arrow

Creemos en el amor (1954)

5,7
282
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tres amigas americanas que se encuentran en Roma, siguiendo la tradición, lanzan monedas a la famosa fuente de Trevi. Las tres piden el mismo deseo: encontrar el amor verdadero. Una de ellas, secretaria en una agencia del gobierno (Dorothy McGuire), consigue ganar el corazón de su jefe (Clifton Webb), un persuasivo novelista. Mientras tanto, su compañera (Jean Peters) se atreve a desafiar las normas de la oficina y empieza a salir con un italiano (Rossano Brazzi), que también trabaja en la agencia. Por último, la recién llegada Maggie McNamara conoce a un auténtico príncipe italiano (Louis Jourdan) del que se enamora perdidamente. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Three Coins in the Fountain
Duración
102 min.
Guion
John Patrick
Música
Victor Young
Fotografía
Milton R. Krasner
Productora
20th Century Fox
Género
Romance
6
Frances, Anita y María
Basada en la novela "Coins in the Fountain", de J. Secondari, fue dirigida por Jean Negulesco. Rodada en Roma y Venecia, fue la primera película filmada en cinemascope fuera de EEUU. La productora fue Sol C. Siegel. Obtuvo 2 Oscar (fotografía en color y canción) y fue nominada a un Oscar (película) y a un DGA (dirección). Se estrenó en 2-VI-1954.

La acción tiene lugar en Roma, con un breve viaje a Venecia, en 1953. Narra la historia de tres jóvenes americanas (Frances, Anita y María), que trabajan en Roma como secretarias. Dos de ellas echan a la fuente de Trevi (Roma) una moneda, según el ritual acostumbrado. Anita (Jean Peters) y su compañero de trabajo, Jorge (Rossano Brazzi), deciden pasar un fin de semana juntos, contraviniendo las normas de la empresa. María (Maggie McNamara) ensaya cautivar a Dino (Louis Jourdan) con enredos. Frances (Dorothy McGuire) consigue que su jefe desde hace 15 años, John F. Shadwell (Clifton Webb), se fije por fin en ella como mujer, al decirle que le deja para ir a NY. Las tres historias, "desonestamente honestas", entran pronto en crisis.

La película presenta a tres mujeres, aficionadas a la aventura, pero muy convencionales, carentes de formación superior y de nivel cultural bajo, que se mueven exclusivamente por ambiciones matrimoniales. Los tres romances son anacrónicos, dulzones y empalagosos. La obra está punteada de un humor elegre y burlón, que alcanza sus puntos culminantes en la cena de María y Dino, la visita de ambos al Museo Nacional y, en clave negra, en la visita de John al encargado consular americano. La protagonista de la película es Roma. El recorrido de la cámara por las calles, plazas, jardines, monumentos y fuentes, constituye un tributo de admiración a la ciudad y de exaltación de su atractivo turístico. Sorprende el escaso tráfico rodado y la abundancia de aparcamiento disponible en 1953.

La música ofrece diversos temas, variaciones de la melodía central de la canción "Three Coins In The Fountain", de Jule Styne y Summy Cahn, popularizada por Frank Sinatra. Los temas a destacar son el preámbulo, Roma, Plaza de Venecia, serenata de "piccolo" y final. La fotografía, de Milton Krasner, realza la belleza de la ciudad con planos fijos próximos, a modo de postales, y perspectivas generales. Usa una paleta de colores suaves con contrastes intensamente oscuros. Crea un ambiente amable de lujo y exhuberancia. Las interpetaciones son correctas. Destaca la sobria intervencion de Clifton Webb. El guión adapta la novela original sin mayores pretensiones que complacer al gran público. La dirección crea una obra almibarada, de reclamo turístico y de éxito en taquilla.

Dados los buenos resultados de la obra, se realizó un remake ("En busca del amor", 1964), a cargo del mismo Negulesco, que sustituyó Roma por Madrid. Es estimable el valor documental de las imágenes exteriores de la película.
[Leer más +]
16 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Una postal romántica de la ciudad eterna.
Jean Negulesco fue un director que contribuyó a popularizar el formato Cinemascope tras su adopción por la Fox, productora a la que el cineasta estaba unido por contrato. Es posible que quienes le conozcan sólo por los films que realizó a partir de 1953 no tengan una buena opinión de él. Pero antes de esta fecha Negulesco había dirigido una veintena de películas más o menos logradas e interesantes, siempre diferentes a las posteriores. “Three coins in the Fountain” (Tres monedas en la fuente), me parece más acertado y fiel que el título cursi en español, naturalmente hace alusión a la “Fontana de Trevi” que todos los turistas van a visitar y a lanzar las monedas, según la tradición para encontrar el amor.

Negulesco fue un hombre influido por la pintura que siempre supo sacar partido al color y a los encuadres. Una película romántica, de amor en color rosa, sin pretensiones y un tanto simpática, que narra tres historias de amor que van entrelazadas y que sirven de pretexto para mostrarnos la belleza de Roma. El argumento es muy maniqueo y sin consistencia, las mujeres son mostradas como inteligentes y calculadoras y los hombres, bastante primarios, tontos e ingenuos, vamos presa fácil, pues tampoco importa mucho, todo sea por el amor no les parece.

Una visón bastante tópica y típica al estilo de Hollywood, la magnífica fotografía de Milton Krasner y la canción “Three coins in the Fountain” que hizo famosa Frank Sinatra, sirve como “leit motiv” al film, que forma parte de la historia del cine, ambas premiadas con sendos Oscars. El film inauguró el subgénero de la comedia rosa viajera tan practicada por la Fox durante los primeros años del Cinemascope. Woody Allen ha recogido el testigo últimamente, rodando postales turísticas con un poco de humor en Londres, Barcelona, Paris y Roma. Pues es una forma agradable de recordar nuestras visitas turísticas. Y el que no las haya visitado, tiene ocasión de apuntarse.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil