arrow

Las dos inglesas y el amor (1971)

7,1
1.752
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En el París de 1900, Claude Roc, un joven francés de clase media, entabla amistad con Anne Brown, una joven inglesa. Ella lo invita a ir a su casa de Gales, donde vive con su hermana Muriel. Una vez allí, aunque Claude se siente atraído por Anne, ella procura desviar su atención hacia Muriel. Cuando Claude y Muriel se dan cuenta de que están enamorados, entonces la madre de ella insiste en que, para estar seguros de sus sentimientos, deben someterse a una separación de un año. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Les deux anglaises et le continent (Anne and Muriel)
Duración
132 min.
Guion
François Truffaut, Jean Gruault (Novela: Henri Pierre Roché)
Música
Georges Delerue
Fotografía
Néstor Almendros
Productora
Les Films du Carrosse
Género
Romance Drama Drama romántico Años 1900 (circa) Nouvelle vague
8
Las dos hermanas
Decimoprimer largometraje de Truffaut, del que es director y guionista. Se basa en la novela "Les deux anglaises et le continent" (1956), de Henri-Pierre Roché ("Jules y Jim"). Se rueda en Auderville, Calvados, Cherbourg, Jura, La Hague, Vivarais y París (Francia). Producida por Marcel Berbert, se estrena el 28-XI-1971.

La acción tiene lugar en París, Gales y Calais, entre 1900 y 1919, aproximadamente. Claude Roc (Jean-Pierre Léaud), de unos 22 años, conoce en Paris a Anne Brown (Kika Markham), de 22 años, galesa, estudiante de francés, hija de una antigua amiga de la madre. Le invita a pasar unas vacaciones en Gales, donde conoce a Muriel (Stecey Tendeter), dos años más joven. La amistad entre los tres da lugar a un triángulo amoroso.

La película desarrolla un drama romántico que envuelve a un hombre francés y a sus dos amantes británicas, hermanas, a lo largo de unos 20 años. Truffaux había investigado el amor triangular en "Jules y Jim" y "La piel suave". Ahora lo hace con mayor experiencia, mayor dominio y más profundidad. La narración, pausada y contenida, explora el mundo de los sentimientos humanos, sus altibajos, la diversidad de los que pueden afectar a una persona al mismo tiempo y su dependencia de hechos imprevisibles. Para Truffaut el amor verdadero es sacrificado y doloroso, no duradero, sincero y profundo. Puede nacer de un estallido de enamoramiento o se puede mantener oculto durante años. Muriel es una puritana apasionada, como Emily Bronte, mientras Anne, al igual que Charlotte Bronte, posee un afilado sentido común e ideas avanzadas sobre la libertad del amor. Tiene tres amantes sucesivos y oculta un secreto que la mueve a no casarse y, a la vez, a sufrir amargos celos, que la sumen en la desolación. Los escrúpulos de Muriel, catequista dominical, crean en ella otro tipo de problemas, que la llevan a la soledad, la masturbación y al auto-odio. Truffaut el más romántico de los cineastas, redondea una obra compleja, llena de matices, rica en detalles, profunda y auténtica, con referencias autobiográficas. Hace uso de un estilo suelto y clásico. Incluye citas cultas: literarias (Balzac, Poe), escultóricas (Rodin), plásticas (Picasso), bibliofílas ("Los miserables"), mitológicas (Eurídice y Orfeo), etc.

La música se basa en una partitura para orquesta de viento, cuerdas y piano. Aporta fragmentos de aires románticos, dramáticos y descriptivos, muy adecuados ("Muriel", "Anne et Claude"). La fotografía, de Almendros, crea composiciones muy variadas, de dibujo rotundo. Dota de un equilibrado dinamismo a las imágenes (estación de tren, visión inferior del trío que echa pequeñas piedras a la cámara, beso entre barrotes de una silla). Distribuye los colores prdominantes por zonas (azul de las habitaciones de las hermanas, cremas en la buhardila). Establece paralelismos entre las esculturas públicas o de interior y planos de los protagonistas (el beso, el amor, la desolación). Es una de las pelícualas más notables del autor.
[Leer más +]
25 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
La literatura en el cine
Dentro de la más pura tradición francesa, la influencia de la literatura en las demás artes, esta obra de Truffaut es un bello film literario, nostálgico en su evocación de la época de comienzos de siglo, y distanciador, porque se nos narra por una voz en "off" lo que vamos viendo, a menudo en estampas breves, pero ricas en detalles y en gestos de notable poder sugerente, con constantes alusiones al libro, para que no olvidemos que es una historia que se nos está contando, en la que se enfrentan dos modos de vida, el inglés y el francés, en un constante ir y venir del bello país de Gales al continente, y se nos narra la historia de dos hermanas, enamoradas del mismo hombre.
A los 40 años, con su film número dieciséis, Truffaut alcanzó, con su sencillez narrativa, cuidada puesta en escena, con su ritmo más que sereno, clásico, con su fuerza de evocación y la sutileza en la expresión de los más recónditos sentimientos, una perfección y maestría que sólo poseen unos cuantos elegidos.
"Las dos inglesas y el amor" es una maravillosa lección de cine, en la que Truffaut, dueño absoluto del lenguaje cinematográfico, vuelca sus reflexiones, sus afirmaciones y sus vacilaciones en torno al mundo que le rodea. Su película es una obra hermosa, de un raro encanto, que irradia esa extraña fascinación que posee el cine salido de sus manos, esa felicidad que producen sus imágenes por el simple hecho de mirarlas, independientemente de lo que quieran expresar.
[Leer más +]
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil