posee, es un largometraje que me encanto, me maravillo todo el esmero que pusieron en la animación hecha a pinturas y fue una cinta que se me pasó muy rapido, y que si bien no la considero la mejor película del 2017, es de las mejores que vi de ese año. El filme homenajea a Van Gogh, su objetivo no es encontrar una respuesta definitiva de cómo murió el pintor sino que es circular por los distintos testimonios de su existencia y fallecimiento, y nos muestran que era un hombre que subsistía con el alma y que lo que sentía era absolutamente todo.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Pintura fílmica
Creo que, al hablar de Loving Vincent, hay que distinguir entre la animación y la película en sí.
Es obvio que la técnica de la película es absolutamente maravillosa. El efecto de la pintura en movimiento y saber que realmente la cinta ha sido pintada por más de 100 artistas es embriagador. La belleza es espectacular y realmente se consigue una emoción muy similar a la que se experimenta al ver las pinturas del propio Vincent Van Gogh.
Sin embargo, un evento tan misterioso como la muerte del genio creo que merecía una película con un guión más trabajado y, sobre todo, con un ritmo mejor. Hay momentos en que la narración es pesada y se pierde el hilo de la relación de los últimos días de Van Gogh y quienes tuvieron contacto con él. Al menos, los actores, en su versión pictórica y animada, dan lo mejor de sí. Es de los mejores trabajos de Douglas Booth, sin ninguna duda, y es un placer también "ver" a Jerome Flynn, Saoirse Ronan, Helen McCrory o Aidan Turner.
Una película revolucionaria en lo técnico y artístico, pero o en lo narrativo.

Lo mejor: La animación, de indescriptible belleza, y el trabajo de los actores.
Lo peor: Es lenta y pesada en algunos momentos.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Supongo que con los años, volveré a ver algo así, aunque eso seguirá sin desmerecer este filme.
Toda mi crítica abajo, no concibo las críticas sin spoilers...
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Una gran sorpresa.
Loving Vincent me ha parecido una gran película, que presenta una historia que engancha y hace que la duración de la pelicula se haga corta. La animación me ha parecido una maravilla, han apostado por algo distinto y les ha salido de lujo.
Por otra parte, me ha parecido que nos acercan muy bien a la figura de este excelente pintor poco a poco en la película, haciendo que los conozcamos con más detenimiento.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo