arrow
8
Psicológicamente surrealista
Una excelente canción, muy al estilo "Enigma", abre cada capítulo con la que es una de las presentaciones más inquietantes que haya visto: el desfile de personajes carcajeándose en lugares horribles como un vertedero, una calle en plena riada, o una zona de guerra. En cada uno de los episodios se nos presentan personajes torturados por sus problemas, a los que tan sólo les une el ataque del misterioso niño del bate, que normalmente les causa un efecto de lo más inesperado. Gran calidad de animación, en especial los fondos, y personajes de linea casi clara, para ofrecer unas imágenes tristes y a veces bastante lúgubres, imprescindibles para narrar unas historias que rayan la locura y lo surreal.
Del todo recomendable por ser muy adictiva, hay que avisar que no es ni de casualidad una serie para consumo infantil, ya que entre los personajes hay desde borrachos violentos, hasta profesoras con doble personalidad que de noche se prostituyen. Avisados quedan.
[Leer más +]
69 de 94 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Compleja y estupenda critica social
Hay que decir que está serie hay que verla dos veces al menos para captar sus detalles, porque es verdaderamente compleja y ,el final sobretodo, cargado de símbolos que no son lo que parecen visualmente dando un mensaje que hay que pensar detenidamente, más allá de lo que las propias imágenes ofrecen.

Para mucha gente está complejidad les resultará innecesaria y hasta molesta, o directamente no les apetecerá pensar y prefieren simplemente disfrutar. Es legítimo pero entonces sólo disfrutaras la serie a la mitad y el final te decepcionará bastante.

A lo largo de trece capítulos se nos va mostrando una serie de personajes que simbolizan diversos problemas de la sociedad moderna, en especial la japonesa. Así tenemos el acoso escolar, presión laboral, doble personalidad reprimida, juegos de rol etc....

El nivel general de los capítulos es muy alto, con un dibujo estupendo, una música fantástica y sobretodo la forma de contar las historias por este magnífico director, super original.

El final es muy simbólico y difícil, no todos los cabos quedan bien atados y la explicación de la "historia principal" no concuerda con lo que vemos. (ver spoiler).


Muy recomendable para los que les gustan las historias con miga. Si sólo buscas diversión también te gustará bastante.
[Leer más +]
27 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Nos pone cara a cara nuestra concepción maniequea y limitada del mundo.
La película es un tanto burda en las licencias artísticas que se toma para desarrollar la trama ya que resulta un tanto increible que partiendo de un desorden psicológico particular se desarrolle semenjate hecatombe. Sin embargo denostar la película por este particular sería tanto como tirar por tierra Supermán porque lleva los calzocillos por fuera.
Lo más interesante es la forma en que la película adapta el formato gráfico al desarrollo de la trama, sobre todo en el caso de el policía.
Al grano: La lectura que extraigo yo, además de la evidente revindicación de la asunción de la realidad y las responsabilildades es un mensaje filosífico muy profudo y es el siguiente:
Todos nosostros definimos el mundo en base a una serie de estereotipos que lo limitan y a su vez nos limitan. Aceptamos mentiras o verdades a medias que nos ayudan a vivir o que dan sentido a nuestra vida pero que en lo fondo no son sino esquemas mentales que tan acertadamente se reflejan en el último cápitulo en donde se represeta gráficamente como el policia concibe o quiere concebir el mundo con personajes planos y esterotipados. En definitiva hay que asumir la realidad. El mundo no existe más alla de la concepción que nosotros tenemos de él, nosotros nos lo definimos y a su vez nos definimos con él. Toda persona mala tiene algo de bueno y toda buena tiene algo de malo.
Finalmente es el incosciente colectivo todo ese conjunto de mentiras y falsedades que no tenemos el valor de admitir lo termina arrasandolo todo.
Realmente mucha tela que cortar. Algo más que que una serie de anime lo creaís o no.
[Leer más +]
32 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El buen Lynch del anime
¡Vaya serie! Las drogas de Satoshi Kon son para viajar a lo desconocido. "Paranoia Agent" es una gozada surrealista y psicotrópica, un buen ácido para el paladar. Si lo quieres flipar no hay más que ver esta serie.

