arrow

En legítima defensa (1947)

En legítima defensa
Trailer
7,1
494
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Jenny Lamour, una ambiciosa cantante de music-hall que aspira a convertirse en estrella, coquetea con sus admiradores, sobre todo con un maduro hombre de negocios. Esta actitud despierta los celos de su marido, que, una noche, decide ir a casa del que cree su rival y enfrentarse con él, pero cuando llega allí se encuentra con una inesperada sorpresa. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Quai des Orfèvres
Duración
106 min.
Guion
H.G. Clouzot, Jean Ferry (Novela: Stanislas-André Steeman)
Música
Francis López
Fotografía
Armand Thirard (B&W)
Productora
Majestic Films
Género
Thriller Drama Crimen Policíaco Celos
8
UN REGALO EN NOCHEBUENA
Tercera película como director de Henri Georges Clouzot, un director al que debemos varios de los mejores títulos de suspense del cine francés, "Quai des Orfevres" es un ejemplo temprano de sus virtudes realizadoras y de su capacidad a la hora de abordar historias policiacas.

Un matrimonio que trabaja en los teatros de variedades y una vecina fotógrafa se ven implicados en un asesinato, el cual será investigado minuciosamente por un policía, que volcará sus sospechas sobre cada uno de ellos, hasta dar con la solución final.

El filme se beneficia sobremanera de una óptima y acertada ambientación, que oscila entre el mundillo de los teatros de variedades y el de la comisaría, circunstancia que puebla la pantalla de un buen número de secundarios bien concebidos e interpretados, factor muy destacable del cine francés de todos los tiempos. Las secuencias que transcurren entre bambalinas y en las diversas dependencias de la comisaría cobran así una riqueza especial, al tiempo que proporcionan giros humorísticos y críticos (especialmente en relación con la actividad policial, hacia la que se muestra gran desconfianza). Clouzot, que antes de dirigir escribía guiones, es coautor de éste, que adapta una novela de S.A. Steeman, logrando un muy buen resultado, especialmente en los diálogos más irónicos y cáusticos, normalmente aquellos en los que interviene el policía, soberbiamente encarnado por Louis Jouvet, un magnífico actor. Buena es también la labor de los otros tres protagonistas, destacando la coqueta y ambiciosa cantante que interpreta Suzy Delair.

Mención aparte merece la música, que cobra especial importancia al desarrollarse el filme en los teatros de variedades, destacando varias canciones, especialmente "Dance avec moi", cuya melodía preside parte de la película. La realización de Clouzot es elegante y clásica, al igual que la fotografía, destacando especialmente las secuencias finales, con montaje paralelo, que transcurren durante la nochebuena. Le conviene al espectador permanecer atento, pues tras las doce campanadas hay regalo, y como los buenos, es una sorpresa.
[Leer más +]
31 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Una historia sórdida.
Realizada cuatro años después de “Le corbeau” (1943), la película por la que se le tildó de colaboracionista y motivó que permaneciera inactivo todo ese tiempo, “En legítima defensa” responde perfectamente a la noción de cine policiaco que siempre intentó desarrollar Clouzot: el cineasta supera los límites del género tal como se entiende tradicionalmente y hace de sus películas comedias de costumbres que, en una segunda lectura, son en cierto modo, y en la medida de lo tolerado, requisitorias contra la opresión y actas de la abyección a la que el terror puede conducir cuando está instalado en todas las prerrogativas.

La trama, alberga cierta atmósfera grisácea, depresiva, que será constante en esta película. Inspirada en una novela de Stanislas André Steeman, se dan cita un esquivo triángulo sentimental, un asesinato y el retrato de dos mundos, dos capas sociales, dos formas antagónicas de concebir la vida, el de un vecindario y el de una comisaría. El marido, Maurice (Bernard Blier), hijo de burgueses, pianista y con celos enfermizos. La mujer, Jenny (Suzy Delair, la primera esposa de Clouzot), es una cantante de físico y actitud vulgares, tan ambiciosa como ingenua, dispuesta a coquetear con quien sea para alcanzar sus propósitos. La amiga de la pareja, Dora (Simone Renant), es una fotógrafa secretamente “fascinada” por Jenny, y dispuesta a ayudar a ésta. El deseo y la pulsión sexual están siempre presentes, entre Dora y Suzy. Insinuaciones y miradas muy atrevidas para la época.

La historia se adentra por vericuetos criminales, con falsas pistas y falsos culpables, sin perder esa tonalidad de comedia de costumbres, como una forma de desviar la atención con objeto de realizar una puesta en escena más atenta a la complejidad de las relaciones humanas que a la trama criminal, amenizada por el “leit-motiv” de la canción "Dance avec moi". Mención especial merece el inspector de policía Antoine, encarnado por Louis Jouvet, el original timbre de su voz, los curiosos interrogatorios, sus métodos poco ortodoxos y su humor socarrón parisino le dan al personaje un tono entrañable. Clouzot hace una descripción brutal de la sordidez de la clase media, con unos diálogos ingeniosos y mordaces, tratando temas escabrosos (la fauna humana movida por la ambición, el “voyerisme” que se pasea por los clubes del Paris de la inmediata posguerra), de forma elegante.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil