arrow

Único testigo (1985)

Sinopsis
En su primer viaje a Philadelphia, Samuel Lap (Lukas Haas), un niño de una comunidad amish, presencia por casualidad el brutal asesinato de un hombre. John Book (Harrison Ford) será el policía encargado de protegerles, a él y a su madre, de quienes quieren eliminar al niño sea como sea. Cuando Book se entera de que el asesinato está relacionado con una trama de corrupción en el seno de la policía, decide refugiarse en el poblado amish. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Witness
Duración
112 min.
Guion
William Kelley, Pamela Wallace, Earl W. Wallace
Música
Maurice Jarre
Fotografía
John Seale
Productora
Paramount Pictures / Edward S. Feldman Production
Género
Intriga Thriller Drama Romance Drama romántico Policíaco Amish Vida rural (Norteamérica)
"Los usuales códigos estéticos del director dotan a la película de una gran elegancia formal, sin desvirtuar sus cualidades narrativas"
[Diario El País]
"Excelente thriller que diserta acerca del conflicto de las identidades culturales"
[Diario El País]
8
Los Amish en la ciudad.
El cine Norteamericano siempre ha sido proclive a mostrarnos: la forma de vivir, las costumbres, los hábitos, etc., de las minorías religiosas que residen en su amplia geografía, así hemos podido ver las interioridades de pueblos como, Sionistas, Amish, Mormones, y en menor medida de otros grupos quizás más desconocidos como los Sintoístas, Adventistas y otros muchos más que por aquellas tierras residen. De ésta manera hemos podido entrar en las vidas de muchos de éstos grupos, pudiendo visionar aspectos de su vida, que sino hubiera sido por el cine, jamás hubiéramos podido conocer, y una de las mejores muestras de ello es la película “Único testigo”.

En “Único testigo”, excelente película del director australiano Peter Weir, nos adentramos en el mundo de los Amish a través de un estupendo guión de Earl W. Wallace y William Kelley (consiguió el oscar con todo merecimiento). La película es un thriller con mayúsculas, de intachable manufactura, y que desarrolla con agudeza y capacidad para la sugestión, una temática que trata sobre la corrupción policial.

Weir consigue algo tan complicado como imbuirnos de los ítems de este grupo menonita, y lo logra gracias a una escenografía exquisita, llena de pequeños detalles, ya desde el dialecto alemán, llamado Swiss, el código de su vestimenta, sus construcciones, los medios de transporte, las jerarquías familiares, sociales y sexuales, así como los referidos a la educación, a la sanidad. Y todo ello porqué en un determinado día un muchacho Amish, de visita con su madre y abuelo a la ciudad de Filadelfia contempla estupefacto un asesinato, convirtiéndose en el único testigo del mencionado hecho, y dando entrada a un estupendo Harrison Ford, en un papel hecho a su medida, como ese personaje atrapado entre dos mundos, y del que Peter Weir con su dirección sabe extraer lo mejor de dicho actor, en una de sus mejores interpretaciones. Mención especial para la fotografía de John Seale y la música de Maurice Jarre, sin olvidar el perfecto trabajo de Lukas Haas y Kelly McGillis.

Qué grande es el cine, bien realizado, que nos permite entrar en un mundo muy cerrado, a través de un guión perfecto, de unas buenas interpretaciones y en definitiva de una inmejorable dirección.
[Leer más +]
53 de 57 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Un testigo raro, raro, raro...
El director Peter Weir acertó de pleno con la historia y con Harrison Ford para llevar a cabo uno de sus mejores films en los que supo aunar el drama con algo de acción para llevar a cabo una película plena de acontecimientos desiguales a cualquier otro film del género. No sólo supo captar de manera excepcional la incompatibilidad de entre el pacifismo y el comportamiento social habitual en un mismo entorno rural sino que llevó a cabo un film lineal en el que reparte de manera igual los diferentes actos presentados. Excelente la química entre Ford-McGillis, la manera en la que se exterioriza una amenaza exterior en un entorno completamente aislado del mundo. Weir sabe llevar de manera brillante el cómo es imposible abstraerse de todo aquello que te rodea por mucho que intentes alejarte de ello, el mal es un acto que de por sí espera en el lugar y el momento más inesperado y el policía se lo advierte a toda la comunidad. Book se ve rodeado de un ambiente que le gusta por su humanidad, su compasión y apoyo social pero le disgusta por su linealidad y sumisión a causas que no conducen a nada.
[Leer más +]
43 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil