arrow
10
Apuesta por el negro.
Antes de empezar diré dos cosas: Uno, voy a hacer una crítica conjunta de las dos primeras de Blade (la tercera mejor olvidarla). Dos, vi Blade 2 antes de Blade 1.

Confirmaré una cosa: salvo quizás X-Men, (que también tiene tres entregas y es una magnífica adaptación al cine de la célebre patrulla mutante), Blade es el mejor personaje de cómic llevado al cine.

Vistas las dos entregas de Blade, se concluye rápidamente que, aun con menos presupuesto la segunda, ambas apuestan por un héroe con estilo propio y unos malos carismáticos (algunos preferirán a Frost, de la primera, pero yo me quedo con Nomak por su aire Nosferatu New Age) para culminar cintas con mucha acción y poco argumento.

La primera es quizás más fiel y apegada al trasfondo de Blade. Es mucho más tradicional en su argumento, y en la forma de narrarlo, con interpretaciones solventes y buenas secuencias de acción (la lucha final de Blade contra todo "kiske" es brutal).

La segunda ingenia más para traernos de vuelta "Al que ha visto el Sol". Nos mete una alianza entre el verdugo de hominis nocturna y sus legendarios enemigos para justificar la lucha contra unos seres peligrosísimos que amenazan con infectar toda la ciudad: los Segadores. Se incluye así a un plantel de actores (Ron Perlman AKA Hellboy a la cabeza) como la Banda Sangrienta (el nombre está CU-RRA-Í-SI-MO). Quizás el argumento sea más endeble en esta segunda, que tiene algunas incoherencias graves con la historia de la primera. De hecho, parece un Depredador versión vampírica, pero qué queréis que os diga, me encanta.

Wesley Snipes nació para ser Blade. Así de simple. Me resulta inimaginable otro actor que cubra este papel. Decía uno de los coreógrafos de las peleas de la segunda (Lo pude ver en el documental. Lo que hace el fanatismo, ¿eh?) que apostaron por la lucha callejera, un estilo de reyerta sucio e improvisado (si os fijáis, Blade hace mucho uso de los puños y las estacas en la segunda, y mucho menos de las armas de fuego, que eran más vistas en la primera entrega). Ello era debido a que, según este coreógrafo, si Wesley sacaba la espada, no le iba a durar nadie ni medio asalto. No obstante, esta necesidad de recurrir a la lucha callejera está muy bien justificado por el hecho de que los enemigos a los que el implacable y expeditivo cazador se enfrenta en la segunda parte son mucho más poderosos que un vampiro normal. (Luego decís que uno no se fija en lo que ve).

En lo que a tema de malotes se refiere, ya lo dije antes. Yo me quedo con el de la segunda entrega. Nomak me parece más implacable, más poderoso y mucho más siniestro que Frost. No obstante, es cierto que tiene muchos menos minutos que Frost, que se hace un malo tremendamente persistente, algo que nos encanta a los que nos gustan las películas de acción.

Sin ánimo de extenderme más, recomiendo ver las dos en un mini-maratón con unos amigotes aficionados a Marvel. ¡Éxito garantizado!
[Leer más +]
43 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
¡MORID, CHUPASANGRES!
Recuerdo muy bien al ver Blade 1, la sensación de alucine al ver en pantalla algo que algunos solo habíamos imaginado a través de comics o literatura barata: la perfecta unión entre cine de acción y de vampiros. Lógicamente, no busquemos más allá de pasar un rato entretenido entre ostias sin consagrar y mordiscos aún más sacrílegos, pero cumplía su función como producto de mera diversión. Y llegó la segunda parte. A manos de Guillermo del Toro, por el que confieso especial debilidad, se nos trajo un ejemplo de pedazo de secuela en el cine de acción. La ambientación antes rojiza y azulada cambia por un constante tono ocre sucio, el gore y las palizas por minuto crecen exponencialmente y con ellas nuestro goce se dispara.

Que los actores son malos, el guion un refrito entre "Blácula" Jackie Chan, "Mimic", con tragedia griega incorporada ...¿ a quién le importa, si el ritmo no deja respiro alguno, el humor negro supura por todos lados, permanece ese aire de comic decadente que tanto gusta al autor de "Cronos" y los segadores como imbatibles vampiros-sanguijuela son una pasada? La lástima es que algunos efectos se notan demasiado digitales y que el equipo de vampiros que acompaña a Blade esté desaprovechado, pero son defectos menores visto el conjunto. El resultado es una de mis cintas de acción favoritas, una secuela muy superior al original en la que del Toro consiguió aunar comercialidad y autoría.
[Leer más +]
16 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Más de lo mismo, ¿y qué?
Está claro que para críticos todos valen. Es fácil juzgar algo, y más si es duramente, pero lo que no entiendo es cómo se puede juzgar algo que ya sabes cómo es. Es como si, y perdón por la comparación, alguien se come una mierda y luego se queja de que sabe mal. ¿Acaso no lo sabías?
Muchos son los que se quejan de que Blade no ofrece una buena historia, no es creíble o es muy fantástica. Es una película de vampiros y cazavampiros. ¿Eso es algo que encontramos todos los días en las noticias o en los periódicos? No señor, es fantasía, y la fantasía llevada al extremo es la que más se disfruta.
Blade es un personaje basado en un comic, que como tal, tendrá sus dosis de disparos, armas fantásticas, personajes increíbles, luchas demoledoras y demás clichés de este tipo de cine. Si lo que quieres es una buena historia, creo que te has equivocado de película.
Guillermo estuvo implicado en la película, y le sacó todo el jugo que se le podía sacar, a base de darle todo el realismo posible que se le puede dar a una película de un comic de vampiros y supo dotarla de una gran fuerza visual propia de él.
Eso es lo que es, damas y caballeros. Si no te gusta la mierda, no la comas.
[Leer más +]
13 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Peliculón por mucho que se diga
Veo que hay mucho entendido por aquí, Guillermo del Toro es un puto genio y creo que no todas las pelis deben tener un argumento de la leche para considerarse obras maestras, esta tiene acción de la hostia, un maquillaje de puta madre, los personajes bien definidos en su papel y la eterna lucha del bien y el mal. Además te deja pegado al asiento en todo momento y te despierta unas ganas tremendas de tener una metralleta y fusilar a los vampiros raros esos.
Conclusión: muy entretenida.
[Leer más +]
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Y ese toro enamorado de la luna...
Ya sé lo que le pasan a las películas de del Toro. Fallan en la forma del argumento, fallan en el planteamiento de la historia. Son muy buenas en el aspecto de los decorados, del maquillaje, del vestuario, de la fotografía, pero son frías en la ambientación.
Esta peli no engancha, causa indiferencia a pesar del extraordinario repertorio de katas, de golpes maestros con espadas y de mae gueris y yoko gueris porque sencillamente se ve en la lejanía, es un mundo muy particular, una comunidad de vampiros muy a su rollo, como si fueran de un barrio de la ciudad que estuvieran siempre encerrados en su mundo, de forma que los ciudadanos ya ni siquiera se fijan en ellos.
No logra que el espectador esté en la trama. No inquieta en absoluto. De alguna manera falla en la captación.
Hay que lograr la ambientación adecuada, del Toro. Me sume más en una pesadilla rocambolesca los sencillitos vampiros del Baile de los vampiros con su luz crepuscular, con su luz lunar en la nieve, que estos chupópteros espectaculares. Algo falla en tus pelis.
Llámame cuando quieras.
[Leer más +]
15 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Torrente 3!!!
Cuando una película basa en la originalidad y sorpresa de su argumento sus mayores bazas, resulta difícil prever si la segunda parte podrá llegar a la altura usando el mismo concepto. Afortunadamente, Blade 2 logra reunir en todo al filme un puñado de notas positivas que le permiten mantener la decente calidad de su predecesora. La acción combinada con música potente sigue marcando las pautas, pero ahora nos encontramos con una sub-raza de vampiros mucho más espectacular para el espectador. La incursión del protagonista en el mundo del enemigo, liderando al grupo que debe extinguir a la neonata especie, permite observar desde otra perspectiva el argumento, lo que evita la pesadez de encontrarnos ante las mismas situaciones de antaño. La guinda a la película la pone Santiago Segura con su actuación “estelar”, sin duda el toque más cómico del filme.
Es evidente que el largometraje no busca más que entretener durante un par de horas, pero no cumple nada mal su trabajo.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Falta convicción, justo la mejor cualidad de Guillermo (4.6)
Película de encargo hecha sin convicción, cediendo demasiado ante los intereses económicos de un producto dirigido a la juventud afectada psíquicamente por las drogas sintéticas; ya sabéis, esos bakalas –me permito a mí mismo usar este término para referirme a toda esa tribu urbana que en España viste vaqueros ajustados y deportivas Nike y se embadurna con gomina hasta los pelos del sobaco; no sé cuáles serán las tribus equivalentes en otros países, pero seguro que las hay– ruidosos y pavones que forman unas colas inmensas difíciles de sortear –más por la saliva y los mocos que inundan el suelo por donde pasan que por otra cosa– para los que nos dirigimos a las salas pequeñas escondidas en alguna esquina del cine, que es donde suelen terminar recluidas las pocas películas buenas que llegan a nuestro país. Según las propias entrevistas concedidas por Guillermo, podría parecer que me estoy pasando de listo, que realmente le interesó este proyecto. Puede que al principio así fuera, pero salta a la vista que aquí no imprime con tanta fuerza ese toque tan personal en el guión presente en sus otras películas.
De las casi dos horas, sólo diez minutos se destinan a desarrollar una trama de lo más simple. El resto son combatitos coreografiados retocados por ordenador y acompañados por machacones ritmos discotequeros, todo ello sazonado con todas las flipadas posibles que se les podían ocurrir sobre la marcha –la filosofía de este tipo de películas es: ¿por qué bajar unas escaleras andando cuando puedes dar tres volteretas en el aire, quedarte suspendido indeterminadamente, desenfundar la pistola, disparar y seguir con la cámara a la bala hasta que alcanza su objetivo con precisión milimétrica y resultados sangrientos?–.
Para el maquillaje, se reutiliza el trabajo previo hecho en Mimic –esas mandíbulas ya las he visto muchas veces, la primera en "Depredador"–, así como para algunos escenarios –la marabunta de vampiros en las alcantarillas, por ejemplo–. Y ni siquiera el anterior tenía mérito, pues copiaba a otros clásicos del género de terror.
El guión no era nada del otro mundo, pero creo que se le podía haber sacado más partido sin esas presiones de las que hablaba anteriormente. La historia de amor entre dos personajes enfrentados tenía posibilidades, así como los giros finales que descubren los complots vampíricos.

Prefiero mil veces la primera parte.
[Leer más +]
15 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El enemigo de enemigo es mi enemigo
En esta ocasión es el mexicano Guillermo Del Toro el que se hace cargo de la continuación del vampiro híbrido, dando una vuelta de tuerca al género con una nueva hornada de vampiros mutantes y cambiando la estética y el formato cinematográfico empleado por Norrington en el original. Tras la brillante y poco reconocida “Mimic” a este nuevo trabajo de Del Toro hay que reconocerle el talento que maneja a la hora de emplear los recursos de los que dispone, logrando que la película luzca a la altura del original con un presupuesto menor, algo que el director exprime casi siempre. Por lo que al argumento se refiere, como toda continuación tiene en su contra que el factor sorpresa ya no existe y por mucho que Del Toro trate de imponer un ritmo más frenético que el de Norrington, así la película está por debajo de la primera parte, sin embargo no deja de resultar interesante y gana bastante en nuevos visionados, quizás por saber con lo que nos vamos a encontrar.
[Leer más +]
8 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Patética imitación del original
Aún recuerdo lo mucho que disfruté y reí con el Blade original y esperaba algo similar con su secuela, pero nada de eso sucedió. 'Blade 2' se dedica unicamente a copiar el estilo de su predecesora, con diferente argumento y rescatando a Whistler, el personaje que ''murió'' en la original y que aquí reaparece como por arte de magia solo por meterlo de nuevo en la historia aunque pinte bien poco. También se le asigna un nuevo compañero a Blade, el típico graciosillo de turno que poco o nada puede aportar a la historia. Por otro lado, parte de la desilusión sufrida es por parte del director, dado que esperaba que Guillermo del Toro pudiera superar con creces a la original con su innegable talento, originalidad e imaginación y a condenado a los seguidores de la saga a soportar un interminable batiburillo de tiros, mucha sangre y oscuridad sin el más mínimo encanto y con el entretenimiento justo, factores que su predecesora ampliaba a límites astronómicos, dado que entretenía y divertía muchísimo más aun contando con menos pretensiones.

Wesley Snipes sigue con su enorme despliegue físico y pasable aptitud interpretativa para el personaje, convenciendo únicamente lo justo y limitándose a poner durante todo el rato cara de tipo duro. Kris Kristofferson sigue la línea que dejó en la anterior, con cara de machote todo el rato y con una cierta química con Snipes que se agradece. Las nuevas incorporaciones al reparto son regularmente satisfactorias, con una ''partenaire femenina'' para Blade que es esa ardiente Leonor Varela y un pseudovillano retrasado mental al que da vida Ron Perlman.

En resumen, un flojo thriller de acción fantástico, que francamente puede decepcionar a algunos que contemplaron y disfrutaron a tope con el original y que se rinde a su condición de blockbuster, con un del Toro incapaz de ofrecer algo más que tiros y más tiros y unas elevadísimas dosis de sangre y gore para un film que se deja ver tan bien como se olvida al instante de terminar.

·LO MEJOR: se deja ver y hace pasar el rato un poco. Snipes y Kristofferson.

·LO PEOR: la incapacidad de del Toro para ofrecer algo nuevo que no sea ampliar lo anteriormente visto.
[Leer más +]
7 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El que ha visto el sol.
No hay nada que pueda afectar más a un vampiro que el aroma de los ajos, la belleza de la plata o el calor del sol. Y de eso se trata en esta nueva entrega dirigida por Guillermo del Toro, de mejorar a los vampiros para que puedan disfrutar de los placeres que les son negados por su propia naturaleza gótica y romántica.

Previamente, una par de sorpresas y una belleza, Kris Kristofferson se apunta a la nueva cinta, no en vano le mordieron los vampiros y por ello accede a la vida eterna, y aparece una nueva raza, los segadores, un engendro entre vampiros y aliens. Para aderezar todo, una guapa vampiresa, Leonor Varela, enfundada en cuero, para alegrar la vista tras tanto horror.

Repite la fórmula de la primera, sangre a raudales, como no podía ser de otra forma, coreografías de peleas muy elaboradas, escenarios sugerentes, formación de un grupo para frenar la nueva raza, donde los vampiros ahora son los héroes y los segadores los malos, y un Wesley Snipes que ha nacido para encarnar "al que ha visto el sol".

Notable, 7.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Vuelve ''El que ha visto el sol''
Segunda entrega de aquella magnífica ''Blade''. En ésta ocasión Guillermo del Toro coje el mando de la dirección y, en muchos aspectos, logra mejorar lo que vimos en la primera parte.
''Blade II'' sigue la misma línea de dejó ''Blade''. Para cualquiera al que le haya gustado la anterior entrega entonces ésta segunda les encantará. Bajo mi punto de vista personal, en muchos momentos está al mismo nivel que su predecesora, pero en algunos otros es infinitamente superior.
Si en ''Blade'' vimos grandes huestes de vampiros por doquier y parecía que no había nada peor, en esta segunda parte vemos que no era así. Los nuevos personajes que han introducido dieron mucho juego a una película que ya prometía mucho de por sí.
Vuelven a repetir los actores protagonistas de la primera parte (Wesley Snipes y Kris Kristofferson), pero también merece especial mención el papel de Ron Perlman. Supongo que será cuestión de gustos, pero, aunque a niveles generales ''Blade II'' esté a la misma altura que ''Blade'', ami personalmente ésta me ha gustado un poco más.
En cuanto a los efectos especiales solo decir que son iguales que en su predecesora, aunque según lo mires tal vez estén mejor cuidados los mínimos detalles.
Y por último y para ir acabando mencionar la presencia (cameo) de Santiago Segura. Al igual que en la mayoría de películas de Guillermo del Toro, su amigo Santiago Segura siempre hace un pequeño papel y en ''Blade II'' no iba a ser menos. Cabe reconocer que su papel, aunque breve, ami me ha gustado mucho.

Lo mejor: La acción, los efectos especiales y que supera a la primera entrega.
Lo peor: Nada.

* Muy buena *
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Párate un poco, Blade
Yo es que aún tengo que recuperarme de la decepción, la enorme decepción, debo especificar, de ver en esta película, o no ver según se mire, a mi alemán preferido: Thomas Kretschmann. Sí, ya sé que siempre estoy dando la lata con él y si sale o no sale, pero es que, en serio, no tiene nombre que me hagan «esto» con este hombre. Con lo bien que hubiera quedado su porte, su belleza y su elegancia para representar al jefe vampírico. Quizá, siendo él mismo, ¿nadie querría cargárselo? Admito que yo sería la primera en tener serias dudas sobre si apoyar a Blade, o a este otro.

Pero no, tranquilos todos, que no hay duda posible cuando el malo de «Blade 2» es tan feo y asqueroso, porque lo es con esa piel lisa y húmeda. De verdad que en más de una ocasión fantaseé con la idea de que en algún momento este tal Damaskinos rejuveneciera por algún ritual mágico. Olvidémoslo. Así, Blade se yergue como único héroe y guerrero a quien admirar y defender. Este chico entre la humanidad y el vampirismo me cae estupendamente, a pesar de ser tan parco en palabras y tan seco a su manera; también sufre muchísimo y se esfuerza hasta el final, con lo cual, mis simpatías las tiene.

Guillermo del Toro dirige ya en plena era 2000 esta segunda entrega, y yo creo que se nota la diferencia de aquella de 1998. No me pidáis muchas explicaciones, pero puedo asegurar que esta segunda parte es más llana, con menos ímpetu, menos neuronas y menos estilo. Del grupo de personajes nuevos no rescato a ninguno, porque ninguno me gusta; la acción es llevadera aunque desfasada (esos cuerpo de videojuego... ¡uff!) y a medida que vaya avanzando la trama descubriremos que nos han tomado un poquito el pelo durante toda la película, ya que toma giros de guión que, por coherencia interna, deberían haberse sabido mucho antes.

Aún con todo lo que te estoy diciendo, la marca Blade entretiene, aunque no quede nada memorable. Así, asao.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Pero que es esto!!
Continuación de uno de los, en mi opinión, héroes de comic mejor resueltos, pero de resultados tristes y enojantes.

Guillermo del Toro, supuesto genio del celuloide, dirige esta secuela de mi querido Blade. Mala suerte para Snipes, aunque reconozco que el aire que se le insufla en esta ocasión es de mi agrado, pues aparece mas burlesco, canalla y desganado. Lo malo viene del contexto y no tanto del pretexto.

De lo segundo tenemos lo mismo que en la primera, un poco rebuscado, pero más de lo mismo, menos mal. A saber, vampiros por un tubo, pasajes lúgubres y tenebrosos, buena dosis de chupas de cuero, buenas peleas por doquier, plomo a discreción... en definitiva acción a buen ritmo y de factura correcta, esto, más se lo debemos a Snipes y su involucración con el personaje, y al equipo técnico del filme que a otra cosa.

En el contexto se aprecia por que la película es un “truño” importante. La atmósfera de algunas escenas se eleva al circo de los horrores, los enemigos de Blade son muy decepcionantes y rebuscados. Que demonios pinta el mandíbulas y su progenie. No era mejor el hijo enfadado y punto. Y para que parezca más “molona”, nos los cargamos con lucecitas y a Blade y su grupo de la muerte, les hacemos unas pistolas tipo Bioman, con cuchillitos acoplados y colorines. Todo esto en un momento dado puede resultar efectivo, pero el paso del tiempo la situara como la típica de acción a las tres de la mañana en algún canal nuevo y punto. Bueno, supongo que henchido de “cannabis” te puedes echar las risas y pasar un rato entretenido. Pero algo más?? Triste solución para una película. Bueno es digno reconocer que el guión parece mas elaborado que en la primera parte.

Un dato curioso, alguien sabría decirme como hicieron la escena de la primera lucha de la película, al calor de una parrilla de focos tipo estadio. El vomito acudía a mi boca raudo y veloz ante espectáculo tan lamentable.
[Leer más +]
11 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Más de lo mismo
Como bien se dice, segundas partes nunca fueron buenas, y en este caso se cumple la norma.
Blade II no deja de ser una película que bebe (por no decir engulle) de su predecesora de manera alarmante: mismos chasquidos de cuello, el mismo rollo de sacarle la sangre a nuestro protagonista... sumando efectos visuales, que en algunos momentos llegan a cantar, con ocasionales movimientos de smackdown.
Como añadido tenemos en esta entrega a "La banda sangrienta", formada por un japo maquillado, un tío que se cree Thor usando un martillo como arma, una imitadora de Alaska... que por mucho que se esfuercen no consiguen tener el carisma suficiente como para levantar un poco la película, y te llega a dar igual si se muere uno o todos.
A todo esto podemos sumar una serie de dudas existenciales que me surgen al ver la película:

- ¿Qué demonios hace el chaval ayudante de Blade (otra perla) buscando bengalas fosforescentes en la basura como quien busca un bocata a medias?

- ¿Por qué los infrarrojos en los vampiros al principio se ven verdes -puesto que están a 10ºC de temperatura- , y luego a través de la cámara de Whistler, oh sorpresa, son rojos como tomates?

- ¿Por dios, por qué esa obsesión con las supernenas en tíos que superan la treintena?

- ¿A qué vienen esas "conversaciones" entre Damaskynos y sus hijos en lenguaje vampiro, con música dramática de fondo, pero incomprensiblemente sin subtítulos? ¿Tan malo es el guión que lo podemos intuir?

- En el anterior film se nos aclaraba que los vampiros sólo mueren con la plata si se les acierta en la cabeza o en el corazón. Entonces, ¿por qué a apenas 5 minutos de comenzar la película podemos ver como Blade se carga a uno clavándole una estaca en los testículos? ¿Error o mensaje subyacente? Juzguen ustedes mismos.

Con todo, se deja ver y no es mala opción como divertimento para un domingo de resaca.
Lo mejor de la película, el "Trueba" y el "Torrente Tres" de Santiago Segura.
[Leer más +]
9 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Película o videojuego, he aquí el dilema
Sí, me gustó más la original de 1998 aunque tampoco es que me entusiasmase. La presente segunda parte ofrece más de lo mismo y en mayor cantidad hasta el punto de saturar la capacidad de atención del espectador. Alguien lo dice, y es verdad, que pese a, o precisamente por eso, la acción constante "Blade II" no engancha. Se ve con cierta indiferencia, salvo quizá la parte del final, ya sea porque argumentalmente es endeble, pasada de rosca en las interminables coreografías de lucha acompañadas de machacona música electrónica, por la ausencia de cosa parecida a la tensión, por el tono chorra o porque en el fondo es rutinaria. Por otro lado la mezcla de videojuego, hay momentos en los que se les ve directamente como figurines de uno de ellos, con lucha libre y cómic, impide que te la tomes muy en serio.

Destaca a favor de "Blade II" alguna secuencia de acción, el maquillaje de los vampiros o la extraña presencia española de un Santiago Seguro en un pequeño papel. Evidentemente no da absolutamente nada de miedo, cosa que podría pensarse si incluimos a un ejército de bebedores de sangre, a lo sumo asco, con estas bocas que me traen los mutantes, bien realizadas por más que te recuerden a las de Predator. En este caso, el sustituir el terror por la simple acción creo que es siempre un error. De hecho, para hacerlo tenemos que cambiar la naturaleza de los no muertos quedando en una cosa un poco tonta. Si la causa es un virus ¿por qué son malos? En este sentido me temo que los de la saga "Crepúsculo" son más coherentes que estos. De todos modos, donde se ponga el vampiro clásico que se quiten los demás.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Brutal adaptación
Guillermo del Toro hace una segunda parte igual de cojonuda que la primera. Ahora el tono de la película es menos videoclipero y es más siniestra y oscura. La novedad de la nueva raza de vampiros me parece un gran acierto....y esas apariciones estelares de nuestro amiguete Santiago Segura (Rush) es un aliciente mas para ver la peli.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
De Transilvania, vía Praga
El film sigue la misma línea que su predecesor, “Brade” (1998), pero con mucha más acción y un mejor reparto. Tradicionalmente la sede de los vampiros es en Transilvania, Rumania, pero estos modernos chupasangres tienen su centro de operaciones en Praga, República Checa, en el sitio más oscuro y oculto del país.

El actor Wesley Snipes nos sigue impresionando con su conocimiento de las artes marciales y su habilidad en el manejo de la espada. Es curioso que estos nuevos vampiros estén divididos entre sí debido a su origen, se combaten y se reclaman lealtades. El mejicano Guillermo del Toro es el encargado de dirigir este film con una mezcla de acción, fantasía y terror, pudiéramos también decir que es una película extraña o extravagante.

El actor madrileño Santiago Segura (“Torrente, el brazo tonto de la ley” 1998, “The Day of the Beast” 1995) nos deleita con una corta participación en el film, al principio y al final solamente, dando el único toque humorista del film haciendo de un vampiro gamberro. Además el film cuenta con la actuación de la chilena Leonor Varela (“Innocent Voices” 2004, “Where God Left His Shoes” 2007) cuya participación en el mismo es de primera, mostrando sus quilates como actriz.

La película tuvo un presupuesto de $54 millones y generó por venta de taquillas la cantidad de $154 millones, además recibió nueve nominaciones a diferentes premios en festivales de cine.
[Leer más +]
4 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Vampiros, pero de los de verdad
Continuación de la excelente Blade, que tiene todo lo genial de la anterior con mejores efectos visuales y con un buen argumento.

La trama trata sobre una nueva raza de vampiro que aparece, mucho más mortífera que los vampiros normales, y Blade se verá obligado a aliarse con quien menos espera para hacer frente al peligro que se avecina, cosa de lo más interesante. La película es básicamente acción, tiene diálogos pero destaca la acción por encima de todo (que además es sobresaliente), la película se pasa volando.

Los actores todos cumplen con creces, en especial Wesley Snipes, genial como siempre en el cine de acción. Por lo que al resto de reparto respecta, tanto los nuevos como los recién llegados cumplen con creces. Si hay que destacar algo a parte de la acción es el carisma de la gran mayoría de los personajes, los vampiros principales son cada cual más carismático que el anterior, y ya ni nombrar al propio Blade, un grande.

Si lo que buscas es ver una película de vampiros a la vieja usanza, y acción de la buena, ni te lo pienses, ésta es tu película. 

Totalmente recomendable por el simple hecho de que los vampiros son vampiros de verdad, sanguinarios y que reparten estopa como nadie más lo hace. Si te gustan las películas de acción no sé que haces si aún no la has visto.

Larga vida al que ha visto el sol.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Mejor que la anterior
Esta segunda parte superó a la anterior. Es decir que ha habido suerte y digo suerte porque el cambio de director suele estropear las continuaciones, pero afortunadamente no ha sido así en este caso ya que la película cuenta con buenos actores (en especial Wesley Snipes) guión interesante, escenas de acción geniales, banda sonora cañera, que hacen de esta continuación una pasada de película.
Por supuesto la película engancha desde el primer momento queriendo saber que viene después, así que no te aburriras en absoluto, es decir, que si te gustó la primera parte, deberías ver esta continuación si no lo has hecho ya, porque es cojonuda (a mí me ha gustado mucho, más que la primera)
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Mal. Decepción.
Me siento estafado. Con todo ese presupuesto y esos medios, ¿lo mejor que pueden hacer es esto? Malos cutres, enemigos de relleno, una historia rebuscada y escenarios dignos de las tortugas Ninja. Yo quería algo más. Una historia mucho más épica y trabajada. Unos escenarios y una fotografía decente. Y algo más de curre en las escenas de pelea. Mal. Decepción.

Guillermo del Toro probablemente ha hecho su peor película, con permiso de alguna otra magdalena que tiene. En esta ocasión, Blade, el vampiro que no es vampiro que mata vampiros, acepta una petición del Nosequé de las Sombras para matar a una nueva raza vampira que devora vampiros que además Blade odia y que al final todos se odian y se ayudan a la vez. Es decir, un despropósito pero sin gracia.


Ni siquiera pude acabar de verla. Sé que para los fanboys de Blade esta es una obra maestra que te cagas, pero lo siento, no puedo con ella.
Empezando por los efectos especiales....que si, que plum y que plas y que pium pium....pero reconoced que hay alguna explosión loca por el medio que quedó fatal.
Siguiendo por Kris Kristofferson. Vale que sea un mito del cine. Que en los 70 fue un guaperas y que canta música country. Aquí su papel es terrible. Y lo peor es que no alcanzo a ver si el problema es él o el personaje. Me inclino más por lo segundo.
Y, ¿qué pinta Santiago Segura en todo esto? ¿Fue a llevar porros y farlopa?¿O es que necesitaban un actor de ese calibre para ir en moto Kawasaki?
Wesley Snipes merece un capítulo aparte. Bajito, de movimientos raros y ejecutando una mezcla de "Un vampiro suelto en Broklyn" y Barry White.

Blade, el mata-vampiros con cara de Dr Amor.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo