arrow

Un marido a precio fijo (1942)

5,6
85
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Estrella Vilar, una guapa millonaria, ahijada y heredera de un acaudalado negociante, deja un día plantado a su novio y emprende viaje a Europa. En un hotel conoce a un joven y, sin pensarlo dos veces, se casa con él por lo civil. Pero éste, le deja una carta y se marcha con el dinero y el maletín de joyas. Desconsolada, Estrella se encierra en el coche cama y conoce a un hombre que va sin billete. Pensando en el ridículo ante sus amistades, a las que anunció la boda, le propone que pase por su marido a cambio de dinero… (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Un marido a precio fijo
Duración
104 min.
Guion
Gonzalo Delgrás, Margarita Robles (Novela: Luisa-María Linares)
Fotografía
Guillermo Goldberger (B&W)
Productora
Compañía Industrial Film Español S. A. (CIFESA) / Hispania Artis Films / UPCE
Género
Comedia Comedia romántica
5
El roce hace el cariño
Esta película no deja de ser una adaptación de "La fierecilla domada", la famosa novela de Shakespeare. Como la obra es de hace tres siglos, necesitaba ser actualizada y revisada para captar al público coetáneo, estirar la duración, y enrevesar un poco trama para que no quede tan sosa.

Como todas las comedias del franquismo, con el censor pegado a la chepa, la película peca del buenismo de sus personajes, cosa que particularmente me da mucho repelús.

Hoy en día el protagonista se enfrentaría a muchísimos años de cárcel por rapto, acoso e intento de violación.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Maestría de la escuela de Buñuel en la clave más difícil, el humor.
Con ritmo trepidante, excelente dirección de actores, diálogos ingeniosos y una ambientación (disparatada) en la alta burguesía ajena a la tragedia de la segunda guerra mundial, esta película (que nos obsequió la 2 hace pocas noches) es una agradable sorpresa para quienes ni siquiera habíamos oído hablar de Gonzalo Delgras.
El director nos recuerda a Luis Buñuel que muchos años años más tarde haría "El discreto encanto de la burguesía" pero también a Miguel Mihura, tratado con buen lenguaje cinematográfico.
Gonzalo Delgras se ríe de la censura franquista con la misma finura que Shostakovich lo hacía de sus patronos en el PCUS, con "La Edad de Oro". La película tiene escenas memorables, como la del baile "de los caníbales".
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil