arrow
9
El sombrero vengador.
Esta serie estaba latente desde 1960 pero fue en esta segunda entrega cuando entró el equipo de relevo y apareció entonces Joanna Lumley, que hacía de Purdey, y el otro agente, pero este no me interesa. De jefe de equipo seguía Patrick McNee, cuyo sombrero era una arma de ataque, y estoy seguro que renovó al ver que destinaban a Purdey a sus órdenes.
Esta mujer es la que físicamente más impresión me ha causado de toda la larga lista de actrices que me gustan y guardo un grato recuerdo de la serie gracias a ella.
Mis sentimientos hacia Joanna siguen siendo los mismos.
Supongo que se debe a la edad y a la imaginación de entonces pero doy gracias a esa imaginación que siempre he poseído y a este tipo de series desenvueltas porque hacen soñar o, al menos, despegarte de la presión de vivir en un mundo tan fiero, extraño y raro.
La serie era de la órbita de otras series inglesas (todas excelentes) que surgieron en este plan de espías particulares, como Los Persuasores, El Santo y otras que igual ahora, no entusiasmarían tanto a mucha gente. A mi sí seguirían haciendolo porque soy una persona fiel.
La acción es muy limpia, golpecito de kárate y enemigo que cae o pierde la pistola, pero tenían un humor soterrado que no se ha vuelto a igualar.
Sirva de ejemplo para esto de mezclar humor y acción la espectacular serie Los persuasores (que no entiendo cómo aún no está aquí relacionada). Con decir que la pareja protagonista era Roger Moore y Tony Curtis creo que está dicho todo.
Estos inolvidables personajes se dedicaba a detener delicuentes que escapaban a las competencias de Scotland Yard debido a que contaban con ciertas especialidades que hacían necesaria la intervención de agentes más preparados que la nombrada policía local. He dicho.
Qué buena estás, Purdey, un beso.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Purdey
No nos engañemos. La auténtica estrella de esta serie, una continuación de una mítica serie de los años 60 era la presencia de la nueva agente secreto, Purdey, interpretada por una arrebatadora Joanna Lumley. Era lo mejor de la función.

Sex symbol -no sé si a su pesar- llegó a tener una canción dedicada por Siniestro Total, llamada "Purdey", donde nos relataba el finado y llorado Germán Coppini como nuestra agente favorita repartia leches y detenía malos. Como dijo Fantomas en la anterior crítica, Purdey - o Joanna Lumley - era lo más.

También aparecía el hombre del sombrero -Patrick Macnee- como unión con la anterior serie, y un fulano que parecía el zángano de la bella Purdey, que se supone era el apoyo masculino y quedaba en el más absoluto anonimato. Recuerdo que la serie empezó fatal, con unos episodios flojos, pero al engarzar con la ciencia-ficción de la anterior ganó en calidad e interés; aún recuerdo con asombro el episodio de la rata gigante ...

Buena serie. Y, efectivamente, Purdey, que buena estás.

PD. adjunto parte de la letra de la canción de Siniestro Total


Eres la más guapa de la televisión
cada vez que te veo
me saca el corazón
me gusta cómo luchas
con tranquilidad
al servicio
de su graciosa majestad

Purdey,
tú eres la mejor,
Purdey
causas sensación.

Mi dulce nenita,
boquita de piñón
tengo un póster tuyo
pegado en mi habitación.

Persigues a un rojillo
por el centro comercial,
le atrapas y le pegas
y le mandas al penal.

Purdey,
tú eres la mejor,
Purdey
causas sensación.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo