arrow

Veredicto final (1982)

Veredicto final
Trailer
7,4
11.767
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Frank Galvin (Paul Newman), un maduro abogado en decadencia, es un adicto al alcohol que sobrevive gracias a pequeños y rutinarios trabajos. Un antiguo socio le recuerda el caso, todavía sin resolver, de un error médico cometido en un hospital y del que Galvin se había ocupado. No es nada fácil para él trabajar de nuevo de forma profesional, pero su tesón es tal que no tarda en averiguar que puede ganar el caso. Es entonces cuando empieza a recibir ofertas económicas para arreglar el asunto sin ir a juicio. Pero Galvin está dispuesto a jugárselo todo, tanto para conseguir una importante indemnización para los familiares como para rehabilitarse como abogado y como persona. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Verdict
Duración
124 min.
Guion
David Mamet (Novela: Barry Reed)
Música
Johnny Mandel
Fotografía
Andrzej Bartkowiak
Productora
20th Century Fox
Género
Drama Drama judicial Alcoholismo
8
No habrá otros casos, éste el caso.
Un hombre juega a la maquina de pinball entre las sombras de un bar. Bebe cerveza y fuma, bola tras bola. A través de la ventana, entre adornos navideños, vemos un paisaje apagado, gris, invernal. Falla la última bola, queda pensativo y mirando al vacío. No es que haya perdido una bola ni una partida, su vida entera es una derrota.

Éste es el arranque de una película magnífica. Dirigida por Sydney Lumet, con guión de David Mamet y basada en una novela de Barry Reed, con interpretación de uno de los mejores actores de siempre (soberbio Paul Newman).

Es la historia de un abogado Frank Galvin, alcohólico, derrotado por la vida, que apenas se gana el sustento dejando su tarjeta de visita en hospitales y velatorios, su vida trascurre en el bar contando cada noche, entre copa y copa, chistes malos a los colegas. Va a tener su última oportunidad de redimirse, de hacer algo grande, de poder levantarse por la mañana con algo más que una mala resaca.

Sólo le apoya un viejo amigo cansado de curarle de sus borracheras y que hace de investigador para él (encomiable y grande Jack Warden), el cual le reprocha que no atienda los casos (caso, solo hay uno) que él le proporciona, y una misteriosa mujer de la que se enamora en una noche de copas, y que le va a traicionar porque no quiere más perdedores en su vida (Charlotte Rampling). Un día visitando en el hospital a su única defendida, se queda pensativo y finalmente reacciona.

Sigue resto comentario en “Spoiler”.
[Leer más +]
85 de 96 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
LOS DÉBILES NECESITAN DE ALGUIEN QUE MIRE POR ELLOS
Basada en la obra epónima en su original titulación en inglés, "The Verdict" (1980), del abogado de Massachussetts Barry Reed, fue adaptada a la gran pantalla por el dramaturgo, poeta, ensayista, guionista y director norteamericano David Mamet famoso por ser un gran creador de diálogos, dos años después (1982) en la película dirigida de forma y manera magistral por el cineasta de "Serpico",Sidney Lumet, y que nada tiene que ver con aquella otra película de cine azabache de título idéntico dirigida por Don Siegel en 1946 con Sydney Greenstreet y Peter Lorre como protagonistas sobre el error de un agente de Scotland Yard que costó la muerte por ejecución de un inocente...

Con una brillante fotografía y puesta en escena a cargo del montador, director y fotógrafo polaco Andrzej Bartkowiak y una correcta sin más, banda sonora a cargo de Johnny Mandel, la película es un excelente drama sobre procesos judiciales, soberbiamente narrado y sin caer en ningún momento en la previsisible y soporífera somnolencia de estos casos (nunca mejor dicho)...

La actuación de Paul Newman es sencillamente brutal y una verdadera lástima e injusticia que fuera Ben Kingsley por su papel en Gandhi y no Newman, quien se llevara el gato al agua en la ceremonia de los Oscars de aquel año...

Hace mucho que el personaje de Frank Galvin (Paul Newman) se convirtió en uno de mis ídolos cinematográficos de siempre, encarnando a aquel picapleitos perdedor pero imbuído de sobrada dignidad... Aquel alcohólico de Boston jugando siempre al pinball en aquel bar con cristales tintados de rojigualdo y rojiverde, entre cigarros y copas de bushmills irlandés...o echando huevo en vasos de cervezas que luego se bebía de un sorbo, con su eterna dosis de colirio en los ojos y un alientador en el bolsillo para disipar su regusto al alcohol ...

Una película que inicialmente iba a ser rodada por Robert Redford, quien finalmente desestimó la oportunidad de dirgirla por considerarla una historia con poco tirón,y que por fortuna fue retomada por el gran Lumet para crear esta magnífica obra sobre procesos judiciales... Una de las más exhaustivamente minuciosas, realistas y amenas que jamás haya visto y que como dato anecdótico supuso la primera aparición en la gran pantalla de Bruce Willis, como uno de los extras durante el breve proceso judicial que tiene lugar...

Grandes interpretaciones, excelente puesta en escena, desarrollo narrativo, y desenlace...

R E C O M E N D A B L E.
[Leer más +]
53 de 61 usuarios han encontrado esta crítica útil