arrow

La tirisia (2014)

La tirisia
Trailer
6,5
70
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Cheba y Ángeles Miguel quedaron embarazadas del mismo hombre, Silvestre. Silvestre fue el amante de Cheba mientras el marido de ésta trabajaba en el extranjero. También es el padrastro de Ángeles. Ahora ha vuelto el marido de Cheba y, por otra parte, la madre de Ángeles no quiere que esta críe al hijo que ha engendrado Silvestre. Las dos mujeres tienen que decidir qué hacer con las criaturas y enfrentarse de paso a sus propios deseos y necesidades. La película presenta la vida de dos mujeres —y de su círculo de amistades— , en una aldea aislada cuyos habitantes viven todos atrapados, víctimas del olvido y de la tirisia: una enfermedad del alma. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ México México
Título original:
La tirisia
Duración
110 min.
Guion
Jorge Pérez Solano
Música
Rubén Luengas
Fotografía
César Gutiérrez Miranda
Productora
Tirisia Cine / FOPROCINE
Género
Drama Familia Vida rural
8
muy interseante
Me ha gustado este áspero drama rural con historias de abandonos y tristezas que apagan el espíritu. Lo más duro lo soportan las mujeres.
Una sociedad pobre y machista es un infierno para las mujeres, que a menudo se quedan embarazadas de hijos que no desean.
Historia dura, narrada con dureza, la misma que el paisaje. Necesaria como denuncia.
El paisaje tiene el peso de un personaje más, de hecho la cantidad de cactus de gran altura son como falos que rodean a las pocas mujeres que viven allí.
La sal de las salinas es como un elemento purificador.
Destacar con que sutileza, pero a la vez es una autentica bofetada, como donde no está pasando nada aparentemente, aparece el cura muerto, en otra toma de repente pasa un vehículo militar y se observa que lleva en la parte trasera varios cadáveres y en la campaña del gobernador cuentan los asistentes y como son pocos ni se baja del coche.
Todos esos detalles los suelta como de pasada para que tú saques las consecuencias.
El único personaje divertido es el gay, que habla con todo el mundo.
No es una película fácil de ver. Hay que estar predispuesto.
En palabras del director en la rueda de prensa: “La tirisia es como una enfermedad cuando te abandona el espíritu”. “Es un paso antes de la muerte”.
Por ello utiliza imágenes con viento, polvo, sin sonido. Toda desolación. “La vida en provincias pasa así”.
“Esta historia con todo lo cruel que es, no llega a los niveles que suceden en Méjico”.
Tardó cinco años en rodarla y mientras lo hacía los lugareños le decían: “como sabes tanto de nosotros”.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Cuando vivir, o morir, es indiferente
En una tierra agreste e ingrata en la que los días se amontonan como sacos polvorientos o viejos periódicos ilegibles, los vástagos condenados a sobrevivir son asaltados por la enfermedad del alma, que en algunas zonas de México llaman tirisia.
El padre de la idea y la acción cinematográfica, Jorge Pérez Solano, nos presentó su criatura en la Seminci 2014, con timidez y discreción, cosa que le honra porque, según mi punto de vista, podía presumir de una buena película.

Si no fuera por la aparición de los militares, en varias ocasiones, podríamos perfectamente definir este lugar como definió, hace muchos años Serrat (43 exactamente) a su Pueblo Blanco: "Colgado de un barranco duerme mi pueblo blanco bajo un cielo que, a fuerza de no ver nunca el mar, se olvidó de llorar. Por sus callejas de polvo y piedra por no pasar, ni pasó la guerra. Sólo el olvido camina lento bordeando la cañada donde no crece una flor ni trashuma un pastor.......... Si yo pudiera unirme a un vuelo de palomas, y atravesando lomas dejar mi pueblo atrás, os juro por lo que fui que me iría de aquí... Pero los muertos están en cautiverio y no nos dejan salir del cementerio"

Pues sí, el paisaje es el envoltorio ideal para que estos hijos de Caín se revuelquen en la más amarga de las soledades y mueran años antes de que aparezcan sus nombres en un acta de defunción. Religión, tradición, miedo a lo nuevo y desconocido.... en definitiva: incapacidad para vivir y romper con los convencionalismos, con las culpas y las ataduras de la falsa moralidad.
Poesía necrológica, que no ofende a la visión, más bien todo lo contrario.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil