arrow

Fellini, ocho y medio (8½) (1963)

Fellini, ocho y medio (8½)
Trailer
8,1
18.906
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Después de obtener un éxito rotundo, un director de cine atraviesa una crisis de creatividad e intenta inútilmente hacer una nueva película. En esta situación, empieza a pasar revista a los hechos más importantes de su vida y a recordar a todas las mujeres a las que ha amado. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
8½ (Otto e mezzo)
Duración
140 min.
Guion
Tullio Pinelli, Federico Fellini, Ennio Flaiano, Brunello Rondi
Música
Nino Rota
Fotografía
Gianni Di Venanzo
Productora
Coproducción Italia-Francia; Cineriz / Francinex
Género
Drama Comedia Cine dentro del cine Surrealismo Película de culto
10
"ASA NISI MASA" EL "ROSEBUD PERSONAL" DE FELLINI
Aunque su título original iba a ser "La bella confusione(la bella confusión)" Fellini lo dejó simplemente en "8 y 1/2" simplemente porque esta película según el propio cineasta de la Romagna hacía la número 8 y medio en su filmografía, contando con que su anterior obra, "Bocaccio 70" fue un proyecto "sui generis" en el que 4 directores italianos; Vittorio De Sica, Mario Monicelli, Luchino Visconti y el propio Fellini acometieron la tarea de adaptar a la gran pantalla historias del celebérrimo poeta toscano, Bocaccio...

Fellini nos habla a su manera del conflicto creativo de un autor en plena etapa de confusión, tal y como quería darnos a entender su titulación original...

Películas como el "Stardust Memories" y en menor medida el "Desmontando a Harry", ambas de Woody Allen son evidentes deudoras de la forma y fondo de esta emblemática cinta del director italiano más genial en la historia del séptimo arte...e incluso algunos opinan que la famosa escena de baile en "Pulp fiction" es también deudora de esta obra maestra...

Porque lo que sí que es evidente es que "Otto e mezzo" es una obra con claros tintes autobiográficos...Concebida por Fellini como una historia sobre el conflicto creativo de un escritor, fue sin embargo el propio Fellini quien al optar por su actor fetiche, Marcelo Mastroianni, reculó para concebir "la bella confusión" para un cineasta, dado que Mastroianni acababa de rodar de la mano de Michelangelo Antonioni "La notte(la noche)", interpretando el papel de un escritor...

Con una espléndida fotografía en blanco y negro a cargo de Gianni di Venanzo y una maravillosa banda sonora a cargo del otro gran genio italiano de las bandas sonoras junto a Ennio Morricone, Nino Rota, con algunos cortes clásicos de gente como Rossini, Tchiakovsky o Wagner, Fellini rompe con la corriente neorralista para ofrecernos esta especie de autobiografía con su Rosebud particular...aquel "ASA NISI MASA" que simbolizara los miedos primigenios de juventud...cuando su hermano le asustaba con historias de miedo sobre viejos personajes que a media noche aleteaban sus brazos espasmódicamente mientras le entregaban enigmáticos tesoros...

Y mientras el pobre Guido (Marcelo Mastroianni) buscaba inspiración en la figura de la bella Claudia (Claudia Cardinale) como símbolo de pureza y espontaneidad , ó en los espíritus animosos que su hermana Rosella (Rossella Falk) le trataba de infundir, mientras su esposa y su amante, y el público en general venían a agobiarle más y más, terminando por desistir de su proyecto cinematográfico para alborozo de su crítico y asesor, el escritor Carini (Jean Rougeul) quien aplaude la claudicación de una obra vacía ("la destrucción supera la construcción, sólo cuando ésta porta el vacío") y para desesperación de su productor, Conocchia(Mario Conocchia) quien ha invertido ingentes cantidades en el mastodóntico escenario donde tiene lugar la escena final de la marcha...


L E G E N D A R I A.
[Leer más +]
200 de 225 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Hasta que llegó mi crítica
J.C. era un usuario de FilmAffinity en crisis. No sabía sobre qué película escribir ni cómo. Así que se encerró en un balneario de almas en busca de inspiración. Bloqueado, buscó recursos nuevos. Siempre dejaba el título de la crítica para el final, así que decidió empezar por el final y buscó un título. Como no encontró ninguno se lo robó a Q, aprovechando el momento que el camarero servía la penúltima ronda de cervezas.

Teniendo el título de la crítica, faltaba elegir el del film, para lo que contaba con la ayuda de sus amigos. "La hija de Ryan" es un peliculón, sentenció X. Sí, pero no estaría de más que también fuese una película, respondió G. El usuario prefería "Breve encuentro", pero concluyó que escribir sobre ella no sería tan fascinante como protagonizar un remake con R. Finalmente, J.C. logró dar con un par de ideas, pero con los nervios se le cayeron al suelo; no tuvo tiempo de agacharse que, raudo, H las recogió y las guardó en una libretita. Es que las ideas escasean, arguyó H, a modo de disculpa.

—Perdone, ¿pero se puede saber que está haciendo, J.C.?

—Estoy intentando escribir una crítica para FilmAffinity. ¿Y usted porqué me interrumpe?

—¿Crítica?, ¿pero qué clase de crítica es ésta? No hace más que hablar de sí mismo.

—Bueno, Fellini también lo hacía… ¡Ah! Qué rapto de inspiración. No sabe usted la idea que me acaba de dar; escribiré sobre "Ocho y medio". Lo que no sé por dónde empezar.

—Pues debería saberlo. Ya ha gastado 1404 caracteres. Oiga, yo le conozco, usted lleva 50 películas reseñadas en esta página…

—49 y medio, si consideramos "Una partida de campo" como un mediometraje. Otro punto a favor para escribir sobre "Ocho y medio". Espere, que me animo. Además, será una crítica en blanco y negro. Y en cinemascope…

—Pare el carro y no desvaríe más. Como le iba diciendo, usted se ha labrado una reputación. Sus críticas son serias, le gusta desmenuzar el lenguaje cinematográfico de las obras tratadas. Tiene incluso un pequeño pero fiel grupo de lectores. ¿Por qué echar a perder cinco años de trabajo y bien ganado respeto con una crítica egocéntrica e insustancial que no habla para nada de la película?

—¿Cómo que no habla de la película? A ver, ¿de qué trata "Ocho y medio"?

—"Ocho y medio" trata de "Ocho y medio".

—Ergo mi crítica de "Ocho y medio" trata de mi crítica de "Ocho y medio". Coherente, ¿no?

—Se me ocurren otros adjetivos. Pero, ¿de veras piensa que alguien podrá encontrar que esto que llama usted "crítica" puede resultar útil y/o interesante?

—Bueno, nunca se sabe. Hay que arriesgarse, que decía Pascal. Déjeme pensar que sí. Soñar es gratis.

—Y morir también.



(Dedicada a Lupo)
[Leer más +]
142 de 183 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1