arrow
6
Jack Nicholson.
Cualquier conoce a Jack Nicholson. Pero a la vez, parece que es conocido como personaje y no como actor. Ya sea por su peculiar cara o su conocida vida personal real, para muchos Jack Nicholson es ese personaje. Y lamentablemente, para muchos directores también. Que lo han puesto a hacer una y otra vez el mismo personaje, sin exigirle tampoco mas matices. Por eso la gente ya se imagina, incluso yo me había resignado a que decir "voy a ver una película con Jack Nicholson" es como decir "voy a ver una película de Batman", o sea del personaje.
Por suerte buceando un poco, se pueden encontrar películas como esta, donde realmente demuestra porque es un actor y porque vive de eso.

La película es bastante irregular. Pese a que es interesante, deja mucho que desear en varios aspectos. Muchas situaciones resultan poco creíbles y muchas escenas largas e innecesarias. *
En cuanto a David Morse, no se si sea culpa del actor o culpa del guión y sus diálogos, que no se lo llega a conocer mucho cuando debería ser un personaje tanto a mas profundo que el de Nicholson.

Si bien la tensión, el nudo central está bastante bien preparado, la resolución me parece muy abrupta y poco natural. **

Creo que está sostenida absolutamente por la sólida interpretación de Nicholson, a quien se ve absolutamente sumergido en el personaje y su historia. Imagino que la misma película con un actor mas flojo, daría un resultado completamente distinto.
[Leer más +]
15 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
A mitad de camino
Se podría haber aprovechado muchísimo más el argumento, que ya de por sí, no es novedoso. Sin embargo, el tema, aunque muy utilizado a lo largo de la historia del cine, siempre es interesante y doloroso. La clave está en como se enfoque la película. Como drama, le falta profundidad, le falta explotar el dolor de los protagonistas. La redención por una parte y la angustia por la otra. Nada de esto está demasiado claro aquí. Las actuaciones son pasables, pero jamás se comprometen, a pesar del llanto de Nicholson y el gesto melancólico de Morse, nunca se han puesto el personaje bajo la piel. Esto no supone una decepción de los actores sino más bien que se debe a la inexperiencia de Sean Penn como director. Pretende contarnos muchas cosas en 110 minutos y lo único que logra es confundir y enturbiar el filme. No existe pasión en el drama, no logra conmover, no provoca angustia ni tristeza, y si no empatizamos con ningún personaje, es porque les falta hondura, les falta un desarrollo mas extenso; el guión no los ayuda, nunca les da la posibilidad a los actores de demostrarnos que no son actores, que no son personas que estudiaron un guión y que cobraron por eso. En definitiva, uno se abandona en el sillón, e intenta involucrarse con cada uno de los personajes, tratando de olvidarse por un par de horas, de la propia vida, y absorver con fruición las historias que sabemos son pura ficción. Esto es la famosa "Fé poética". Sin esta Fé maravillosa, el cine no tendría sentido, como tampoco la música ni los libros o la pintura.
Sólo el final eleva la calidad de esta cinta irregular, plagada de buenas intenciones, pero que peca de ingenua, blanda y desabrida. Sólo el final puede valer los 110 minutos de duración que tiene la película, y esto sin ser un gran final, en absoluto, pero la música, tan emotiva y hermosa, y el detalle de la piedra del cementerio, hacen que valga la pena.
[Leer más +]
15 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Admirable equipo Sean Penn-Jack Nicholson en un drama desgarrador...
... que exige mucha valentía, grandes dosis de imaginación y sentido de la compasión, y ahí es nada para luego darle forma de espectáculo cinematográfico. Es que muy poca gente fuera de los circuitos del cine independiente se ha atrevido con un tema como este que gira en torno al deseo de venganza y a la vez la búsqueda desesperada de una redención... ante la tragedia de perder a un ser muy querido por culpa de un tercero, por negligencia o criminalidad de un tercero. Se juegan muchas angustias y soledades, fracasos sentimentales, etcétera... hasta dar con un final que es, en sí mismo, una obra de arte redonda.

Nicholson ya estaba divorciado de Anjelica Huston, Sean Pean iniciaba matrimonio con Robin Wreight que se añadió por apasionado amor el Penn junto a su apellido: entre todos dieron mucho de su propio dolor ante este tema con título magistral: Cruzando la oscuridad.
[Leer más +]
10 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Intensidad actoral, pero una deficiente dirección.
Actuaciones sobresalientes, primeros planos bien hechos, expresión, intensidad, coherencia muy buenas interpretaciones...que digo buenas excelentes.
Historia y argumento, también son buenos, aquí lo que se expone es un drama que vale la pena poner en pantalla.
Reparto de primera, Nicholson (que hace un papel grande), David Morse sobresaliente, Anjelica Huston una mujer que sabe su oficio, intensa...muy intensa y la bella Robin Wright Penn, muy bien.

