arrow

La noche de los muertos vivientes (1968)

Sinopsis
Las radiaciones procedentes de un satélite provocan un fenómeno terrorífico: los muertos salen de sus tumbas y atacan a los hombres para alimentarse. La acción comienza en un cementerio de Pennsylvania, donde Barbara, después de ser atacada por un muerto viviente, huye hacia una granja. Allí también se ha refugiado Ben. Ambos construirán barricadas para defenderse de una multitud de despiadados zombies que sólo pueden ser vencidos con un golpe en la cabeza. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Night of the Living Dead
Duración
96 min.
Guion
John A. Russo, George A. Romero
Música
Scott Vladimir Licina
Fotografía
George A. Romero (B&W)
Productora
Image Ten / Laurel Group / Market Square Productions / Off Color Films
Género
Terror Gore Zombis Película de culto Cine independiente USA
Grupos  Novedad
Saga "...de los muertos" de George A. Romero
8
El mito del zombie caníbal
Ópera prima de Romero y una película que dio un vuelco a las cintas de zombies, desechando esa antigua leyenda sobre zombies poseídos haitianos y ofreciéndole un nuevo cauce a las peripecias de esos entrañables muertos vivientes que tantos grandes momentos han dado a la historia del cine, transformándolos en seres carnívoros y carniceros que requerían de las vísceras de los vivos para alimentarse.

En "La noche de los muertos vivientes", podemos hallar pues múltiples facetas que convertirían la obra del tejano en todo un hito tanto como para su época, como para lo que supuso, siendo algunas de ellas como ese mensaje que escondía tras de sí y lo irónico de su conclusión o el magnífico trabajo realizado gracias a una banda sonora asfixiante y una fotografía a blanco y negro logradísima, algunas de los más patentes.

Su idea base ya es de por sí suculenta, ese encierro y esa casa asediada por zombies, pero es que además está desarrollada con un trazo genial que dota a cada uno de sus personajes de unas características que hacen que el espectador tenga un modo de conexión con ellos, y añade ese plus de tensión entre todos los protagonistas en el que, cuando se desatan los nervios, parece que nadie ni nada será capaz de tranquilizar las cosas. Un esquema que, por cierto, ha sido imitado hasta la saciedad.

Para resultar un debut, es mínimamente sorprendente el trabajo de caracterización y maquillaje, así como la dirección y realismo de determinadas secuencias, que chocan precisamente por estar rodeadas de una ambientación sobria y conseguida.
No hay que negar, sin embargo, que "La noche de los muertos vivientes" aburre, porque durante su transcurso es bien cierto que Romero pierde en alguna ocasión el ritmo de su propuesta, y que minutos como el de los informes televisivos o algunos que preceden esa situación están alargados en demasía, pero aun y así, lo que sobresale ante todo es el talento de un cineasta que ha demostrado que no sólo sabe generar atmósferas de gran factura, sino también ser crítico y contundente.
[Leer más +]
70 de 92 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La creación del Día del Orgullo Zombie.
Lamento a todo aquel que no tuviera la suerte de ver de niño “La noche de los muertos vivientes” porque se perdió algo bueno. En el cine y en la literatura se debe procurar seguir un criterio y una cronología, no se puede degustar las obras de forma desordenada ya que produce confusión. Si alguien ve esta película después de visionar cien de terror de los últimos años o toda la producción que se hizo en los setenta que fue un boom le puede resultar anticuada. Evidentemente y no digo que no.

Pero esto es cine de culto y lo demás son sandeces, aquí estamos asistiendo en realidad al nacimiento de un subgénero –aunque ya había sido fecundado años antes en “White Zombie (1932)- ya que es a partir de aquí cuando se fijan las reglas de cómo se puede matar o no a un muerto viviente y en definitiva todas las características que la gente se conoce de memoria, como pasó con los vampiros también en su momento años antes.

George A. Romero era uno de los directores que más y mejor apuntaban hace años. Con 28 años hizo un trabajo sensacional en esta limitada película de presupuesto pero no de ilusión, ganas y calidad. Pero es verdad que haciendo balance de su filmografía digamos que no ha estado a la altura de las expectativas. Pienso que se equivocó al decidirse a encasillarse en el género de terror-gore con el subgénero de zombies principalmente, creo que tenía calidad para hacer otras cosas y a mi juicio a pesar de ser uno de los reyes de este tipo de películas y que pasará a la historia del cine por su contribución, creo que podría haber dado mucho más. Que se le va hacer.

En este su primer trabajo nos encontramos su personalidad que estará ya siempre presente, las películas de Romero tienen un sello inequívoco y eso también es destacable. Es verdad que quizá no es la mejor de todas sus películas pero sí la más querida y sobre todo la más recordada por todos. El resto con mayores o menores variaciones son todas en cierta forma un “remake” de esta.

Personalmente esa atmósfera malsana y claustrofóbica cercana a la locura es lo que más me gusta, además de que este tipo de cintas son deudores de las películas del oeste, ya que en realidad lo que tenemos es un fuerte rodeado por indios y un grupo de vaqueros intentando escapar y esperando a la caballería.

Lo interesante es que aquí esos vaqueros no se llevan bien, por el contrario hay una falta evidente de solidaridad que se acentúa cuando las cosas van mal, algo que pasa a diario en nuestras vidas y que el cine no siempre muestra, presentándonos un mundo donde la gente muere y lucha por los demás cosa que rara veces ocurre.

Película que marcó tendencia.
[Leer más +]
62 de 80 usuarios han encontrado esta crítica útil