Satoshi Kon nos lleva a un mundo de alucinaciones, dobles personalidades, esquizofrenias en las que hay que dejarse llevar. No es la primera vez que este genio de la animación japonesa nos introduce en su mundo particular, ya los hizo poco antes con "Perfect Blue" y con "Millennium Actress", pero es con esta serie cuando termina de dar en el clavo,...con el bate.

Es una serie que habla de los miedos interiores, nos habla de las personas agobiadas, angustiadas y asfixiadas con un mundo tan impersonal, y en el que la vía de escape es una mascota y un supuesto golpe en la cabeza con un bate torcido.

Por último hay que destacar el aspecto técnico. Como en todas las películas de Satoshi Kon, el dibujo, color, música, y demás aspectos técnicos son de un nivel altísimo.
[Leer más +]
26 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
La vida fuera del mundo de los sueños puede ser dura, incluso cruel, pero es vida.
Creo que he visto pocas producciones tan tremendamente desquiciadas en la que los cabos estén tan atados y todo lo que acontece esté tan controlado y tenga un doble sentido como en ésta. Nada en Paranoia Agent está dejado al azar, e intentar analizarlo todo sin dejarse nada en el tintero en una crítica en filmaffinity sería aún más estúpido que pretencioso (especialmente sin pararse capítulo por capítulo y reventando todo a spoilers...). Pero conformémonos con arañar la superficie e intentar dar una visión coherente de algo tan etéreo como este anime:

A nivel formal, la serie es una miríada de influencias en las que se toma todas las licencias necesarias para hacer avanzar la historia. El propio género en el que podemos encuadrarla varía en un capítulo a otro, del policíaco, al terror, aventuras superheroicas, comedia negra y costumbrista, dependiendo de en que reconstrucción de la realidad nos encontremos y qué personaje sea el protagonista del episodio. Porque nos encontramos ante un caso de anime de historias cruzadas y protagonismo coral excelentemente llevado a cabo, uniendo todas las historias sin fisuras y con precisión quirúrgica.
El estilo de animación también varía en función de lo narrado, concordando lo que se nos cuenta con como se nos cuenta, dándole tanta importancia al continente como al contenido: todo esconde una metáfora, un doble significado*. Podría decir que el mayor acierto se encuentra en su propio título, la serie es una “Paranoia” en el sentido literal de la palabra: una distorsión de la percepción de la realidad. En esta obra, el contexto es tan importante como la historia, lo que se cuenta lo es tanto como lo narrado, temática y aspecto formal están al mismo nivel, el surrealismo no estorba, si no que enriquece y nos da una perspectiva narrativa imposible de conseguir con actores de carne y hueso y que sólo puede existir salido de los lápices del (nunca suficientemente añorado) Kon y el portentoso estudio Madhouse. El surrealismo y el onirismo están empleados no como distracción y preciosismo, si no como medio de explicación de la historia en sí (incomparable el modo en el que se lleva a cabo en el capítulo 5 o en la resolución final del drama en los dos últimos episodios).

En el nivel temático nos encontramos básicamente con tres cuestiones clave en las que se hace muy claro hincapié: la externalizacion de la culpa, la huida de la realidad como método de huida de los propios traumas y la crítica social hacia la irresponsabilidad**.
Por intrincado que sea, este anime no se esconde, no es críptico pese a estar narrado en el plano metafórico-fantástico y pese a desarrollarse en el mundo de la ilusión y la realidad simultáneamente. No es accesible, obviamente, para aquel que no esté familiarizado con mundos como los que crea Kon, pero el mensaje es claro y salta a la vista, no es una ensoñación o un laberinto onírico sin salida como “Carretera Perdida”. Se asemeja más bien a “Brazil” o”13 Monos” (Kon siempre afirmó que Gilliam era uno de sus ídolos), obras que mezclan realidad y ficción pero no para confundir al espectador, si no para introducirlo de modo directo en los entresijos de la mente humana, creadora última de eso tan volátil que denominamos “realidad”.

