arrow
8
Encadenados: presenciar la intimidad de todos/as
Encadenados nos lleva a un profundo viaje a la psique de los protagonistas, es además semejante a los dramas de historias entrelazadas a la manera de Crash de Haggis o Babel de Iñárritu, pero con la gran diferencia de que el discurso de cada quien no está en los diálogos sino en sus monólogos, tan profundos y tan inmediatos, donde la narración en primera persona de cada uno de sus personajes dan sentido a su propia existencia, y a la de los demás. La proeza de Barreda reside en que nos brinda un realismo exquisito, basado en el pensamiento que sostenemos de nuestro mundo, aquel que anticipa la acción, y lo hace a través de un excelente manejo de cámara, que permite mostrar la relación mente-cuerpo, mente-realidad, mente-cuerpo social, donde la individualidad: los pesares, las dolencias, los sueños propios, las biografías personales se cruzan con la totalidad de una sociedad segmentada: agridulce, patriarcal-machista, religiosa, racista-hipócrita y clasista que revierte nuestra ego-centralidad, y nos esparce en el mundo, en muchos momentos uno se siente parte de esta puesta en escena con un privilegio único el de presenciar la intimidad de todos/as. Habrá que seguir la pista al trabajo de este director. JASCORC
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Ver críticas con texto completo