arrow

Conan, el bárbaro (1982)

Conan, el bárbaro
Trailer
6,6
65.321
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un niño que pertenece a una tribu primitiva graba en su memoria los rostros de los guerreros que han exterminado a su familia y a él lo han vendido a unos mercaderes de esclavos. Años después, el joven se ha convertido en un forzudo y valiente guerrero. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Conan the Barbarian
Duración
129 min.
Guion
John Milius, Oliver Stone (Cómic: Robert E. Howard)
Música
Basil Poledouris
Fotografía
Duke Callaghan
Productora
Edward R. Pressman Production / Dino de Laurentiis
Género
Aventuras Acción Fantástico Fantasía medieval Espada y brujería Cómic
Grupos  Novedad
Conan
"Con un excelente diseño de producción y escenas llenas de acción (...) atractiva adaptación de las aventuras del famoso héroe del cómic"
[Diario El País]
9
El superhombre nietzscheano
Aunque personalmente no comparta la filosofía de la película, que la tiene y mucha, no dejo de asombrarme por la calidad y planteamientos que se abordan en el clásico "Conan, el bárbaro". Es sin lugar a dudas una película fascinante, de ver y de pensar; de sentir y de escuchar. Un deleite continuo.
John Milius, un director moneda; ahora cara, ahora cruz, hizo su mejor película junto con "El viento y el león" con este film de "Espada y Brujería" que sin embargo es mucho más que eso. John Milius que siempre me ha parecido mejor guionista ("Apocalipsis now") que director, consigue recrear una película donde se suceden una y otra escena a cuál mejor. El guión incluso supera en momentos a los comics del atormentado Robert E. Howard (se levantó la tapa de los sesos con 30 años) autor de Conan, que había sido adaptado en primer lugar por Oliver Stone, con un aire más al "Señor de los anillos" mientras que Milius le metió un toque más darwinista, nietzscheano, wagneriano y apoyado también en Joseph Conrad consiguió quitar fantasía para meter una brutalidad al margen de cualquier moral.
Arnold Schwarzenegger nació para este papel, sin lugar a dudas el mejor de su carrera, por encima de cualquier Terminator.
Una extraordinaria Walkiria como Sandahl Bergman, que además de bella, es espectacular su interpretación. Lástima que después practicamente desapareciera con algunas películas muy lamentables. Por supuesto un conjunto de secundarios con un nivel magnífico de gran importancia para la película.
La banda sonora de Basil Poledouris entre las diez mejores de todos los tiempos. Por una vez me alegro que no pudiera hacerla Morricone. ¿Alguién sabe una aberración mayor que esta banda sonora no estuviera ni nominada al oscar?
Una fotografía espléndida de Duke Callaghan, que había sido el fotógrafo habitual de Sydney Pollack, que consigue sacar decenas de instantáneas de una belleza sin par.
¿Por qué una película como esta no tiene más apoyos? Bueno el protagonista cae mal a mucha gente (con razón), las películas que nacieron a raíz de esta son bastante malas como"Kull el conquistador", "El guerrero rojo", "El señor de las bestias" o "Conan el destructor" que es una película indigna de esta joya. No entiendo como la pudo dirigir Richard Fleischer que estaba ya para el arrastre. Todo eso hace que el aficionado al cine piense que es un cine menor de subgénero. Nada más lejos de la realidad, la película tiene una profundidad atroz que da miedo y que siguiendo en parte el "Así habló Zaratustra" de Nietzsche nos habla de la muerte de Dios, la voluntad de poder y la necesidad de los "superhombres". Pero también tenemos a Darwin y su selección natural, la mitología escandinava y germana, y algunas de las escenas a espadas mejor filmadas de la historia. No es perfecta porque tiene algunos añadidos insinceros para hacerla más "comercial".
[Leer más +]
233 de 298 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
"La mayor satisfacción de un guerrero es aniquilar al enemigo, quemar su campos, robar su ganado, violar a sus mujeres y esclavizar a sus hijos."
No hay coartada ideológica para un personaje como Conan el Cimmerio y sin embargo, se le llama "héroe".

No hay racionalismo posible para un personaje como Conan el Bárbaro y sin embargo, se le llama "héroe"

No hay dioses excepto el sanguinario Crom para un personaje como Conan el Conquistador y sin embargo, se le llama "héroe".

No hay más causa que la propia para una personaje como Conan el rey de Aquilonia y sin embargo, se le llama "héroe".

Porque no no existió nunca, ni existirá jamás, una plasmación más pura del concepto heroico sin impurezas ni perversiones que la que se encarnara en el personaje de Conan el Bárbaro.

Ni una película que, más allá de su carácter de divertimento pulp, exprese con más contundencia el valor, la emoción y la grandeza de la épica tal y como la imaginaron alguna vez los dioses.

Y si como rezaba Coleridge, "la fantasía no es otra cosa que un modo de memoria emancipado del orden del tiempo", entonces, la era Hyperborea está condenada a la mejor de las eternidades cinéfilas: aquella que no entiende de razones, sino de sueños.
[Leer más +]
121 de 138 usuarios han encontrado esta crítica útil