Puro psicoanálisis en acción.
[Leer más +]
17 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Síndrome de las muñecas rusas.
Paranoia Agent, ¿Como ocurrio?. La fui viendo en cuatro día tras día, o mejor dicho noche tras noche, y poco a poco me fui metiendo en ese mundo tan especial. Una historia, llevaba a otra, la otra a otra distinta y así el puzzle iba cogiendo forma, y con esa forma se empezaban a aclarar muchas cosas en mi mente. Como las muñecas rusas. Abres una y ahí esta la otra esperándote, y así hasta el infinito, o casi.
Finalmente me hice con el dvd, y lo empecé a disfrutar a fondo.

Andaba yo despistado, medio adormilado ante la pantalla del ordenador. Me levante para encenderme un pitillo. Esta vez era diferente, encima de la pantalla había un peluche de color rosa. ¿Como había llegado ahí?. No conseguía recordarlo, pero se parecía a...
Me vestí, y me puse en marcha para salir a darme un paseo nocturno. Iba paseando por las calles, oscuras como la boca de un lobo. De repente empecé a oír un ruido a mi espalda. Me di la vuelta y no veía mas que una forma lejana. Pero cada vez avanzaba más rápido hacia mi. Era un patinador. Ahí fue cuando descubrí que había venido a por mi desde la otra punta del mundo. Llevaba un palo, no un bate doblado, roto. ¿Era el chico del bate?. Imposible.
[Leer más +]
19 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
¿Quién es el chico del bate?
Según palabras del propio Satoshi Kon, Paranoia Agent nacía como extensión de su mundo fílmico en forma de serie de televisión en la que desarrollar las ideas y las historias que no había podido contar en sus películas, pero afortunadamente nos encontramos ante mucho más que eso, con una historia de entidad y profundidad semejante a la de sus mejores películas logra ir más allá de la narración convencional ajustada al formato televisivo, rompiendo las barreras entre la realidad y la imaginación -esas que a veces nosotros mismos confundimos- para que al fin, si ponemos un poco de nuestra parte, podamos comprender un poco más el extraño mundo en el que vivimos.

El desconcertante opening con el que abre la serie nos presenta a los personajes principales en extrañas circunstancias (las catastróficas desdichas vendrán después) riendo ajenos al mal que les acecha: El llamado "chico del bate", un joven conocido por llevar unos patines dorados y golpear a sus víctimas con un bate torcido del mismo color. Este inquietante personaje, que practicamente funciona como MacGuffin de la serie, nos va acercando episodio por episodio a las atormentadas vidas de sus víctimas, que cuando más desesperadas se encuentran y necesitan una solución para sus problemas son atacadas por su figura, que les ayuda a resolverlos... en esta vida o en la otra.

Cuesta hablar en pasado de Satoshi Kon -fallecido en agosto de 2010 tras sufrir un cáncer de páncreas- pero más aún cuesta saber que no volveremos a ver un proyecto suyo (ojalá salga a la luz su película inacabada, 'The Dreaming Machine'), por eso su obra cobra más valor si cabe. casi un año después de su pérdida es buen momento para recomendarla y disfrutar llegando a los límites de su capacidad creativa a lo largo de trece magníficos episodios de apenas 25 minutos de duración. Porque Paranoia Agent es una serie con la que hay que dejarse llevar, que te adentra en los misterios del comportamiento y las obsesiones del ser humano, que se degusta no solo su factura técnica y su complejo guión (que en esta y otras de sus obras muchos tienden a comparar con el cine de David Lynch), sino por la libertad de la que goza su dibujo para transgredir y trascender a su propia existencia (sirva como ejemplo el episodio de la productoria de la serie de animación), por no hablar de su sólida estructura en la que cada nuevo episodio desvela una historia que supone una carrera hacia adelante entre dos mundos en busca de respuesta a los problemas que quizás no queremos solucionar. Y de los que tampoco encontraremos respuesta (o si) en su peculiar ending, en el que el sueño eterno parece la única opción para poder olvidar y descansar de los males que nos atormentan.
[Leer más +]
11 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
La comedia humana
Segunda vez que veo esta serie. Y me ha gustado incluso más que la primera, cuando encontré puntos demasiado difusos e inexplicables en el argumento. Por ello, recomiendo verla más de una vez. Tiene un argumento muy complejo, a lo que se suma la habitual confusión de realidades de las obras de Kon, pero además funciona como un todo. Eso significa que cada paso que se da remite a cosas que se han ido tratando, no hay nada dejado al aire. Pero lo que sí que hay es mucha libertad de acción. Kon decide narrar la historia a su manera, sugerir cosas que no llevan a nada, exagerar o esconder la realidad... Y todo eso lo hace indistintamente, cambia el tono de manera constante y con eso logra aportar más confusión a una idea ya difícil de asimilar. Pero eso no significa que haga trampas. Tal vez mi mayor fallo en el primer visionado fue fijarme en la calidad individual de cada episodio y no relacionarlos. Esto en la segunda mitad de la serie es relevante porque el tono cambia, la continuidad inmediata deja de ser importante y se presentan historias independientes. Pero eso no significa que se deje de lado la idea principal. De hecho, sólo hay un episodio que para mí rompe un poco la dinámica, y creo que la intención del autor era mostrar el contraste entre éste y la primera mitad de la serie. Comento todas estas cosas mejor en spoiler.

Dejando de lado las consideraciones argumentales, "Paranoia Agent" destaca por ser una serie de una estética única. Un naturalismo sobrio, en ocasiones incluso feísta, mezclado con un toque onírico en ocasiones, reflejo de la desconexión con la realidad que viven varios personajes. En cuanto a su contenido, he leído por aquí que el autor la concibió como una extensión de sus obsesiones fílmicas al formato televisivo, y creo que esa definición le viene como anillo al dedo. Tenemos una sátira que habla entre otros temas de la corrupción, el fenómeno otaku (una palabra que en Japón tiene connotaciones bastante más negativas que aquí), los peligros de Internet, el acoso laboral o escolar, la dependencia de la tecnología, las perversiones sexuales, el cotilleo y las cadenas de rumores, etc. En un episodio, un personaje sufre un trastorno de identidad disociativo análogo al que sufría Mima en "Perfect Blue", y se aprovecha de la misma manera para enlazar situaciones de manera caótica. Y además, se experimenta con estilos de dibujo, argumentos narrados con flashbacks, secuencias imaginadas intercaladas en el mundo real...

Por último, quería comentar un aspecto que me resultó bastante llamativo: el humor negro de Kon. Crea situaciones extremadamente incómodas y las banaliza, por ejemplo en el episodio en el que dos hombres y una niña quedan para suicidarse, aprovecha la inocencia de la niña para jugar con un concepto horrible, y la vemos comentar entre risas cosas como "¡Yo también quiero morir!". Igualmente, en el alocado episodio del interrogatorio, se nos cuenta en clave de cachondeo un trastorno psicológico serio.
[Leer más +]
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Cuando la paranoia raya lo absurdo
No me ha gustado. Lo digo abiertamente: no me ha enganchado y me ha aburrido. Podía haber dedicado ese preciado tiempo a ver otras cosas, que mi lista de "pendientes" es muy larga...

-"Pero qué dices atontao, si tiene un 7,5 en FA. ¿Cómo puedes decir que no te ha gustado?"

Pues así es. La he terminado de ver por inercia, porque no dejarla a medias. Pero en más de una ocasión, sobre todo en los capitulos finales, me han entrado ganas de dejarla en ese momento y pasar a otra cosa.
He de decir que los primeros capítulos prometen, enganchan. Llegué a recomendarla a un amigo (cosa que ya no haría). Y me imagino que eso es lo que le hace tener una nota tan alta. Y lo que hace yo no le dé menos nota. Algunos capitulos son muy buenos, la verdad. Pero el conjunto resultante de esta amalgama de historias y personajes diferentes, no me convence.

Que conste que me gustan las pelis y las series "raras", por decirlo de algun modo. Las que te hacen devanarte los sesos porque conforme las vas viendo hay cosas que aparentemente no tienen sentido, que exigen un ejercicio mental para no perder el hilo. Pero esto es pasarse de la raya.

-"Eso es que no la has entendido, atontao..."

Pues no es eso. He entendido perfectamente su mensaje, y me parece un trasfondo perfecto para hacer una buena historia. Pero la forma de llevarla y resolverla no ha sido acertada. O dicho de otro modo, estoy seguro de que existen formas mejores de transmitir ese mismo mensaje de un modo mas creible, con una historia mejor llevada.

Lo dicho: para mi, y a riesgo de parecer un estúpido por ir contra la nota y la crítica general, no me ha gustado. Igual no soy lo suficientemente friki para asimilar la calidad de esta serie... puede ser.
[Leer más +]
14 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Las series también existen
Si en Japón hay un sucesor en el campo de la animación para Hayao Miyazaki ese es sin duda Satoshi Kon. Su estilo visual es impecable. Esta serie así lo demuestra.
Los primeros cuatro capítulos son increibles y maravillosos, luego la serie pierde un poco, pero aún así es una propuesta mil veces mejor que muchas de las películas que se hacen en la actualidad, y no me refiero solamente al género de animación.
[Leer más +]
10 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Muy paprika
Empieza muy bien, con gran calidad de imagen, diseño de personajes y animación; muy intrigante y con una comedia buenísima cuando comienzan a "desvelarse" misterios. Sin embargo, lo que tanto promete pierde interés al sumarse demasiados personajes inconexos que congelan la historia principal a mitad de la serie. El final... bueno, la verdad que esperaba algo más trascendental.

Lo más relevante, los primeros episodios, realmente son muy buenos.
[Leer más +]
7 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Gran comienzo, flojo final.
Interesante proyecto que inspecciona los más profundos temores de la sociedad japonesa, y la del mundo en general: la presión por una fecha de entrega, el querer ser uno mismo y no poder, la absoluta necesidad de ser el número uno y llamar la atención, o el estrés laboral son algunos de los casos que presenta la serie.
Para "liberar" a estas personas aparece el misterioso personaje del chico del bate ("Shounen Bat" en la versión original) y una investigación policial entra en juego.
Es una verdadera lástima que según vayan pasando los capítulos la trama llegue a extremos de absurdo que no me era posible imaginar...
En cuanto a la animación, lo cierto es que es francamente buena y cuidada. Tanto el diseño de personajes como los fondos tienen suficiente detalle como para disfrutar de la serie todo lo que el guión permite.
[Leer más +]
7 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
EXTRAÑA E IRREGULAR, PERO MERECE LA PENA
No me apasiona la animación japonesa, muchas veces tengo la sensación de que argumentos francamente interesantes se ven lastrados por unos excesos innecesarios, un humor que al menos a mí me parece que no tiene gracia alguna y un estilo de dibujo que directamente no me gusta. Hay honrosas excepciones como la reciente "Capitán Harlock" que cuenta con una animación exquisitamente espectacular y una narración épica exenta de ese humor oriental que tan molesto resulta, o por supuesto la mítica "Akira" un anime indiscutible y revolucionario ciertamente.

"Paranoia Agent" aunque cuenta en alguna medida con esos tics habituales de la animación japonesa, es una serie en la que las virtudes superan a los defectos, que los tiene. Su principal punto a favor es que es una serie audaz, que aborda temas de calado como el consumismo, la alienación o la falta de rumbo de los seres humanos en la sociedad moderna. Para ello recurre a dos personajes, dos metáforas realmente, Maromi y El Chico del Bate, que representan distintas vías fáciles para escapar de la a veces angustiosa realidad que nos ha tocado vivir.

La serie se desliza entre varios géneros, predominando una pseudotrama policiaca, revestida de una cierta pátina de surrealismo casi lynchiano, siempre de agradecer si se lleva a cabo con atino, como es el caso.

"Paranoia Agent" no es ni mucho menos un serie redonda, fundamentalmente porque a mitad de recorrido baja el nivel, al perderse durante dos o tres episodios en sí misma, descolgándose de la trama principal para abordar historias de trasfondo en lugar de desarrollo de la historia, que sin estar mal hacen que el interés de la serie, hasta ese momento muy alto, decaiga un poco.

No obstante, estamos ante una serie de calidad, atrevida, que quiere contar cosas, que no tiene miedo a abordar temas espinosos, y que además, en general es bastante entretenida de ver. Merece la pena.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Demasiada mecha para tan poca pólvora
- Te digo que es una obra maestra, de lo mejor que ha parido el anime últimamente.
- ¿Tú crees? A mí me ha parecido una chorrada.
- Imbécil, la gente dice que es buenísima. Además, ¿cómo una chorrada iba a tener un 7.5 en FilmAffinity?
- Sí, tienes razón. Supongo que no he sabido apreciarla como es debido.
- Eso ha estado mejor. Comedido estás más guapo. Ahora valórala como es debido. Un ocho estaría bien.
- ¿Tanto? Pensaba darle un regular y comentar que...
- ... estúpido, ya fuiste a contracorriente con Akira y te tomaron por tonto. ¿Quieres eso?
- No, claro que no.
- Entonces vota. Y sé generoso. Imbécil.
[Leer más +]
29 de 56 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Buen anime
Primero, agradecer los esfuerzos de Satoshi Kon por crear una serie distinta a lo habitual y un manga notable. Es una serie que en los primeros capítulos entra a través de su sencillez que te acaba enganchando, para que a medida que avanza capítulo a capítulo, el director y el guionista te van complicando la trama. El final es una rayada pero aún así no desmerece el resultado final de una más que digna serie.

Los 13 capítulos me los he devorado en un día. Uno tras otro pues no podía esperar a resolver el misterio del chico del bate. Se le coge simpatía a los personajes que deambulan por la trama. Y a nivel visual es deslumbrante, ya que cuenta con algunos momentos que me dejaron sorprendido. También la banda sonora es digna de mencionar.

Al final, te la acabas terminando en un momento. Los capítulos de poco más de 20 minutos, unidos a su ritmo y a una historia bien contada la hacen recomendable de ver. Por cierto al final de cada capítulo después de los canción de los créditos finales aparece una cosa llamada sueño premenitorío en que aparece el anciano hablando y vemos algunas imagenes del capítulo siguiente. Lo digo porque si la veis y os interesa, pues ya lo sabéis.
[Leer más +]
11 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Paranoia, Paranoia...
La verdad es que vi el primer capítulo no se donde y no pude quedarme sin ver lo que pasaba, así que me hice con el resto de la serie.
Pocos Mangas he visto que me hayan enganchado de esta manera. Los primeros episodios son una pasada y no puedes desengancharte hasta llegar al final.
Los dibujos buenisímos, y el estilo es impecable. Lástima que al final pierda fuelle y ya no sea igual cuando se sabe más sobre el "chico del bate". Sino le hubiera puesto un diez.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Brillante e inquietante
Tras ver (en Youtube) los 13 capítulos de 25 minutos que componen esta serie 'anime' concluyo que nos hayamos ante un clásico instantáneo del género de la animación.

Los títulos de crédito iniciales pueden ofrecer una impresión equivocada sobre su contenido, esto no es un producto diseñado para todas las edades y, con seguridad, tampoco para todos los públicos.

Una joven diseñadora denuncia haber sido atacada por la noche y en la calle por un niño con patines y un bate dorado. A partir de entonces se suceden los ataques con la particularidad de que, tras ellos, las víctimas parecen liberarse de sus problemas.

La trama comienza como un 'psycho-thriller' convencional en el que un par de agentes de policía siguen la pista del agresor, pero pronto se decanta por profundizar en las torturadas vidas de una larga lista de personajes que, tarde o temprano, recibirán la visita del 'chico del bate'.

La psicosis se extiende entre la población, diluyéndose los límites entre realidad y fantasía, como en el cine de David Lynch; de hecho, al igual que en 'Carretera de perdida', la fuga psicogénica y el concepto de 'Doppelgänger' (vocablo alemán para definir el doble fantasmagórico de una persona viva) tienen mucho que ver en todo esto.

Satoshi Kon logra tejer una atmósfera lúgubre, y por momentos insana, gracias a una ilustración de estilo variable, un inteligente uso de su estupenda música y una historia enmarañada que exige un esfuerzo extra de atención (sucesivamente recibimos pistas que permiten atisbar un mensaje de trascendencia sociológica)

Uno de lo más profundos y espectaculares trabajos de animación que he presenciado. Espero que esteis de acuerdo y que lo disfruteis.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Adictiva joya surrealista.
Verdadera crítica en Spoiler porque es en realidad una crítica de cada capítulo (o grupo de capítulos).
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Fantasmas de la abstracción
Lo bueno y lo malo del escapismo surrealista. Una de las cosas que más fortaleció a la corriente de Dalí fue hacer consistentes fantasmagorías de la psique humana exponiéndolas en cuadros, en literatura...en cine y en series. Una de las causas de la caída del surrealismo fue no saber ponerle un freno a la lava inconsciente que emergía sin control. En su último período, el surrealismo se limitó a hacer fórmulas,construyó su estilo y lo reprodujo como un fast food barato. Ya no quedaban fantasmas vivos por plasmar, tan solo enajenaciones bajo el pseudonombre de "arte surrealista".

Curiosamente, toda obra que se perfila como surrealista correrá estos riesgos: el arma del doble filo, ese que te advierte la diferencia entre un buen símbolo y una diarrea de imágenes abstractas. Paranoia agent parece seguir esa extraña lógica de la corriente. Inicia con una fuerza inusitada y explota en su máxima fuerza en sus capítulos intermedios. Luego se va diluyendo en surrealismo barato hasta lograr cerrar el sentido en su episodio final. Pero eso no quita que en algún momento el espectador haya sentido esa tramposa ley del "todo vale a la hora de generar imágenes extrañas".

Existe también una cuestión de naturaleza estructural: si bien existe una investigación y puntos de contacto entre personajes, por momentos daba la sensación de que Paranoia agent había dejado de ser una serie con columna vertebral típica para pasar a ser una serie de episodios "islas". O sea, independientes y fácilmente extraíbles del concepto final. Luego de ver pasar por tu retina a más de cinco personajes, cada cual con su propio rollo, ver a un sexto o a un décimo ya no hacía la diferencia. Con o sin símbolos ya te dabas cuenta lo que la serie quería decir. Para ese entonces ya solo se trataba de repetir una fórmula inventando más y más casos que simbolizaran lo mismo.

Conceptualmente, eso sí, la serie es para sacarse el sombrero. Cada personaje, un mundo con fantasmas similares ligados a la presión social y a la identidad. El chico del Bate siempre será bienvenido...si viene a destruir nuestros miedos, no a fomentarlos más. Pero eso depende del que padece, no de sus fantasmas.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
No huyas de los problemas
Con solo ver un par de capítulos uno puede ver que la mayor influencia de Satoshi Kon es David Lynch. Comparte con él esa particular visión del mundo onírico; en "Paranoia Agent" asistimos a un retrato lúcido de la sociedad japonesa, y por ende de las sociedades contemporáneas, y de los males que la acaecen, pero todo aderezado con hechos surrealistas, que se escapan de la realidad, ya sea en forma de sueños, visiones o exageraciones de la misma. Y es que ese es uno de sus puntos fuertes, pero a la vez uno de sus fallos, en mi opinión. Todas esas manifestaciones fantasiosas, oníricas y surrealistas ayudan a dotar de misticismo al conjunto o sirven de metáfora de algo, pero a veces son exageradas en exceso, como el capítulo donde toda la trama es contada a través de un videojuego, con los protagonistas jugándolo y todo. En ese sentido creo que las "paranoias" se pasan de rosca, restándole en ocasiones seriedad al conjunto, porqué de lo que se nos habla en esta serie es de temas muy espinosos. Habla sobre la alineación que sufren muchas personas, de cómo nos dejamos llevar por los medios de comunicación, que nos manipulan como quieren, de lo estresante que es nuestra vida, de cómo un día podemos ser los mejores y al otro ser rechazados por todo el mundo, de las crisis de identidad e incluso de la pederastia. Toca muchos temas, y todos bien desarrollados. Pero el tema de fondo, el que guía toda la serie, gira alrededor de lo perjudicial que puede ser escapar de los problemas, de enterrarlos en lo más hondo de nuestro interior. De lo fácil que es huir de nuestros demonios interiores y de lo difícil que es enfrentarse a ellos.

A partir de aquí hay spoilers.

El chico del bate solo ataca a personas que tienen problemas, que están acorraladas y necesitan liberarse. Es una vía de escape. A lo largo de los 13 capítulos vemos como la influencia del chico del bate se va expandiendo cada vez más. Todo empieza con el flashback de cuando fue creado (al final vemos que por Sagi, la primera víctima); entonces solo era una sombra con el objetivo de eludir una realidad muy concreta, que era evitar tener que contarle a su padre que fue ella y no un desconocido el que provocó la muerte de su perro. Cuando Sagi vuelve a estar entre las cuerdas años más tarde, el chico del bate vuelve a aparecer y durante los primeros capítulos se dedica a liberar a personas puntuales. Después adopta una forma que se dedica a atacar a colectivos enteros y luego se convierte en una masa gigantesca que ataca a todos los habitantes de la ciudad, como metáfora de un mal endémico que sacude a la sociedad. El mensaje, que se va desentrañando poco a poco, nos enseña que los demonios interiores deben combatirse, nunca enterrarlos, porque pueden volver y metértela doblada. Y ese es el simbolismo del último capítulo, que si los omitimos, acaban por magnificarse y perjudicarnos, tanto a nosotros como a los demás que nos rodean.

Desde el punto de vista más técnico, goza de una animación muy cuidada. Si exceptuamos el capítulo del videojuego, que parece deliberadamente tosco y simplucho, los movimientos son fluidos, para nada estáticos, y de gran calidad. El dibujo tiene estilo propio; no parece uno de esos mangas o animes sacados de manuales "Cómo dibujar manga" que parece que usan algunos dibujantes. El opening está muy bien, en la línea de la serie: desconcertante y a la vez un poco perturbador. Os lo dejo a continuación. Está cantado por el gran Susumu Hirasawa, que también canta el tema de apertura de las grandiosas películas de "Berserk".

En fin, un anime altamente recomendable. Tiene muchos puntos fuertes, como el mensaje de fondo sobre huir o enfrentarse a los problemas, los múltiples retratos de la sociedad actual, la forma en como está planteado todo, con ese toque tan lynchiano, y una animación más que notable. Quizás la lastre alguna que otra paranoia excesivamente desconcertante, pero nada que interrumpa una muy buena experiencia.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo