arrow

Demonios en el jardín (1982)

Demonios en el jardín
Trailer
6,2
927
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En la boda de Óscar con Ana hay mucho derroche, pese a que estamos en los años de la posguerra española. Gloria, la madre, es muy generosa y en "El jardín" hay mucho estraperlo. El hijo menor, Juan, que mantiene relaciones con Ángela, riñe con su hermano y debe irse de casa. Mientras Juan triunfa en la "corte" franquista, Ángela da a luz a Juanito. Al cabo de los años, Juanito enferma gravemente en la búsqueda de su padre. La abuela se lo arrebata a la madre para que convalezca en "El jardín", donde se le mima en exceso. Juanito intenta conseguir conocer a su padre, al que nunca ha visto y que sabe va a pasar con el séquito de Franco, pero el personaje importante que él suponía, es un simple camarero del dictador. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Demonios en el jardín
Duración
100 min.
Guion
Manuel Gutiérrez Aragón, Luis Megino
Música
Pedro Iturralde, Javier Iturralde
Fotografía
José Luis Alcaine
Productora
LM P.C
Género
Drama Posguerra española
"Drama familiar complejo, no exento de humor y sórdido, animado por unos actores asistidos por la rabia"
[Diario El País]
6
El retrato biográfico de una infancia
Precisamente la evocadora infancia del propio director del film, un relato familiar en la España de la posguerra. Una representación de simulacros, el de la aparente felicidad de una familia y el de la de un país. Donde está presente el recuerdo cinéfilo y erótico con la película “Ana” de Alberto Lattuada con el mito femenino de Silvana Mangano contorneándose mientras cantaba. “Demonios en el jardín” tiene mucho de autoreflexión sobre el propio cine del santanderino, sobre sus experiencias y obsesiones en su universo personal. Como se puede apreciar el film posee todos los ingredientes imprescindibles del melodrama, pero que está narrado de forma atípica y personal, abrupto, algo cerrado y poco accesible, pero que una vez hemos penetrado en él, todo es reconocible: matrimonio sin amor, cuñado enamorado de la esposa, duelo casi fratricida, joven seducida, embarazada y abandonada… y donde no faltan arrepentimientos, sollozos y spoilers que no puedo contar.

Una nueva visión sobre la sociedad de posguerra y la influencia del franquismo. Las vivencias de un niño que se convierto en centro de atracción dramática y eje de diversas situaciones dramáticas: enfermedad, ausencia paterna, experiencia doblemente frustrante en el conocimiento de éste, incluyendo las penalidades de la sufrida madre. Hay una estupenda ambientación y recreación de la atmósfera y las costumbres de la época que seducen por su naturalidad y cercanía humana. Gracias a un esplendido casting donde destaca su musa, Ángela Molina, y un prodigioso equipo técnico y artístico que deviene en una obra atractiva aunque controvertida por la forma que se plantea, con situaciones grotescas y un tanto extrañas, pero así ha sido siempre el cine de Gutiérrez Aragón, atípico y nada previsible.

Dentro del cine español de la transición, Manolo Gutiérrez Aragón, intelectual culto y académico, ha ocupado, sin duda, un lugar importante, demostrando con sus películas una singularidad clara, a pesar de sus defectos y grandes virtudes. Con esta película, en mi opinión, interesante que no perfecta, alcanzó el reconocimiento unánime de la crítica y el público. Un relato donde el cineasta retoma temas y aspectos recurrentes, la familia, la religión y el hambre, entre el realismo y los recuerdos de infancia, la historia y la leyenda, el pueblo y la ciudad, las secuelas de la Guerra Civil, todo ello combinado de forma envidiable por su naturalidad dentro del cine de autor.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Intrahistoria familiar
Excelente historia de odios, traiciones, secretos familiares y amores subterráneos que nos traslada a la España más negra de la posguerra, años de arribismo y estraperlo, de sucias apariencias y medias verdades, que subyugan cualquier atisbo de bondad y transparencia. A Manuel Gutiérrez Aragón le costó algún que otro disgusto familiar este descarado retrato de realidades ocultas. Su dirección vigorosa hace brillar a uno de los repartos más selectos del cine español. Destaca el recto trabajo de Encarna Paso, dando vida a una mujer dominante y soberbia, alcahueta de los oscuros entresijos de su casa. Otra creación brillante es la de una joven y bella Ángela Molina, que construye un personaje de alma clara, rebelde y sincero. Uno de los mejores trabajos de esta grandísima actriz de mirada arrebatadora y tremendamente expresiva. Atención a sus demoledoras escenas frente a la Paso. Imanol Arias y Ana Belén cumplen. Geniales toques de humor y acertada mezcla de géneros para una película que, pese al paso del tiempo, mantiene intacta su esencia y sigue sin dejar indiferente.
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil