arrow

Donde viven los monstruos (2009)

Donde viven los monstruos
Trailer
6,2
26.753
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Adaptación de un cuento para niños de Maurice Sendak. Cuando Max, un niño desobediente, es enviado a la cama sin cenar, se zambulle en un mundo imaginario creado por él y que está poblado por feroces criaturas que le obedecen ciegamente. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Where the Wild Things Are
Duración
101 min.
Estreno
18 de diciembre de 2009
Guion
Spike Jonze, Dave Eggers (Libro: Maurice Sendak)
Música
Carter Burwell, Karen O
Fotografía
Lance Acord
Productora
Warner Bros. Pictures / Legendary Pictures / Village Roadshow / Playtone
Género
Fantástico Aventuras Drama Familia Infancia Monstruos Cuentos
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Maurice Sendak
10
El psicoanálisis por Sigmund MonsterFreud
No es una película para niños, ni exclusivamente para adultos. Es una película para adultos con el fin de entender como vive, siente y piensa un niño de 8 años.
El que espere una historia infantil parida desde una mente adulta, se equivoca. El que espere una historia adulta camuflada en un ambiente de cuento, se equivoca.
Es la historia de un niño que piensa, vive y actúa por su necesidad de cariño y atención, por sus miedos, por su crueldad, por su egoísmo, por su impulsividad, por sus fracasos, por su diversión, por su imaginación, por su creatividad, por sus limitaciones, racionales y emocionales propias de un niño de 8 años.
Porque sí, queridos cinéfilos, la cruda realidad es que un niño demuestra sus frustraciones, sus miedos, sus inseguridades... no con una sonrisa precisamente. Dejemos de ocultar tras sus caras angelicales la realidad de las emociones humanas infantiles. Los niños son crueles, egoístas, duros, agresivos, impulsivos, injustos y con falta de ética o moral.
El ego, el yo freudiano en toda su fuerza imparable y libre en un bosque donde dar rienda suelta a los instintos propios de su edad. Un ego que clama al cielo la presencia del superyo, la voz de la conciencia, la moral, las reglas y el bien de lo que hay que hacer (su madre), porque es así como un niño encuentra la manera de crecer y madurar.
Y en ese bosque, su yo encuentra sus emociones más latentes en forma de monstruos. El monstruo de estar solo, a ser abandonado (Carol), el monstruo del ser ignorado (la Cabra), el monstruo de ser invisible (el Toro Alexander), el monstruo de ser cruel y dar miedo (Judith), el monstruo de ser bueno y colaborador (Ira), el monstruo de la razón (Douglas) y el monstruo del cariño y el afecto (KW). Max intenta comprenderlos, afrontarlos, resolverlos… pero sólo es un niño mandando como único rey en sus propias emociones-monstruos y eso nunca puede salir bien sin el apoyo, el cariño y el amor de una madre/padre.
[Leer más +]
324 de 353 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Para los raros.
Ni para niños ni para mayores. En eso creo que coincidimos todos. Lo cual no significa que no vaya dirigida a un público concreto: esos seres humanos que ya no somos niños pero que nunca vamos a ser mayores.

Para mi: MAGNÍFICA.
[Leer más +]
158 de 227 usuarios han encontrado esta crítica útil