arrow

Amanecer rojo (2012)

Amanecer rojo
Trailer
3,8
1.663
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Remake de la película homónima dirigida en 1984 por John Milius, con Patrick Swayze en el papel principal. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Red Dawn
Duración
93 min.
Guion
Carl Ellsworth, Jeremy Passmore (Remake: Kevin Reynolds, John Milius)
Música
Ramin Djawadi
Fotografía
Mitchell Amundsen
Productora
Contrafilm / Vincent Newman Entertainment
Género
Acción Bélico Thriller Remake
2
Wolverines! Wolverines! Wolverines!
No sé por qué la película se molesta en plantear un escenario de invasión durante los títulos de crédito si todo es tan inverosímil desde las primeras secuencias. Me explico, se hacen llamar Los Wolverines como el equipo de fútbol americano local… WTF!? Mejor lo expongo con un ejemplo: ¿¡en Madrid nos invaden los norcoreanos, nos vamos a la sierra y nos hacemos llamar Real Madrid y nuestro líder, que resulta que es colchonero (o del Rayo Vallecano), va y nos entrega al enemigo a la mañana siguiente como venganza!? WTF!? Está claro que el deporte disminuye el raciocinio pero también une a las masas…Con discursos del tipo y prototipo la batalla de nuestro cerebro para mantener neuronas está asegurada: «No podemos ir a casa. No podemos seguir huyendo. (¿Qué vamos a hacer?) Yo voy a pelear. Voy a pelear. Es más fácil para mí porque estoy acostumbrado. Pero para ustedes, la decisión es más difícil. No voy a mentirles, la situación es terrible. Es terrible y complicada. Pero cuando peleas en tu hogar, peleas por tu familia, es menos difícil y tiene más sentido. Para ellos, este es un lugar más. Pero para nosotros, es nuestro hogar». Este discurso lo suelta Chris Hemsworth ¿para ver si ganaba un Oscar?, que interpreta a un tiparraco-macho-alfa que no para de empujar a todo el mundo durante todo el metraje. ¡Con ese cuerpo, brazos y tamaño yo también podría, ABUSÓN! Luego los gañanes hacen el entrenamiento para ser rebeldes con causa en una secuencia de montaje en plan “El equipo A” y completamente de coña. Pero para matarnos sueltan LA FRASE en una secuencia tróspida: «¡Sandwichero, llena esta mierda con pan!». Sí, sé que es latino y esas cosas… pero el momento es sangrante de cojons. En realidad, “Red Dawn (Amanecer rojo)” funcionaría a la perfección como segunda parte de “Tropic Thunder, ¡una guerra muy perra!”, por ejemplo, y es que la película de Dan Bradley es toda una señora comedia involuntaria y una de las mejores del 2012 en dicho género.

Para empezar, en el mundo de las redes sociales y la información… este tipo de argumentos, bastante criticados ya en exitosas (e intocables) películas como “El caballero oscuro: La leyenda renace”, suelen hacer agua por los cuatro costados… salvo que las dirija Christopher Nolan, claro. De hecho, “Red Dawn (Amanecer rojo)” es perfecta para trollear a nolanistas y utilizar la obra que adoran como un perfecto FAIL: mira, Thor qué apañado, qué listo y qué héroe de verdad… Si Chris Hemsworth fuera gothamita hubiera recuperado la ciudad con 5 niñatos antes de que Bruce Wayne diera el 2º salto. ¡BIBA “Red Dawn”! ¡BIBA! Aquí se establece un debate entre la revolución del pueblo frente al poder establecido. Una revolución que Nolan silenciaba con la autoridad del miedo ante la explosión de una bomba nuclear, pero que en esta cinta da lo mismo que tengan de rehenes a familia y amigos porque están por encima y son más chulos (y mejores) con frases con olor a aceite de fritanga barato del tipo «Es un buen día para morir, caballeros».

Claramente en esta película se ven reflejadas dos tendencias esquemáticas del pensamiento estadounidense:

1) No les gusta pensar y resolver todo por músculos, virilidad y hombría.

2) A los yanquis les encantan las películas de la resistencia (europea) durante la Segunda Guerra Mundial. Se masturban compulsivamente mientras ven “Esta tierra es mía” de Jean Renoir, por ejemplo.


La gracia (o desgracia) de “Amanecer rojo” (1984), calificada ya en su momento como «delirio paranoico y heroico» y «panfleto profascista», es que aterrizaba durante la Guerra Fría y en tiempos ochenteros. Ahora, esta “Red Dawn” del 2012 puede ser entendida únicamente como una parodia; realmente no hay qué pensar ni por asomo durante sus exaltados entramados e inyectarse esteroides directamente en el cerebro para no revolverse por los suelos en continuados ataques de risa. Lamentablemente la película trata de proponer cierto tono épico entre tintes dramáticos con los conflictos familiares de los hermanos Eckert desparramándose cantidad. En realidad desparrama (neuronas) en todo momento… explosionando el drama y salpicando metralla de comedia involuntaria, creando unos fuegos artificiales de entretenimiento diarréico. Que nadie se detenga a fijarse si Josh Peck y Chris Hemsworth pueden ser hermanos porque tenemos al hijo adoptivo de Tom Cruise… A Connor Cruise, DJ de profesión natural, le ha colocado un padre biológico del color de su piel pero con poderío… que es el alcalde la ciudad. Sencillamente, nada importa: todo acaba a lo “300” en versión The canís meets “Falling Skies” entre gritos llenos de bilis y exaltación patriótica de «Wolverines! Wolverines! Wolverines! Wolverines! Wolverines! Wolverines! Wolverines!» y un final como “28 semanas después”, pero esta vez los zombis llevan la bandera de los EEUU a cuestas. Nada nuevo, en el mundo de los lavados de cerebros… aunque si quiere trollear a nolanistas ésta es su película.
[Leer más +]
28 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Teléfono rojo, ¿volamos hacia Pyongyang?
No he podido evitar echarle un ojo a este remake de lo que ya fue en su tiempo un auténtico delirio paranoide. En 1984, John Milius (el de "Conan, el bárbaro") dirigía "Amanecer Rojo", película que plasma la hipotética invasión de un pequeño pueblo estadounidense por parte de tropas soviéticas y cubanas. Hace unos meses se estrenaba este patriótico pastiche con las mismas bases, sólo que esta vez los invasores son norcoreanos. Una mañana, sin motivo aparente (como sin motivo aparente se rodó este innecesario remake) , Corea del Norte despliega sobre un pueblucho yankie una contundente unidad de paracaidistas que nada más aterrizar se dedican a matar a todo el que se ponga por delante, ejecutar a padres delante de sus hijos y un montón de cosas de malos, porque los norcoreanos son malos y eso lo sabe todo el mundo. En un día se han dedicado a plagar las calles de checkpoints, de banderas de Corea, de propaganda comunista, de mítines, ¡Y HASTA DE SUS CARACTERÍSTICOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN! Hasta uno de los personajes lo dice bien claro en la película: "demonios, ¡esto no tiene ningún sentido!"

Por su parte, un grupo de alumnos del instituto local, liderados por el capitán del equipo de rugby (que ya tiene experiencia, pues estuvo en Irak "imponiendo el orden"), se dedican a poner en jaque al ejército invasor, después de haber pasado una tarde haciendo prácticas de tiro en el bosque ya están más que preparados para lo que les venga encima. Así son los americanos, están hechos de otra pasta. Ah, y también tienen que rescatar, de paso, a la capitana del equipo de animadoras, que ha sido secuestrada por los villanos de ojos rasgados. Total, una jodida ensalada de tiros, explosiones, emotividad a la americana y patriotismo rancio en una película que recupera con nostalgia el heroísmo bélico del cine de los 80, cuando el malo era el vietcong o hablaba con acento ruso, cuando el "pánico rojo" funcionaba a la perfección, pues todavía no había caído el Telón de Acero.

Después de más de una década sirviéndose de los árabes para crear malos de película tras el 11-S, el peligro comunista quizá se vuelva a poner de moda en Hollywood ahora que una pequeña península del Asia Oriental le está plantando cara al imperialismo. Y es que Estados Unidos siempre ha precisado de propaganda barata para justificar sus atrocidades.
[Leer más +]
27 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1