arrow

Alaska.de (2001)

Sinopsis
Sabine (Jana Pallaske) es una adolescente que llega con su padre para vivir en un barrio de las afueras de Berlín. Allí conoce a Eddie (Frank Droese). Ambos vivirán una escalada de problemas cuando el mejor amigo de Eddie es asesinado y Sabine es testigo casual del crimen. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Alemania Alemania
Título original:
Alaska.de
Duración
87 min.
Guion
Esther Gronenborn
Música
Mosermeyerdoring
Fotografía
Jan Fehse
Productora
Bioskop-Film / Shorts Productions / Kinowelt Filmproduktion / Studio Babelsberg Independents
Género
Drama
5
Película melodrámatica de adolescentes
La directora firma su primer largometraje, inspirado en un videoclip que ella había rodado para un grupo musical. Destacar que es una película libre de tópicos y transmite realidad (a ello influye el desconicimiento total de los actores) en la vida en los suburbios de Berlín aunque termina desinflandose por la lentidud con que se cuenta la historia. La recomiendo a la gente que busque una película diferente de todo lo que rodea a Hollywood.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Otra película de serie B disfrazada de film de bajo presupuesto merecedor de galardones
Si sumamos:

- Un guión tonto.
- Unas acuaciones ridículas que se encuentran en los niveles de las series de TV para adolescentes.
- Una fotografía que pretende disimular su falta de oficio imprimiéndolo todo tras un par de filtros que tornan la imagen en los pobres límites de una llamatividad forzada.
- Un montaje torpe.
- Y un buen grado de falta de buen gusto para tener los pocos escrúpulos de presentar la cinta a unos cuantos festivales...

tenemos un bodrio cuyo único mérito y, posiblemente, único afán, sea el de no parecer norteamericano (esta idea, o el modo de expresarla, la cojo prestada de un ensayo de Borges, quien ya en 1932 afirmó esto mismo del cine francés).

Así va el cine europeo, incluídos los representantes patrios.

Quizás el día en que empezemos a ser humildes, si tal día llega, y consideremos que, si bien este lado del Atlántico posee las mejores marcas en música, leteratura o pintura, los norteamericanos se llevan la palma en el terreno cinematográfico, quizás si ese día llega, digo, empecemos a aprender de los del otro lado cómo se hace cine.

Mientras, seguiremos aplaudiendo rabiosamente películas de la factura más zafia, incluso con la maniobra de sustituir el significado de falta de calidad por el de la originalidad.
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil