arrow

La diva (1981)

La diva
Trailer
6,6
277
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un joven mensajero motociclista parisino hace una copia de contrabando ilegal de su cantante de ópera favorita en un concierto en directo. Cuando la cinta es accidentalmente sustituida por una cinta de vigilancia que incrimina a unos famosos gángsteres, dos asesinos psicópatas son enviados a la caza del mensajero.
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Diva
Duración
123 min.
Guion
Jean-Jacques Beineix, Jean van Hamme (Novela: Delacorta)
Música
Vladimir Cosma
Fotografía
Philippe Rousselot
Productora
Les Films Galaxie / Greenwich Film Productions / Antenne 2
Género
Thriller Thriller psicológico Ópera
7
Interesante, fascinante e irregular
Como suele ocurrir con bastantes películas de culto, la recepción inicial por parte de la crítica francesa fue fría en su estreno. No convenció y fue tildada de brillante y vacía.
A raíz de la gran acogida por parte de la crítica americana y su éxito en festivales fue cuando la ópera prima de Jean-Jacques Beineix hizo que creciese el interés en Europa convirtiéndose gradualmente en una pieza de culto. No extraña para nada ver mencionado el nombre de “Diva” en las listas de mejores películas de los ochenta.

Y es que la visualmente, el filme de Beineix, es de una belleza magnifica y deslumbrante. Combina entre aciertos y defectos el thriller, el musical y la intriga con una aureola y aroma de cuento de hadas moderno.

Hay buenos y villanos. Pero no hay droga ni un testigo de homicidio como marca el paradigma. El eje central de "La diva" es una valiosa grabación pirata de una voz (Wilhelmenia Fernandez). También otra cinta que supone un testimonio de culpabilidad para alguien importante y sus negocios ocultos. Una predecible confusión dará lugar a una persecución sin tregua por parte de unos mafiosos, mientras una discográfica oriental desea conseguir la grabación de una diva que sólo da conciertos y no graba material de estudio.

El filme funciona en todos sus aspectos exceptuando el thriller. Hay alguna puñalada cutre, teatral y trapera a lo “Testigo de cargo” y ciertos descalabros, trampas y lagunas narrativas que no me convencen. Eso sí, la secuencia de la cabina telefónica es magnífica.

Película muy influyente en su momento al marcar el inicio del cine de neón francés, una corriente anti intelectual frente al cine de autor de la vieja escuela, dando mayor importancia al aspecto visual. Luc Besson junto con Beineix serían los estandartes de dicho movimiento.

Beineix también se apunta el tanto en dibujar al cine negro con luces de neón, un año antes que Ridley Scott reinventase el sci-fi con la magnífica “Blade runner”.
[Leer más +]
17 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil