arrow

Confesiones de un espía nazi (1939)

6,4
121
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un agente del FBI (Robinson) investiga una amplia red de espionaje nazi que opera en Estados Unidos. Sus contactos llegarán hasta Suramérica y Europa. Se trata de una de las pocas películas del género antinazi rodadas antes de la Segunda Guerra Mundial, época en la que los Estados Unidos y, por consiguiente, Hollywood seguían una política aislacionista. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Confessions of a Nazi Spy
Duración
104 min.
Guion
Milton Krims (Libro: Leon G. Turrou. Obra: John Wexley)
Música
Leo F. Forbstein, Max Steiner
Fotografía
Sol Polito, Ernest Haller (B&W)
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Drama Espionaje Nazismo
7
La quinta columna
Policíaco sobre las actividades nazis durante la IIGM. Destacable la actuación del siempre poderosísimo Edward G. Robinson, agente del FBI duro de roer, astuto como un zorro, pequeño pero matón. Los nazis se están infiltrando en territorio americano mientras invaden el mundo, les da tiempo a todo. USA todavía no ha entrado en guerra pero los alemanes quieren llevar ventaja sobre ellos por si las moscas, así que tejen una amplia red de espías.

Es destacable cómo los nazis se las apañan para conseguir adeptos a la causa. Ya fuera por pleno convencimiento, más que nada por su ascendencia alemana, existían americanos que creían firmemente en las teóricas que soltaba el amadísimo líder, Adolfo Hitler. Éstos, con ayuda de la Gestapo, reclutaban gente debido principalmente a dos razones típicas: tipos descontentos con su suerte en la vida o incautos con poco cerebro (son las razones que resumen a un terrorista).

Y al mismo tiempo, resulta curioso y entretenido observar cómo el hábil agente del FBI, Edward G. Robinson, va atrapando a los espías y los va haciendo “cantar”. Tirando de la manta salen muchas cosas, y cómo dice él: limpiamente, ya que el FBI no tortura en los interrogatorios.

Él se encarga de crear una estupenda ambientación, lleno de inteligentes diálogos y personajes convincentes, lo que también se debe a la buena labor del director. Además, en esta película sí se muestra el trabajo de los espías, lo que deben conseguir, cómo lo hacen y el trato con los dirigentes de la Gestapo y cómo se infiltran éstos en el país. Muy real por tanto. Termina gustándote oír:
-FBI, queda usted detenido.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Toneladas de propaganda
Confessions of a Nazi Spy es uno de los mejores ejemplos de la propaganda política aplicada al cine. Rodada en tono documental, a veces te preguntas si estás viendo un film de ficción o un documental puro y duro. Sólo la intervención de actores famosos como Robinson, Sanders o Lukas nos recuerda que, en efecto, hay un guión y unos hechos, probablemente reales, en los que se basa la historia. Lo escalofriante reside en que la fórmula es intercambiable: se puede utilizar la misma retórica para poner a bajar de un burro a los malvados comunistas, los perversos chinos o los sanguinarios islamistas. Basta con cambiar el perfil del enemigo, y asunto concluido. Y esto no ha cambiado en toda la historia de Hollywood. La sutileza nunca ha sido su fuerte. En todo caso, una película interesante, como testimonio de la época en que los USA todavía se desentendían de lo que estaba sucediendo en la Vieja Europa. Así nos fue.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil