arrow

Doctor Extraño (TV) (1978)

Doctor Extraño (TV)
Trailer
4,1
52
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un hombre se convierte en el nuevo Hechicero Supremo de la Tierra, para derrotar a un malvado hechicero venido del pasado. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Dr. Strange (TV)
Duración
93 min.
Guion
Philip DeGuere (Cómic: Steve Ditko, Stan Lee)
Música
Paul Chihara
Productora
Universal TV
Género
Fantástico Superhéroes Cómic Marvel Comics Magia
Grupos  Novedad
Doctor Extraño
2
Doctor Estrucho
Stephen Strange: "¿Qué cosas seré llamado a hacer?"
Maestro: "Volverte más que un hombre. Y renunciar a placeres terrenales que son dados solamente a los mortales: el placer de la ignorancia, el de engendrar descendencia o el de una muerte sin sufrimiento"
"¿Se me pedirá también que renuncie al amor?"
"El universo es amor. Eso debes tenerlo"

Aaahhh!! ¿Cómo dejar pasar una película con diálogos camp como estos? No queda claro por las ambiguas palabras del maestro, si el amor debe ser platónico o el Doctor Extraño tiene permitido enterrar la batata siempre y cuando no deje a ninguna preñada y no engendre un extrañito. El interés romántico del Doc. es nada menos que Dori Doreau (si no sabés quien es, matate) y ella por lo menos no recibe ni un besito.

Cuatro décadas antes de la primera superproducción cinematográfica protagonizada por Benedict Cumberbatch, con el asesoramiento de Stan Lee se hizo un telefilm como piloto para un show televisivo sobre Doctor Strange, para aprovechar el tirón de la serie de El Increíble Hulk con Lou Ferrigno. El rating de la emisión fue muy bajo y el proyecto se canceló.

El tipo está el 90% de la película en su rol de médico; parece que estuvieras viendo una versión fumada y clase Z de "E.R. Emergencias". O sea que la mayor parte del tiempo vemos al tipo sentado en su oficina o atendiendo pacientes. No hay viaje al tibet, ni aprendizaje o entrenamiento; al tipo medio que le encajan el rol de héroe por casualidad: tomá este anillo, flaco, te toca ser hechicero supremo, no preguntes mucho. Recién adopta el rol a la hora y cuarto, usando un traje que se parece más al de Leslie Nielsen haciendo de Drácula, con un montón de cadenas y colgantes en el cuello al estilo de Mister T, que al conocido uniforme del superhéroe. En el último segmento hay un viaje psicodélico y se tiran algunos rayos pintados con crayón.

Bastante lejos de la imagen del gran Vincent Price que Stan Lee y Steve Ditko usaron de inspiración para crear al Doctor Strange original, esta cinta está protagonizada por un tal Peter Hooten, que parece una cruza entre Gene Wilder y Tom Selleck, y la imagen resultante es la de un actor de película porno de los 70 de esas del estilo "Garganta profunda". De hecho, con su cabello enrulado y su bigote, el doctor Strange se asemeja bastante a John Holmes, el famoso pornstar que calzaba como un caballo. Sumándole a eso la sonrisa picaresca que Hooten mantiene durante toda la película, el limitado presupuesto de producción y la banda sonora electrónica estilo "Beverly Hills Cop", uno espera que en cualquier momento comience la porno y el Doctor se empiece a dar matraca con las enfermeras.

La parte de la magia viene dada por la villana de la historia, nada menos que Morgan Le Fay, que a pesar de su nombre de pirata es una voluptuosa hechicera malvada. Esto no sería llamativo si no fuera porque Morgan (Morgana, para los amigos) hizo su aparición en el universo Marvel de los cómics con posterioridad a la filmación de este telefilm, en el nro. 2 de The Mysterious Spider-Woman -para quién no lo sepa, Morgana es a la Mujer Araña lo que el Duende Verde a Spiderman: su mayor archinémesis-. En el mundo de los cómics recién se cruzaría con el Doctor Extraño seis años más tarde. La elección de los guionistas no se trató de premonición sino de una casualidad: Morgan Le Fay no es un personaje original, sino que proviene de las leyendas del Rey Arturo.

Pero sin dudas lo más gracioso de la peli es el "jefe" de los malvados, la versión clase B de Dormammu, el archienemigo de diabólico aspecto del Doctor (acá lo llaman por otro nombre, pero claramente lo hicieron basándose en Dormammu), que parece un sorete de perro gigante rodeado de humo rojizo al que le pusieron luces de arbolito de navidad haciendo de ojos brillantes.

La truchada continuó su linaje cuando, años después, un productor llamado Charles Band intentó comprar los derechos del personaje para hacer una película pero, al no obtenerlos, se cagó en todos y dirigió el monumento al plagio que es "Doctor Mordrid: Master Of The Unknown" (1992)
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Cuando Marvel no era sinónimo de cine.
Corrían los mediados de los años 70 cuando Stan Lee se mudó a California para intentar expandir el Universo Marvel en el cine y la televisión. En 1977 llegó primero la poco conocida serie de 'Spider-Man' protagonizada por Nicholas Hammond y meses después la famosa serie de Bill Bixby y Lou Ferrigno, 'El increíble Hulk'. Esta última fue tal éxito que un año más tarde intentarón repetirlo con esta película como piloto.

La película cuenta como un joven doctor escogido por las fuerzas mágicas se encuentra en medio del intento de asesinato de bruja al hechicero supremo por orden de su diabólico amo. El joven doctor es Stephen Strange, la bruja resulta ser Morgana LeFay, el hechicero supremo El Anciano, el demonio sin cuerpo Dormammu, y para deleite del fan contamos también con Wong y Clea. Para el fanservice es agradable poder identificar a sus personajes tanto como los símbolos, de hecho me resultó especialmente simpático ver mejor reflejado la mansión del Doctor que en su adaptación del Universo Cinematográfico de Marvel (UCM) de Benedict Cumberbatch. Reconozco que soy un purista que le gusta ver todo igual que en las viñetas.

Lo demás es más que imaginable y valga decir que el éxito de Hulk no se repitió y la película es soporíferamente mala en todo. Normalmente suelo recomendar a los fans comiqueros ver estas películas como ejercicio histórico y para meter en contexto el género superheróic pero en este caso lo haré con menos insistencia. Los fans de cómics de pelo en pecho le resultará en momentos curioso, mientras que los fans del UCM no pasarán del minuto 3 y con razón.

Para finalizar decir que Stan Lee abandonó el pequeño estudio de animación Producciones Marvel y en los 90 llegó Avi Arad, primando la política de venta de los derechos de imagen con contratos de larga duración creando el mapa actual cinematográfico de derechos con Fox y Sony y Marvel Studios, que fue creada con los despojos de los personajes que no se vendieron o cuyos proyectos no acabaron en ningún puerto. Gracias a Odín que fueron Los Vengadores y que acabó la cosa bien para el Doctor Extraño.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1