Pero....pero... pero, aquí si me falló la dirección de un inexperto Sean Penn, muy, pero muy largas sus tomas, diálogos demasiado laaargos...momentos demasiado extendidos, metraje muy extenso y desaprovechado (lo que hace que la trama se vuelva predecible).
Pero lo veo como solo el comienzo de un hombre que tiene mucho oficio en la actuación y que tarde o temprano lo va ha demostrar en la dirección.

El film es bueno a secas, pero hay que verlo de antemano sabiendo que es una obra de un director en crecimiento, pero es bastante recomendable, sobre todo por los actores protagónicos.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Grandes actuaciones, pero también lenta y aburrida
Drama con una lentitud desmesurada dirigido por el actor Sean Penn y protagonizado por Jack Nicholson, quien interpreta a las mil maravillas a Freddy Gale, un joyero divorciado con toda clase de vicios (alcohol, putas y tabaco) y amigos repugnantes, y que está ansioso por matar al "asesino" de su hija (interpretado por el siempre soso David Morse).

El tullido de "El cazador", John Savage, tiene un cameo al comienzo del filme. 3ª colaboración (y posiblemente la peor) entre Jack Nicholson y Angelica Huston. Sean Penn volvió a contar con Nicholson 6 años más tarde para la más entretenida "El juramento".

De nuevo me quito el sombrero con la excelente fotografía de Vilmos Zsigmond.

Singular y extravagante música de Jack Nitzsche (One flew over the cuckoo´s nest)

Lo dicho, lo mejor de este filme es la actuación de Nicholson, porque el argumento la verdad es que no vale un pimiento. Nicholson es lo único que hace que el espectador preste atención al filme.

La verdad es que el Nicholson de la película no se diferencia mucho del Nicholson real.
[Leer más +]
7 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Demasiadas X en el calendario...
No voy a ser yo el que hable mal de una película que me ha sorprendido tarde, tan tarde que han pasado un par de décadas para verla, una película bien hecha en la que caben tan buenos actores que hasta los padres que van a recoger al desangelado David Morse a la cárcel producen una enorme tristeza. No sé qué debía hacer Sean Penn para hacerlo mejor, ante un tema bastante común y muy trillado ya en el cine creo que saca adelante un trabajo creíble y maravilloso. Dicho de otra manera, no entiendo algunas de las críticas a la dirección de la película, para mí es más que correcta. Tal vez si hubiera usado un pseudónimo no lo criticarían tanto, ya sabemos que esto de los nombres propios unas veces va bien, otras no.

El caso es que el choque de trenes que inevitablemente ha de producirse se hace esperar pero valdrá mucho la pena. La venganza corretea explícitamente por cada minuto, hay posibilidad de redimirse y liberarse de cargas personales, cada uno con sus miserias, Nicholson con su mierda encima y el pobre Morse con la suya. Ambos son unos perdedores sometidos al capricho del caos, el azar arbitrario que hizo que una menor cruzara la calle con el peor infortunio. Nicholson brilla, ¿lo había dicho ya?; pues lo repito: Nicholson brilla, majestuoso, enorme...

Y esas X con las que va llenando el calendario, esperando a que llegue el día en que el cuadrado está marcado en rojo. David Morse lo espera porque casi que le da igual lo que le pase. Es una película que a muchos nos puede sonar, pero hay que hacerla, hay que saber medir los ritmos y saber matarla en un final de auténtica catarsis emocional.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
No le tengo manía, pero me harta.
Sean Penn ha hecho unas cuantas cosas interesantes como director, pero en esta película todavía estaba aprendiendo. Me he aburrido enormemente. La historia está mal contada y no llega a interesar nunca. Me encantó Jack Nicholson cuando le vi por primera vez hacer el papel que ha seguido repitiendo durante décadas. Aquella película,una auténtica joya, se llamaba "Alguien voló sobre el nido de cuco". Ahora se me plantea una duda: ¿Nicholson ha repetido ese personaje hasta la saciedad por el éxito y las maravillosas críticas que recibió, o es que no sabe hacer otra cosa? Cuando le veo en la ceremonia de los Oscars hacer cosas parecidas, todavía me preocupo más. A ver si va a ser que es así de rarito y resulta que ni actúa, Al menos para ir a actos como ese debería tomarse la medicación. Consejo de amigo: no perdáis el tiempo viendo esta peli mejor volver a ver la del nido del cuco.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Nada une tanto como el dolor
No soy dado a pelis de sentimentalismos lacrimógenos, pero he de reconocer que este drama está a otro nivel. Es una película sin malos ni buenos, donde el malo es mejor persona que el bueno, y el bueno se vuelve malo. Dos personajes hundidos en la miseria por el dolor, incapaces de tomar las riendas de sus vidas. Te metes en la piel de ambos, y comprendes sus actos, sus demonios internos y no puedes echarles nada en cara.

Una buena película totalmente recomendable, con interpretaciones soberbias del dúo protagonista, y que me ha sorprendido que fuese dirigida por Sean Penn. Luego he comprobado en filmaffinity que sus películas como director están muy bien miradas. Habrá que tomar nota.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El fan de Django Reinhardt...
Descompensada pero conmovedora diana.

Como en el resto de películas de Sin Pene, se le nota una cierta inseguridad dirigiendo, que se traduce en énfasis, subrayados y ralentizaciones innecesarias, pero aquí un soberbio Nicholson comanda el espectáculo con tanto pasión y entusiasmo que los lastres se minimizan, hasta el punto de que Bobby Cooper parece contagiarse y firma una recta final plenamente convicente, intensa y sólida.

La química Jack entre Nicholson, al que la madurez le ha sentado espléndidamente, y Anjelica Huston es digna de análisis, por cierto.

Y el oscuro y melancólico tono y la carga emocional de la película son muy apreciables.

Habiéndolas ya visto todas, me atrevería a afirmar que es la mejor película que ha cuajado el fan de Django Reinhardt.
[Leer más +]
4 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Sean Penn deprimido, todos deprimidos. (Me contradigo).
Me llama la atención el hecho de que esta película sea tan desconocida y por lo que veo fue un gran fracaso, pese a costar 9 millones de dólares y contar con rostros tan famosos figurando en su reparto, no logró siquiera recaudar la décima parte de su presupuesto.

Sentencio que 'Cruzando la Oscuridad' es bastante interesante. Interpretaciones excelentísimas, los actores están genial sobre todo Jack Nicholson (que es un verdadero fuera de serie) dirige aquí la batuta con su habitual fervor, el gran David Morse ('Disturbia') no se queda nada atrás y tampoco puedo hacer otra cosa que deshacerme en elogios hacia Robin Wright, una mujer francamente atractiva y fascinante. Si es que aún no me termino de explicar como esta película puede no pasar de los 1.000 votos en FA.

Las fuertes personalidades y aptitudes de los protagonistas son cohibidas por una perseverante sensación de melancolía que le imprime el director a su película. El ambiente depresivo, pesimista hasta colmar casi lo abúlico no abandona la escena por ni un solo instante. Y es algo que no comprendo, o mejor dicho no comparto muy bien. Vale que haya ocurrido una desgracia terrible, pero es que ya han pasado 6 años. Y todos los implicados lo tienen todo para el triunfo y ser felices, Freddy es un verdadero triunfador, guapo, carismático, con carisma, un galán que tira a lo excéntrico y lo irreverente, siempre el centro de atención, cuando él habla los demás se callan. John Booth, un tipo interesante, atractivo y fuerte al que le cae del cielo la mujer perfecta que se enamora de él, ¿qué más necesita? ¿Qué carajo o qué demonios más le puede preocupar, joder o estorbar? ¿Qué viene un tarado a mi casa? ¡Pues saco la pala! Vale, ni tanto ni tan poco, pero ese sufrimiento tan desmedido y eterno, pero del de a rabiar, como el que llora y llora todo el rato sin poder parar me parece exagerado. Puede quedar bien pero es que ni por esas porque la película tiene escenas absurdas (como esa vez en la que a la media hora Freddy irrumpe en la caravana de John y esa escena con la pistola descargada es un poco patética a mi parecer) y otra cosa que fallan son los diálogos. Son demasiado impostados. Por ejemplo, cuando Jojo (Robin Wright) pregunta a John (David Morse) si ha visto morir a la hija de Freddy (Jack Nicholson) dice que no se acuerda, que iba demasiado borracho, cuando instantes después dice que se acercó a la niña y oyó que le decía que lo sentía por no haber mirado si venían coches de las dos direcciones. Me estoy quejando pero es una escena conmovedora y que te termina de sumergir del todo en la película, en esa desgarradora realidad.

Otra cuestión de la película que quisiera comentar es que me ha parecido una película machista. Sean Penn se retracta como es en una película en la que las mujeres están presentadas como una herramienta que hace sentirse bien al hombre, o bien, como la imagen viva de la amargura que importuna al hombre. Anjelica Huston, Robin Wright... están muy desaprovechadas.

*
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
8
"Ha salido. John Booth ha salido, voy a matarle…"
‘Cruzando la oscuridad’ es una demoledora aventura emocional que si te coge desprevenido puede romperte el alma, así de claro. Todo aquel que haya vivido una pérdida en primera persona sabrá de lo que hablo. Y lo mismo para todos aquellos que sepan valorar un drama de seres humanos auténticos, de personas reales.

Estamos ante un intensísimo drama humano, bajo un guión ejemplar y una fotografía degradante. Un tremebundo descenso al infierno del alma humana. Ahora bien, lo cierto es que han sido los años los que han tenido que darle el calado que merece al film, una cinta que fue escrita por un Sean Penn en pleno resurgimiento como actor (fue rescatado por Brian De Palma en 1993 para ‘Atrapado por su pasado’), quien redactó el guión desde un suceso real: el de la muerte accidental de un hijo del cantante Eric Clapton.

No hay ni una sola escena de más en la película, ni un diálogo que sobre o un personaje que no encaje. ‘Cruzando la oscuridad’ es una grandeza permanente que muestra un realismo brutal y eternamente al filo. Los actores son palabras mayores: David Morse, Anjelica Huston y un Jack Nicholson bordando todos los estados de ánimo que su personaje debe mostrar: confusión, certeza de lo correcto a pesar de lo terrible de su cometido, miedo, desaire permanente con todos y contra todos y, al final, comprensión y valor, valor para afrontar la pérdida.

En definitiva: 'Cruzando la oscuridad' es un gran triunfo dramático de Penn. Un alzamiento inmortal como intérprete todoterreno de Nicholson. Una obra humana, arriesgada y claramente a contracorriente. Verdadera, profunda y sentida. De obligado visionado.

-Lo mejor: Un desolador drama sobre la pérdida, la redención y el ser humano. Ejemplar dirección de Penn. Absorbente reparto.

-Lo peor: Que, como muchos de los grandes films de los 90s de según qué directores, ha tenido que esperar a que los años le concedan el calado que merece en la audiencia y parte de la crítica.

-Más en: www.cineycine.com
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
3
Lo mejor está al final
Interesante temática que no llega a desarrollarse adecuadamente.

Hasta ahora Jack Nicholson solo me gusta de dos maneras: haciendo de malo (Joker) o de maniático (Melvin de "Mejor imposible"). En las demás cintas en que sale de galán, conquistador, rompecorazones o exitoso hombre de mundo no convence, saca un lado cínico que aplica y calca a todos estos personajes, como parapetándose de un rol incómodo para él. Desde luego en esta cinta no le da la réplica a una magnífica aunque breve Anjelica Huston.

Además de la poco acertada actuación de Jack Nicholson el desarrollo de la película no convence, como dice otra crítica "no profundiza", sólo el desenlace final me toca el corazón.
[Leer más +]
1 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Jack, siempre es Jack el que salva la peli
Cuando un director, sea veterano o novel (como en este caso) cuenta con la participación en su película de un actor como Jack Nicholson, sabe perfectamente que su film será una joya.
Pocos actores quedan ya con esa capacidad de impresionar al público película tras película. Quizá Anthony Hopkins, Christopher Walken i Robert Duvall estén en este nivel que marca Nicholson. Pero pocos, pocos más. "Cruzando la oscuridad" no es una gran película; eso es cierto. Pero la "magia" del viejo Jack la convierte en una perla de gran valor. Y no nos olvidemos al poco valorado David Morse que no desentona aquí frente a Jack y que tampoco desentonó al lado del galés Hopkins en la maravillosa "Corazones en Atlántida". ¡Ah! No comprendo cómo se puede mitificar a actrices tan limitadas como la hija del gran Huston. La Robin ex Penn... pasable i creo que el director "que mató a Nixon" mejorará con el tiempo. ¡Vivan los veteranos porque de ellos es el cine!
[Leer más +]
1 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo