arrow

Big Fish (2003)

Sinopsis
William Bloom (Billy Crudup) no tiene muy buena relación con su padre (Albert Finney), pero tras enterarse de que padece una enfermedad terminal, regresa a su hogar para estar a su lado en sus últimos momentos. Una vez más, William se verá obligado a escucharlo mientras cuenta las interminables historias de su juventud. Pero, en esta ocasión, tratará de averiguar cosas que le permitan conocer mejor a su padre, aunque para ello tendrá que separar claramente realidad y fantasía, elementos que aparecen siempre mezclados en los relatos de su progenitor. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Big Fish
Duración
126 min.
Guion
John August (Novela: Daniel Wallace)
Música
Danny Elfman
Fotografía
Philippe Rousselot
Productora
Columbia Pictures
Género
Drama Fantástico Aventuras Familia Realismo mágico Años 80
7
El extraño recuerdo de la bayoneta que nunca existió.
A mi abuelo le hicieron una enorme herida en la cara interna del muslo que le llegaba a la rodilla y que casi le cuesta la pierna. Con una bayoneta. O eso me contó de niño.

Recuerdo un baño, sus enormes calzones blancos, una camiseta interior de tirantes y su cuerpo exangüe y delgado… Levantó la pierna y ahí estaba, sin borrarse cuarenta años después, una profunda grieta que parecía succionar la piel que la recubría como un agujero negro. Una herida que se marcó en mi cerebro de seis años con el esplendor de los recuerdos infantiles.

Años más tarde, ya adolescente, volví a preguntarle a propósito de aquella lesión que tanto me había fascinado y aterrorizado de pequeño. Me respondió que no, que me contaba aquellas historias porque era lo que un niño quiere oír; que la cicatriz se la hizo de otro modo.

Hoy por hoy no recuerdo ese otro motivo que me explicó mi abuelo, y tampoco está ya él para refrescarme la memoria. Ni siquiera recuerdo si hablamos mucho o poco sobre el tema, ni dónde. Yo con unos quince años; él, sesenta más.

Desconozco hasta qué punto esa historia que de niño me contaron es real; tengo dudas, realmente, de qué es la realidad (lo que experimentas, lo que te llega a través de los sentidos que dominas, lo que intuimos o lo que soñamos)... Pero hay una cosa de la que no tengo duda alguna…

Que a mi abuelo le clavaron una bayoneta en la guerra. Y que ni siquiera él fue capaz de convencerme de lo contrario.
[Leer más +]
511 de 578 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Precioso mundo el del Gran Pescado
Lo fascinante de los trucos de magia, reside en lo que el mago oculta y no en lo que nos enseña; en el misterio. La enigmática vida de Edward Bloom es un gran truco de magia que su hijo se empeña en desvelar.

La realidad es un hecho, está ahí siempre, pero...¿quién puede ofrecer en su lugar un fantástico cuento de brujas, siamesas, funambulistas y mágicas hazañas? ¿cuántos serían capaz de crear el cuento de su vida? Decorado todo ello con una banda sonora rutilante que aporta tono, vida y fuerza a las escenas.

Y eso es sólo la superficie, porque para los amantes de la simbología Big Fish es una mina de oro. Entre las escamas del gran pescado se esconden algunos valores olvidados que nos recuerdan a las personas que todos soñábamos y soñamos ser un día no lejano, o al menos antes de que el cuento acabe: perseverancia, inocencia y lo más importante de todo, el amor. La perseverancia se hace sitio en la resistencia de Edward a darse por vencido ante todo lo que comienza; la inocencia y la infancia se personifican en el pueblo de Spectro, refugio de las responsabilidades adultas y que nadie desea abandonar; el amor y lo que cuesta encontrarlo, utilizando como metáfora el trabajo que Edward consigue en un circo cuya única remuneración es la información necesaria para encontrar a la mujer con la que sueña casarse.

Lo más especial de esta película es sin duda el significado que cada uno obtenga de ella, y lo que le represente. A unos les recordará a su abuelo, a otros a su tío y a mí a mi padre, que en el fondo siempre fue un poco Edward a su manera. A veces no nos percatamos de la auténtica importancia que tiene esa persona en nuestra vida hasta que se marcha.

A mí Big Fish me ha enseñado que fantasía es todo y fantasía es nada. Y el mundo es más bonito cuando se colorea un poco. Descubran por qué ese chiste les hizo gracia la primera vez que lo escucharon.
[Leer más +]
170 de 180 usuarios han encontrado esta crítica útil
2 174
Películas aparentemente normales que tienen algo especial para mí
4 561
Mis 10 películas favoritas del 2003 (por orden)
Ver más