arrow

Avaricia (1924)

Avaricia
Trailer
8,2
3.421
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una mujer a la que le ha tocado la lotería se casa con un presunto dentista. El novio abandonado lo acusa de no tener licencia para ejercer como tal. A causa de ello, el matrimonio vive con dificultades, pero la mujer ahorra compulsivamente. Finalmente, la avaricia y los celos desembocarán en tragedia. Existen dos versiones: la censurada, de dos horas y media, y la completa, de cuatro horas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Greed
Duración
239 min.
Guion
Erich von Stroheim, June Mathis (Novela: Frank Norris)
Música
Película muda
Fotografía
William Daniels, Ben Reynolds (B&W)
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
Género
Drama Pobreza Amistad Celos Melodrama Drama psicológico Cine mudo
10
La generosidad del cine bien hecho.
Cuando la vi por primera vez, dado lo herejes que somos los que amamos el cine, me convencí de que Dios existía y era el genial Erich Von Stroheim. Desde las primeras imágenes tiene una fuerza telúrica impresionante; sólo los grandes maestros saben crear y Stroheim iba sobrado, en dos “plumazos” decía más que otros tras horas de disgresiones. Por ejemplo: Mc Teaque, el protagonista, toma las piedras donde se oculta el oro como lo que son: piedras; sin embargo, ese gigantes dos pasos después coge un pajarillo herido y con infinita ternura trata de devolverle el vigor. Un compañero se lo quita de un golpe y Mc Teaque ni se lo piensa: lo lanza por un barranco. El genio de Stroheim sólo pone un breve cartel: “Así era Mc Teaque”. Te lo ha dejado tan grabado que a lo largo de esa caída libre a lo más bajo que muestra la película que planea sobre todo este magistral drama. En una conversación de B. Wilder con M. Ciment, le comenta el gran director una conversación que tuvo con Stroheim cuando rodó el Crepúsculo de los Dioses. Wilder le dice que su problema fue adelantarse diez años al cine que se hacía; Stroheim contesta que veinte... Yo digo que cincuenta. Todo el cine posterior está ahí. Ya está Ciudadano Kane, el surrealismo, el neorrealismo, Fellini. Es prodigiosa. Su imagen final, en el Valle de la Muerte, seguro que ha inspirado a más de un western. Es una película cruel y violenta, con los actores en un estado de gracia absoluto, desde Gibson Gowland, a Zazu Pitts, pero cine cien por cien como sólo un genio podía hacerla.
Como ironía final hay un premio que no se concede todos los años en la entrega de los Óscar: el premio Irving Thalberg. Este hombre, genial productor, fue el causante de que una pelicula de 10 horas (Stroheim no uso guión sino que sencillamente cogió el libro de Frank Norris y comenzó a rodarlo, página a página), pasará a la duración actual; con el metraje sobrante sólo hizo una cosa: quemarlo. Buena prueba de los caminos por los que anda el cine.
Un abrazo a todos/as.
[Leer más +]
80 de 91 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Humanidad sin moral
Avaricia es la máxima expresión del naturalismo en el cine de los años veinte. Stroheim consigue dotar de expresividad total al cine mudo gracias a la perfección con la que cada toma estuvo rodada. Es una película revolucionaria tanto por su uso de la profundidad de campo y de foco como por los movimientos de la cámara, consiguiendo así que cada fotograma brille con luz propia. Además, el cineasta vienés se atrevió a rodar la mayor parte de las escenas en exteriores, con escenarios reales y luz natural. Fue un duro trabajo de dos años en los que Stroheim rodó ocho horas de película repartidas en treinta y seis rollos que elevaron el coste de la obra a 750.000 dólares de entonces. Los productores de la película, que pretendían una cinta de carácter comercial, obligaron a Stroheim a cortar su creación y para dejarla en tan solo dos horas de duración, obligación que al director no le sentó nada bien.


El film es una adaptación de la novela McTeague de Frank Norris y es un retrato de la conciencia del ser humano desde un realismo cruel, ya que la historia describe como la envidia y el egoismo pueden conducir a la locura y a la violencia. Los detalles más escabrosos de la vida de los protagonistas salen continuamente a la palestra y provocan que un film que en su principio aparenta ser un melodrama se convierta en un drama cargado de suspense donde la decrepitud humana va creciendo más y más. El clímax de la obra llena al final, en el Valle de la Muerte, cuando en un escenario propio del western Marcus y McTeague mueren por culpa del egoísmo, en una escena cargada de humor negro en la que la música toma un papel relevante.

El tema principal que se constituye como el eje central de la película es la avaricia, tema que sigue siendo actual ya que nunca caduca. Stroheim presenta la avaricia como una ambición que es el origen de la degradación humana. El segundo tema que deriva directamente del primero es la violencia, tanto la que aparece en el film como la que se genera en el espectador. La muerte, la violación y el hurto son elementos que aparecen representados en muchas escenas de forma simbólica: cuando McTeague salva a un pájaro herido y un gato trata de echarle el guante, la escena de Trina revolcándose en su cama rodeada de dinero, el entierro que pasa por detrás de la casa de los protagonistas y la escena donde el dentista besa a su amada anestesiada violando su dignidad.


En conclusión, Avaricia de Erich von Stroheim es una obra maestra del cine que refleja a la perfección la falta de moralidad que caracteriza en ciertas ocasiones al ser humano y como Dante decía: “La avaricia es de naturaleza tan malvada y perversa, que jamás sacia su voraz apetito, y después de comer tiene más hambre que antes.
[Leer más +]
21 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil