arrow

Habemus Papam (2011)

5,9
4.187
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tras la muerte de un Papa, obispos, arzobispos y cardenales de todo el mundo se reúnen en Cónclave para elegir a su sucesor. Después de varias votaciones infructuosas, que se anuncian con la salida de una humareda negra, se ve, por fin, la "fumata bianca" que indica que "habemus papam". Los fieles que se han congregado en la Plaza de San Pedro esperan con entusiasmo y fervor que el nuevo pontífice, siguiendo la tradición, se asome a una de las ventanas que dan a la plaza. Sin embargo, esperan en vano. Por alguna razón, el nuevo Papa no parece estar en condiciones de soportar el peso de tal responsabilidad. Mientras la inquietud se apodera del mundo católico, en el Vaticano, se busca desesperadamente una solución para superar la crisis. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Habemus Papam (We Have a Pope)
Duración
104 min.
Estreno
4 de noviembre de 2011
Guion
Nanni Moretti, Francesco Piccolo, Federica Pontremoli
Música
Franco Piersanti
Fotografía
Alessandro Pesci
Productora
Coproducción Italia-Francia; Sacher Film / Le Pacte / Fandango
Género
Drama Comedia Religión
8
Papam para ratom
Habemus Papam se divide en dos partes.
La primera hora (o tal vez un poco menos) donde una sutil ironía acompaña la mas o menos creíble elección del nuevo Papa. Es durante este período, a través una mezcla de drama con humor negro en cuentagotas, que la película se muestra algo oscura y respetuosa. Y es, tal vez, lo mejor del film.

El disparador: Luego de varios intentos fallidos por elegir al Papa, donde la votación está tan cerrada entre 2 o 3 candidatos, muchos deciden, para evitar un nuevo Balotage, votar al Papa menos popular y con menos posibilidades de serlo. Este, sorprendido y shockeado, se da cuenta que no está preparado para tamaña resonsabilidad y decide huir.
Hay que saber que hasta que no se comunique la nueva designación en forma pública nadie podrá salir del vaticano. Los creyentes copan la plaza esperando el comunicado que se dilata sin remedio mientras el nuevo Papa continúa dasaparecido.

La segunda parte es más grotesca, y se inicia cuando el psicólogo contratado para resolver el problema y los miedos del Papa, toma las riendas del Vaticano.
En este período se pierden ciertas sutilezas, la formalidad inicial, y ese hilo semirealista con el que arranca el film.
Ahora el humor es menos cuidado, mucho más surrealista. Para mi gusto, es en este período donde la película baja un poco el nivel, aún logrando risas (no tan contínuas) pero sin tanta efectividad.

El producto final, como un todo, es satisfactorio...con el típico humor italiano plasmado en cada fotograma.

Habemus Papam es un plato distinto, alejado de los guiones trillados, divertido hasta las lágrimas.

Recomiendo su visionado que seguramente no estará ajeno a debates.
Aconsejo vivir la experiencia...no lo van a lamentar.
[Leer más +]
30 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Nuntio vobis gaudium magnum
“Habemus Papam” se adentra en la Santa Sede con fina ironía, ofreciendo un abstracto y atípico reflejo de la vida dentro del Vaticano antes, durante y después del cónclave en el que se deberá elegir a un nuevo Papa tras el fallecimiento de Juan Pablo II. Pese al carácter de comedia de esta película, las formas de Nanni Moretti (“Querido diario“, 1993) en la dirección denotan respeto sobre el tema elegido y por ello el contenido nunca busca ser hiriente o demasiado provocador, aunque es entre líneas donde se pueden palpar sus críticas. Va más allá de la propia Iglesia y se convierte en un acertado retrato de la depresión vivida a través del padecimiento del nuevo Santo Padre, completamente desorientado e inundado por el miedo que le provoca la grandeza de su nuevo cargo.

Con una interpretación extraordinaria y profundamente sentida, Michel Piccoli encarna al afligido y asustado nuevo Papa, que parece preguntarse “qué he hecho yo para merecer esto” y cuya inestable pero fascinante personalidad ofrece desconcertantes golpes que dejan sorprendidos a los presentes. La película, que podríamos clasificar como una comedia muy negra, no divierte en demasía pero cuenta con buenos momentos muy capaces de hacer reír, que aparecen sin avisar para romper la estabilidad de un conjunto cuyo resultado obliga a preguntarse qué quiere decirnos exactamente. Cuál es la moraleja: la que debería ser la verdadera humildad de un Papa, un viaje a la depresión o a un confuso estado psicológico con todos sus efectos, el miedo del Vaticano a enfrentarse ante una situación insólita…


Las agradables partituras de Franco Piersanti (“La bestia en el corazón“, 2000) acompañan a una magnífica dirección artística y de vestuario que consigue una gran representación de las estancias vaticanas y las personas que las recorren, ya sean cardenales u otros religiosos, miembros de la Guardia Suiza, el preocupado portavoz de la Santa Sede (Jerzy Stuhr) o el psicoanalista que deberá estudiar el caso del Papa prácticamente secuestrado por los cardenales, interpretado por el propio Nanni Moretti (“Caos calmo“, 2008), que completa un elenco que da vida a multitud de personajes interesantes. La simpática absurdez de algunas de sus escenas se entrelaza con el sinsentido de otras más inocentes y de excesiva duración como un partido de voleibol que no sé sabe qué pinta en el metraje exactamente.

(Sigue en el SPOILER sin desvelar detalles del argumento, por falta de espacio)
[Leer más +]
15 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil