arrow

El estudiante de Praga (1913)

El estudiante de Praga
Trailer
6,6
376
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un estudiante, Balduin, salva a una aristócrata de morir ahogada. Se enamora de ella pero es un simple estudiante sin dinero. Se le aparece un anciano, Scapinelli, que le ofrece dinero a cambio de algo que el anciano quiera llevarse. El estudiante acepta el pacto y Scapinelli se lleva la imagen de Balduin reflejada en el espejo. Balduin se las promete feliz, sube de nivel social gracias al dinero de Scapinelli y logra enamorar a la aristócrata. Pero Scapinelli no se olvida tan fácilmente del pacto... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Alemania Alemania
Título original:
Der student von Prag
Duración
85 min.
Guion
Hanns Heinz Ewers, Alfred de Musset (Historia: Edgar Allan Poe)
Música
(Versión restaurada: Josef Weiss) (Película muda)
Fotografía
Guido Seeber (B&W)
Productora
Deutsche Bioscop GmbH
Género
Fantástico Drama Terror Romance Drama psicológico Cine mudo Orígenes del cine Expresionismo alemán
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Edgar Allan Poe
7
Lucha de Reflejo
«No soy Dios, ni puedo ser el demonio, pero con desprecio pronuncio tu nombre! Así que dondequiera estés, también estaré yo… y en tu ultima hora y, delante de tu lapida, ¡me sentaré sobre tu tumba!»

“El estudiante de Praga”, en su versión de 1913, es un filme absolutamente moderno. De hecho nadie habla de ninguna de las versiones posteriores, aunque la realizada por Henrik Galeen en 1926 también es recomendable.
Se trata de la historia de una persecución de su reflejo lidiando con una revisión e “Fausto”. Los efectos especiales están bastante adelantados a su época y la tónica es de absoluto terror: el enemigo del ‘estudiante de Praga’ es su propia imagen. Desde un punto psicológico se podrían establecer aristas freudianas sobre el lado humano desligado del moral. Las frustraciones y deseos apartadas del instintos y temores para dar rienda suelta a deseos que se pagan con precios elevados. Ser o no ser, desde luego.

Moraleja: nunca dejes coger a nadie “lo que sea” de tu habitación.
[Leer más +]
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Nuestro peor enemigo lo llevamos dentro
El estudiante de Praga es una película de terror gótico pionera en su género, y precursora del expresionismo alemán. La alucinante trama de la película es de lo más atractivo, y se basó en el relato "La extraña historia de Peter Schlemihl" del poeta romántico Aldebert von Chamisso, en la que un hombre vendía su sombra al diablo.

Stellan Rye y Wegener demuestran una gran habilidad para generar suspense, y llevar al espectador hasta el trágico desenlace final de la historia. La película tiene un buen ritmo y es muy entretenida, a pesar de las deficiencias narrativas del momento en que se rodó: No hay movimientos de cámara, y apenas hay cortes de montaje dentro de las escenas. Sin embargo estas deficiencias, son suplidas por un aprovechamiento completo de las posibilidades narrativas del encuadre y el ritmo interno del plano: el uso inteligente de los segundos términos para narrar; el acercamiento de los actores a cámara; distintos valores de plano a lo largo de la película, como planos medios y americanos; movimientos panorámicos precisos y necesarios; etc...

Además, los escenarios escogidos para rodar las escenas contribuyen de un modo excelente a generar la atmósfera gótica, típica de los relatos de terror del siglo XIX, que le viene como un guante a la historia. Un buen ejemplo es la escena en la que Magrit va en busca de Balduin, que ha quedado con ella en el cementerio. No se puede encontrar una escena más definitoria de lo que es el gótico en el terror en cuanto a sus ambientaciones.

Una excelente película que aún hoy se ve sin problemas, y que expone una idea inquietante y actual: Nuestro peor enemigo lo llevamos dentro.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1