arrow

Amor en la ciudad (1953)

6,6
197
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Película formada por seis cortos realizados por distintos directores: Michelangelo Antonioni (Tentato suicidio), Federico Fellini (Un' agenzia matrimoniale), Alberto Lattuada (Gli Italiani si voltano), Carlo Lizzani (L'amore che si paga), Dino Risi (Paradiso per quattro ore), Francesco Maselli y Cesare Zavattini (Storia di Caterina). (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
L'amore in città
Duración
105 min.
Guion
Michelangelo Antonioni, Aldo Buzzi, Luigi Chiarini, Federico Fellini, Marco Ferreri, Alberto Lattuada, Luigi Malerba, Tullio Pinelli, Dino Risi, Vittorio Veltroni, Cesare Zavattini
Música
Mario Nascimbene
Fotografía
Gianni Di Venanzo (B&W)
Productora
Faro Film
Género
Drama Romance Drama romántico Neorrealismo Película de episodios
9
L'amore in città. Antonioni, Fellini, Lattuada, Lizzani, Maselli, Risi y Zavattini. 1953
SINOPSIS DE LOS SEIS EPISODIOS.
1. 'Amore che si paga'. Lizzani. (11'). Investigación sobre la prostitución en Roma. 2. 'Tentato suicidio'. Antonioni. (22'). Estudio sobre los protagonistas de los intentos de suicidio. 3. 'Paradiso per tre ore'. Risi. (11'). Describe el ambiente de las salas de baile de los suburbios, frecuentadas por los jóvenes los domingos. 4. 'Una agenzia matrimoniale'. Fellini. (16'). Investigación sobre las agencias matrimoniales. 5. 'Storia di Caterina'. Maselli y Zavattini. (27'). Una madre indigente abandona a su hijo en un convento de monjas para recuperarlo, arrepentida, al día siguiente. 6. 'Gli italiani si voltano'. Lattuada. (14'). Una especie de cámara indiscreta en las calles de Roma, muestra las reacciones de los hombres que se vuelven para ver pasar a una bella joven.

COMENTARIO.
Concebida por Zavattini como un paso adelante en la concepción del neorrealismo, esta obra está más cerca de lo que más tarde se llamaría "cinéma vérité". A través de seis episodios, se reconstruyen diversos fragmentos de la vida cotidiana, algunos de ellos interpretados por ciudadanos anónimos. El resultado es desigual: no es cine neorrealista, fenómeno espontáneo que se cierra en el mismo momento en el que se teoriza, y no es todavía el cine-documento de los años 60-70. Permanece el valor de su testimonio histórico sobre una época de transición en la que sus autores buscaban un estilo más personal y menos 'objetivo'.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
"Hemos querido recoger sólo realidad más íntima y verdadera, como proposito de un estilo y un cine nuevo y consciente"
Efectivamente, todo el esplendor del Neorrealismo en este film. Lejos de preciosismo, de protagonismo del director, de la megalomanía y sobre todo lejos del cine burgués, de las vidas ideales, recurrentemente divertidas y del puro entretenimiento banal. El Neorrealismo refleja el hambre y la pasión de unos directores italianos que, cámara en mano, no dejaban de crear nuevos modos de llegar a la gente sus inquietudes, sus reflexiones y sus investigaciones de una realidad que lejos estaba de lo que las clases acomodadas querían ver. Sin la necesidad de guiones lineales ni ortodoxos lo importante es la pequeña historia, los sentimientos individuales específicos que la realidad se negaba a considerar. Personas tachadas de marginales, olvidadas... pero con sentimientos, con vida, con derecho a vivir...
Un film que intenta investigar sobre la naturaleza humana en muchos puntos controvertidos. La vida marginal de las prostitutas en un país deliberadamente moralista, el difícil tema del suicidio, la pobreza y sus consecuencias, una madre desesperada con por no poder sacar adelante a su hijo...
Estos directores te desgarran, pero lo hacen con la realidad, cámara en mano y dejando que la historia sea ella misma, con silencios, con historias reales...
Una historia de mujeres, puramente. A un espectador del año 2011 le puede parecer perfectamente normal, pero allá por los 50 no era habitual que el cine se centrase en la mujer, en lo que sufre, en lo que pelea silenciosamente, en lo que le toca vivir. Cine de realidad, de mujeres, de historias sufridas.. todo lo contrario que el cine clásico burgués. Será un cine poco recordado por lo áspero, pero que en su momento, era subversivo con la cultura y la sociedad sólo por su mera existencia.
Más Neorrealismo se necesita en el cine de hoy, más historia real, y no me refiero al falso cine social que se hace con historias entretenidas, me refiero a los problemas de verdad que vive la gente ahí fuera, lejos de los mundos ideales que nos muestra la televisión, como son los desahucios, el paro, la pobreza... y con el puntito de sensibilidad que un italiano puede darle. La muestra más clara del cine como respuesta artística, como reflejo de la sociedad, y no como caldo de cultivo de "películas de culto" o directores egocéntricos que buscan la ejecución perfecta.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil