arrow

Un gramo de locura (1954)

6,1
83
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El ventrílocuo Jerry Morgan ha vuelto a fracasar en el amor. La razón: cuando la relación llega al punto de discutir el matrimonio, su muñeco, Clarence, se vuelve celoso. Su prometida, Audrey, le abandona por lo que Jerry golpea a sus dos muñecos, Clarence y Terrence. Papinek, el creador de los muñecos de Morgan, resulta ser un importante espía, y usará a Jerry y a sus muñecos para transportar unos planos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Knock on Wood
Duración
103 min.
Guion
Melvin Frank, Norman Panama
Música
Sylvia Fine
Fotografía
Daniel L. Fapp
Productora
Paramount Pictures / Dena Productions
Género
Comedia Espionaje
5
Otra época
Comedia romántica ingenua, muy al estilo de su época y de otros filmes del propio Kaye, que tiene como a argumento a un ventrílocuo con problemas psiquiátricos que derivan de su relación con sus muñecos y las mujeres, y se ve envuelto en tejemanejes de espías y planos secretos en la Europa de la postguerra. El sentido de la comicidad, aunque quizá efectivo y osado para su momento, ha envejecido mal con el paso del tiempo.

Las principales cualidades del filme son su ritmo y unos dialogos bastante cuidados, con constantes juegos de palabras que se pìerden en buena parte en versión doblada. Tiene, eso sí, el aroma de otra época de hacer cine que lo convierte en entretenido e interesante.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Una locura bien aprovechada
Cuando uno ha visto esta película a los doce o trece años y recuerda ahora lo bien que se lo pasó y la de risas que le provocó, resulta más que difícil enfrentarse nuevamente a su visión sin admitir que se tiene un parti pris a la hora de enjuiciarla. De todos modos, y tratando de ser lo más objetivo posible, puedo decir que he vuelto a disfrutar con ella, aunque las carcajadas de entonces hayan devenido solo sonrisas. Es una buena película, con un ritmo perfectamente sostenido, un buen trabajo de los actores - estupendo, por ejemplo Danny Kaye -y una buena asimilación de la tradición en la que se inserta, de las fuentes en las que los guionistas bebieron: el tramo final de la película, por ejemplo, es digno heredero del desmadre que los Marx aplican a la representación de "Il trovatore" en "Una noche en la ópera", y la verdad es que Danny Kaye está más que bien en esas escenas. Por todo ello, sigo considerando que es una película perfectamente recomendable y que puede competir dignamente con otras posteriores, de más nombradía quizás, pero a lo mejor de menor calidad e interés.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil