arrow
5
Intensifica tu experiencia
Bien, voy a tratar de ser todo lo objetivo que pueda.

El "get down" al que se refiere el título de la serie es terminología de los DJ: se trata de las partes más intensas, potentes o bailables de una canción, que los DJ se encargaban de aislar y repetir una y otra vez, prescindiendo de las otras partes: los estribillos, puentes, etc. (que literalmente se consideran "mierda", "relleno", "basura", "rollazo", como hace Grandmaster Flash en la serie). Es una práctica musical literalmente revolucionaria, pues se pasa por el arco del triunfo miles de años de composición musical (y artística en general) que recomendaba equilibrar las partes altas y bajas de la pieza (¿recuerdan "Alta Fidelidad", cuando Rob Gordon decía que para crear una cinta hay que seguir reglas como no mantener la intensidad en todo momento? Pues eso). El rap y el hip-hop se basan en este simple principio: tomar un ritmo o un sampler, repetirlo hasta la saciedad y rapear encima. Si han ido a un concierto de rap sabrán lo que les digo: durante una hora y media cientos de brazos se mueven al unísono. Todo el rato, de forma machacona, siempre arriba, alto en intensidad.

Sin duda, una de las claves del éxito mundial del hip hop tiene que ver con lo bien que encaja esta búsqueda del get down con la cultura contemporánea: la búsqueda perpetua de experiencias y sensaciones fuertes, de estar arriba todo el tiempo, no aburrirse, no rutinizarse... ¿Me seguís? Desde luego lo encontramos en muchos productos culturales centrales de nuestro tiempo: el videojuego, el videoclip, la publicidad... Y en el cine, tiene también sus defensores. Entre finales de los 90 y principios de los noughties surgieron una serie de directores que son al cine lo que el hip hop a la música: ruidosos, postmodernos, intensos, de ritmo infatigable y montajes que no te dejan ni respirar. Danny Boyle, Guy Ritchie, el primer Aronofsky, y por encima de todos Baz Luhrmann.

Así pues era natural que un cineasta como Luhrmann hiciera una historia como The Get Down: aunque sea un australiano blanquito el hummus cultural del que ha surgido su cine nació en el Bronx a finales de los 70. Y claro, tenía que contarla así, como la ha contado. Todo encaja,

¿Está bien? Pues leyendo comentarios sobre la serie, me he dado cuenta de que se trata de un simple problema de identificación cultural. Hay gente que ama la serie porque ama la cultura hip hop y, no por casualidad, ama el cine de Luhrmann. Y estamos otros que, por el contrario, aborrecemos el cine de Luhrmann (un director capaz de hacer que Shakespeare y Scott Fitzgerald parezcan vulgares) y que desde luego no comulgamos con esa búsqueda de intensidad permanente, y que en consecuencia no hemos disfrutado tanto esta "The Get Down".

Para terminar de ser completamente objetivos. Puntos fuertes: una ambientación bastante decente que consigue transportarte a la época (si uno deja de lado las hollywoodiadas típicas, como el hecho de que gente que se supone más pobre que una rata tenga un fondo de armario mayor que el de Imelda Marcos), una historia prometedora, un casting potente. Y está bien como refleja la dura realidad de las calles, como una mínima diferencia puede marcar la trayectoria de un chaval del guetto, hundirle en una vida de mierda o sacarle de allí.

Puntos débiles: su contextualización deja bastante que desear, sabemos muy poco de por qué la situación de NY a finales de los 70 era así, ni traza la filiación del rap con otros estilos musicales salvo con el disco, ni explica que ciertas cosas como la práctica del rimado no aparecieron de la nada, sino que tiene una larga tradición en la cultura urbana afroamericana (podemos encontrar "rapeos" en blues y estandards de jazz bastante anteriores). La historia, por otro lado, no deja de ser un típico cuento de hadas hollywood style, lo que no debería sorprendernos porque es lo que siempre hace Luhrmann: bajo tanto ruido nada más que historias más simples que el mecanismo de un chupete.

Y hasta aquí llego. Yo he tratado de ser objetivo y razonar mi nota. Ahora está en tu mano decidir si la ves o no.
[Leer más +]
33 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Oda a la nostalgia
La serie refleja los excesos de la época en cada uno de sus elementos. Personajes que pueden darse el lujo de ser clichés, lo hacen descaradamente: y nos encanta. El misterio del sensei Flash, los mitos urbanos en cada uno de sus personajes, los matones guardianes de Annie, los mafiosos, los políticos. Todos le sacan el jugo a sus personajes, sin llegar en ningún momento a aburrir o sobrepasarse.

Lejos, lo mejor de todo, es el estilo visual y musical. Bellísimo, sonoro, abrumante, colores fuertes, los grandes títulos poéticos; son los mensajes en cada uno de los vagones oxidados los que nos recuerdan la fuerza que tenían sus creadores, tratando de brillar con una pobre lata de pintura.
[Leer más +]
14 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Excelente
Me gusta todo de esta serie, me entusiasma desde su episodio piloto con un Baz Luhrmann sublime. Tiene una forma única de contarlo y expresarlo. Su música maravillosa, mezcla el sentir, el comienzo del rap, la musica disco, el soul y lo hace de una forma excepcional. Grandes personajes, gran historia, gran ambientación, musica que se siente, se disfruta. Una de las mejores del momento, la recomiendo. Un placer.
[Leer más +]
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Set me free
Sin haber visto aún la obra más aclamada de Baz Luhrmann ('Moulin Rouge'), mi primer y único contacto ante la fecha con el director había sido 'El gran Gatsby', una obra que me pareció muy potente en su vestuario y en lo visual, aunque no le pegaba tanta saturación que parecía un exceso de filtros de Instagram. Entre que él es el creador (y guionista del piloto) de la serie, que no soy superfan del hip hop, que ha sido estrenada sin mucho ruido y que la temática está un poco gastada, no me he puesto con ella con gran entusiasmo, pero el trailer pintaba bien y Netflix es casi siempre una puesta segura. Por suerte lo he hecho. Y es que, aunque seguramente pasará desapercibida ahora mismo eclipsada por el fenómeno fan de 'Stranger Things', estamos ante posiblemente la serie más ambiciosa (y si no he leído mal, la más cara) de la cadena hasta el momento. Y lo que es más importante, una auténtica joya.

Barrios difíciles, minorías, drogas, música etc es un cóctel usado ya muchas veces, en general con acierto pero podría como decía antes parecer ya muy explotado. De nuevo, funciona a la perfección. ¿Qué ofrece la serie que en medio de tanta oferta televisiva haga interesante echarle un vistazo? ¿Con qué series o película las podríamos comparar?

Empezando por lo segundo, aunque dicen que las comparaciones son odiosas, la serie recuerda en primer lugar a 'Glee' y su lado más puramente juvenil y musical, así como romántico. Evidentemente mucho menos idílico por su localización y circunstancias. Por otro, a la reciente 'Straight Outta Compton' y pudiéndola calificar como su "origen", ya que el derrotero de la historia es similar (aunque ficción) y tira hacia las primeras semillas del movimiento hip hop, las batallas de grupos y la unión del dj + letrista como clave del estilo, resultando por momentos un tutorial para el espectador al que se le escapan algunos conceptos y haciéndolo más interesante y ameno para los no iniciados y apasionante para los fans. Los protagonistas son un grupo de adolescentes que quieren salir del barrio, cumplir sus sueños y en el proceso, salpicarse lo menos posible de las drogas, pandillas y conflictos que les rodean. Recuerda a muchas obras, pero en especial, quizá por más reciente, a la notable 'Dope', con la que además comparte uno de sus protagonistas, Shameik Moore. Y por último y más importante, en medio de todo ese popurrí musical y social, a 'The Get Down' se le ven las maneras de (ojo, palabras mayores) 'The Wire'. Cocinada a fuego lento, con un notable reparto coral, abarca casi todos los palos que llevan a que el Bronx esté como esté: pandillas, narcotraficantes, política, prensa, religión...; una olla a presión que acabará explotando en la 2ª parte de la 1ª temporada. Y es que creo que es la primera serie con la que Netflix estrena formato de dar media temporada en su estreno y guardarse lanzar la otra media de golpe en unos meses. Tocará esperar a 2017 para ver como continúa y te deja con muchas ganas de ello.

No quiero terminar la reseña sin resaltar su arranque y el arranque de cada episodio con un protagonista al que ya vemos triunfador sobre un escenario y que nos cuenta la historia a modo de rap-flashback, todo su aspecto visual, que por suerte no queda fuera de lugar ni parece, como decía al principio hablando de 'El gran Gatsby', un compendio de filtros de Instagram, todo su cuidado apartado musical que es una absoluta delicia, te guste o no el hip hop y la música disco (que son los protagonistas, más allá de alguna pequeña mención al punk), su gran equilibrio entre los momentos de diversión y su dramatismo, su guión y ya no sus rimas, si no sus letras, teniendo momentos emotivos. No vas a poder parar de bailar y seguramente coincidas conmigo en que 'Set me free' va a ser un hit más allá de la serie. O al menos debería.
[Leer más +]
11 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
You know that’s The Get Down
¿Netflix se ha propuesto sacar un pedazo de serie cada mes?...
Por si no fuese suficiente con Stranger Things, va y saca esta maravilla musical ambientada en el Bronx de finales de los 70 que, a grandes rasgos, cuenta cómo en una época dominada por la música disco se originó el hip hop como movimiento artístico y cultural.
Solo el primer "capítulo" de 1 hora y media de duración dirigido por Baz Luhrmann (con su inconfundible estilo visual) es mejor que la mayoría de películas que salen últimamente... y sin duda, de lo mejor que ha hecho este director, que tan bien sabe mezclar el drama, la música y las historias de amor. Y por si fuese poco, incluye guiños a Star Wars (la historia arranca precisamente el día del estreno en 1977) ¿qué más se puede pedir?

Ya sabéis, si os gusta la música, no os perdáis The Get Down.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Crítica de "The Get Down"
Crítica de la mid-season de la primera temporada compuesta por 6 episodios (faltan otros 6 que los estrenarán en el 2017).

Drama que nos cuenta la vida de unos jóvenes del Bronx que son unos putos artistas. Si te gustan las películas en las que cantan y bailan pues prepárate porque esto va a ser lo mejor que has visto, vemos como surge un nuevo movimiento de arte urbano en los que surge el GET DOWN. La serie está cargada de historia, con una gran definición de los personajes, con una música más que excelente, nos introducen en cada capítulo durante un concierto en el presente en el que se rapea la historia que está pasando durante el capítulo, efectos de sonido que nos recuerdan a las películas de Kung-Fu gracias al personaje Shaolin Fantastic y recuerdos de la cultura pop con el estreno de Star Wars, la pareja protagonista es perfecta pero Mylene es puro amor. Dadle al play y no perdáis el tiempo.

https://juantfilms.com/2016/09/06/the-get-down-1o-temporada/
[Leer más +]
3 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Dinamismo a base de funk
Entretenidísima serie que narra los comienzos del hip hop en Estados Unidos, entrelazando historias de amor, de familia, de bandas y de amistad. Lo mejor, la cuidada fotografía , la banda sonora , el ritmo, la escenografía y el vestuario. Lo peor, podíamos decir que es un poco Disney , tiene un toque infantil. Altamente recomendable para los amantes de este tipo de música y de las series juveniles.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
the get down
Espectacular superproducción para ser una serie de televisiva.
Los 6 primeros capítulos , son brillantes y consiguen contagiar el espíritu de aquel Bronx de finales de los 70.El ritmo de la calle , la evolución de su musica y todos sus problemas sociopoliticos están ahí , en un guion lleno de matices y personajes acertados para redondear una buena trama que te lleva a recordar el buen cine de los primeros ochenta..
La segunda parte , en mi opinión , baja demasiados enteros y abundan clichés que en la primera parte estaban articulados con mayor gracia .Aun así, una serie por encima de la media , sobre todo la pareja protagonista masculina , shaolin y ezkiel, verdaderos alma mater de aquellos primeros pasos del hip hop de cuyos inicios están muy bien explicados .La BSO e, mitad disco mitad hip hop es una pasada!!
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Verguenza rapera
Me encanta la decada de los 70 en general y la musica negra de entonces casi lo que más y tenía muchas esperanzas de que esta fuera la "Vinyl" en color chocolate pero que va, que va, una comedieta de gente mona con dientes blancos jugando a cenicientas en , nada menos que el south bronx. Patético, hay apuntes de algo bueno pero está todo desvaído y edulcorado a niveles de pelicula ochentera tipo aquella de Madonna en que llegaba a una disco y le daba un casete al dj y cuando la ponía todo el público saltaba a la pista gritando como puestos de speed, un bodrio.
[Leer más +]
7 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La Conquista de lo Nuestro
Un rapero narra pedazos de su vida en un escenario.
Las calles de la Nueva York que le vio nacer le observan, las gentes del público le aclaman y jalean. Canta y rima con fiereza y pasión, pero pocos saben que lo que narra lo hace desde el corazón.
Un vagón pasa, el último metro al Bronx se escapa, y la ambientación de los 70 nos atrapa.

'The Get Down', como toda la obra de Baz Luhrmann, tiene un encanto difícil de clasificar.
Todo transpira el más puro sentido de la maravilla. O, aunque no lo haga, mantiene la promesa de que el sol no tardará en brillar.
Hasta los momentos más cínicos, más tristes o desesperanzadores guardan el aire de una tragedia clásica que aún sabemos debe reequilibrarse.
La sensación continua entonces es la de un inmenso teatro musical, al que hemos sido invitados con todo el espectáculo posible, y donde veremos una de esas historias más grandes que la vida que nos reconciliaran con el mundo.

Dicha historia viene, en este caso, de unos perdidos y solos jóvenes, buscando hacer sobresalir su voz entre grandes gurús musicales y aún más grandes guardianes de la virtud (sin que en ningún momento nos queden claras las diferencias entre ambos, quizá no las haya), en una Nueva York que con imágenes de archivo se asoma, deseando dotar de verdad sus pequeños dramas.
Ezequiel quiere hacer valer su talento con las rimas, pero carece del valor para enseñarlas.
Mylene quiere poner su voz en los cielos, pero su padre le ha enseñado que ese solo es el lugar de Dios.
Y Shaolin Fantastic busca la redención de un ritmo que le saque de su vida, una de la que presume pero que parece más bien obligado a aceptar.

Todos ellos buscan su voz, pero su problema es estar voluntariamente atrapados en las voces ajenas equivocadas.
Cantan, corren, bailan y se desloman, pero no tiene ningún sentido porque habitan bajo la sombra de gigantes que disfrutan pisoteándolos. El primer capítulo, una improbable película que podría haber venido firmada por el propio Luhrmann, mantiene esa ilusión de que mejor tener nuestro pequeño hueco sobre el que construir ilusión, aunque sólo estemos sonriendo porque el show debe continuar.
Pero entonces luego vienen los desplantes, las salidas de tono. Como si fuera una cadena continua, frágil pero enlazada, Ezequiel, Mylene y amigos comunes empiezan a escalar, cada uno con el apoyo del otro, aunque no se hablen o aunque se peleen.
La vida para todos ellos no es fácil, pero una verdad absoluta es que juntos son más.

El simple apoyo se transforma en cariño, puede que en amistad, a lo mejor en amor. Y las canciones dejan de ser vagos intentos de subirse a los hombros de gigantes para expresar sentimientos, luchas, decepciones y sueños. La música, utilizada de esa manera, difícilmente sonará bajo.
El aprendizaje no es fácil: nos queda claro viendo a Shaolin rubricando con sudor su mesa de DJ, o viendo a Mylene desafiar la santidad de su padre con su exuberante físico. Pero llega el día en que, más que luchar, parece que están disfrutando.

De las cenizas de un barrio deprimido, de unos adultos encadenados a sus obligaciones, surge una llama joven que arrasa con sus canciones.
Esto es el Get Down, y esta su historia. Escucha su ritmo, para que pasado el tiempo puedas apreciar la poesía que late debajo.
Es una forjada en la verdad, en el esfuerzo y las ilusiones. Una que se ha desligado del poder fácil y ha crecido imparable hasta cambiar la vida de los que la crean.

La clave era conseguir una música que hablara de ellos, que no pertenezca a otros, gritando alto y claro que están ahí.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
la cancelación de la serie lo estropea todo
La serie empieza increíble y engancha. Es original y sigue el nuevo rollo de Netflix de sacar series con temáticas diferentes. Lamentablemente Baz se salió del presupuesto de manera exagerada y hubo que cancelar la continuación de la serie. Por lo tanto la segunda temporada fue una aceleración de los sucesos que dejan lagunas enormes y una decepción tremenda en el espectador. Pintaba muy prometedor y de no haber anunciado su cancelación para la tercera temporada yo creo que habría sido una serie de diez, pero aparentemente no enganchó al público como lo hizo a mi
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
10
De lo mejor.
Una de las mejores series musicales de la última década. Buen guión aunado con un contexto fiel, que junto con magníficas intepretaciones la convierten en una imprescindible. Maldito mercado que ha hecho que, segunda parte y no más. Una verdadera pena.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
9
No sólo Hip-Hop
Una de las mejores series que he visto en los últimos años. Los personajes están muy bien tratados y francamente no hay ninguno que sea ni excesivamente plano ni sobreactuado.

Por fin una serie musical, que trata el surgimiento del movimiento Hip-Hop desde lo mas profundo del barrio del Bronx.

Es una pena que fuera cancelada y que los acontecimientos se aceleren en la segunda parte pero acaba como debe acabar desde mi punto de vista.

Dentro del tema musical, las canciones que aparecen son de lo mejor del Disco y del proto-Hip-Hop de la época, también se muestra el funcionamiento del mercado musical, estrellas, productores, gerentes, y todo lo que rodea al negocio de la música. Aparecen los tres padres del Hip-Hop, cosa que en mi vida me imaginaría ver en una pantalla. Cambien la labor de un Dj, los Mcs, y cosas como la simple búsqueda de un disco y el trabajo que hay detrás de los platos y de los micrófonos que es algo digno de ser contado y esta serie lo refleja muy bien.

También el tema de darlo todo por la música dejando todo lo demás aparte, de luchar por ella cueste lo que cueste.

Música aparte, trata sobre la idea o mas bien necesidad de salir de tu lugar de confort, de escapar, de huir, pero no siempre es fácil huir de lo que eres o de luchar por lo que realmente quieres ser. Es más, puede que tus sueños te obliguen a elegir en más de una ocasión y no siempre por lo mejor para los tuyos.

La serie, como la vida, está basada en decisiones.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
6
The Get Down. Sólo mola la estética (si te gusta)
-Con esta serie tengo la impresión de que se sentaron los directivos de Netflix y dijeron: ” ¡Que coño, vamos a hacer una serie que mole!”. Pero el resultado es una especie de West Side Story del rap en la que se han gastado un dineral (unos 180 millones de dólares) y que es también un derroche de estética.

-La acción que se desarrolla (más allá de documentarnos la historia del hip hop y el rap) no tiene ningún interés y solamente continúas viendo la serie para disfrutar (si te gusta la temática) de la música, la ambientación, la historia del Bronx y la ropa.

-Una ruina para Netflix, un disfrute visual para el espectador interesado

Soy elbuscadordeseries.wordpress.com
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
6
The Get Down, una serie musical, que no es un "musical"
“The Get Down” es una serie de Baz Luhrmann para la televisión de Netflix, y una mal denominada serie musical, donde se le da este calificativo por centrarse en la música, pero está muy lejos de ser un musical al uso en serie, como lo fue “Fame” o la maravillosa “Smash”.

Básicamente trata de contarnos el desarrollo que tuvieron, desde los 70, los ritmos del Rap, Hip-Hop y la Música Disco, junto a Djs y los movimientos urbanos de grafittis en la ciudad de Nueva York, que intentaba desarrollar una nueva cultura desde el Bronx.

Los djs empezaban a pinchar en tugurios sus mezclas con lo que denominaban el “get down” que básicamente es la parte instrumental o base rítmica que contenían los discos editados del momento; y que junto a un speaker que crea las letras al momento fue la forma en que nació el Rap actual.

Netflix ha adelantado los 6 primeros episodios de un total de 12, que vienen de la mano del director de Moulin Rouge Baz Luhrmann y que por lo que he visto al documentarme parece ser que casi le cuesta la ruina a la Plataforma, al sobrepasar en mucho su presupuesto inicial. Creo que por eso ha adelantado estos capítulos para intentar rentabilizar algo, pero ya te adelanto que te dejan sin saber si seguir o no viéndolos.

La historia es lenta y no sucede mucho más que una serie corriente hasta el 5 capitulo (de 6) y la mal llamada parte musical se limita a un tema inicial de cabecera y otro de salida, sin nada que destacar,, algunas partes de hip-hop y rap, que tampoco me dicen nada y solo destaca musicalmente todo aquello que sale de la boca de Mylene Cruz (Herizen F.Guardiola), y lamentablemente, tampoco escucharas un temazo hasta ese capítulo con “Set me Free”; por todo ello no es suficiente para encuadrarla en las series musicales, al menos lo que llevamos visto hasta ahora.

En cuanto a interpretación también destaca el papel de Ezequiel (Justice Smith) que es junto a Mylene el ying y el yang de esta historia; “Papa Fuerte” magnífico Jimmy Smits como defensor del Bronx, y los demás actores, aun con nombres propios como Jaden Smith o Giancarlo Esposito, no aportan mucho en ninguno de sus papeles.

Después de coincidir viendo series como “Empire”,” Luke Cage” y ahora “The Get Down”, la verdad es que satura un poco todo la filosofía blancos-negros, porque sin quitar que efectivamente existen diferencias y maltratos raciales en muchos sitios que condeno totalmente, este tipo de cosas solo acentúan el racismo tan constante que también mantiene la comunidad negra con el resto del mundo.

The Get Down queda también muy distante de otras series originales de Netflix y que han sido grandes éxitos para ella como “Sense8” o la más destacada de este año “Stranger Things”, que si no has visto, deberías ver mucho antes que esta.

Queda saber el devenir de la misma en la segunda entrega que está pendiente y que puede rematar del todo lo que ya tenemos o levantarla de sus cenizas, ya que dejo un buen capítulo 6 al final que, después de un lento y forzado desarrollo, es el único que merece la pena de esta serie.
[Leer más +]
1 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo