arrow

El regreso de Mary Poppins (2018)

El regreso de Mary Poppins
Trailer
5,9
4.696
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Mary Poppins (Emily Blunt) es la niñera casi perfecta, con unas extraordinarias habilidades mágicas para convertir una tarea rutinaria en una aventura inolvidable y fantástica. Esta nueva secuela, vuelve para ayudar a la siguiente generación de la familia Banks a encontrar la alegría y la magia que faltan en sus vidas después de una trágica pérdida personal. La niñera viene acompañada de su amigo Jack (Lin-Manuel Miranda), un optimista farolero que ayuda a llevar la luz -y la vida- a las calles de Londres. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Mary Poppins Returns
Duración
130 min.
Estreno
21 de diciembre de 2018
Guion
David Magee (Libro: P.L. Travers. Historia: David Magee, Rob Marshall, John DeLuca)
Música
Marc Shaiman
Fotografía
Dion Beebe
Productora
Walt Disney Pictures / Lucamar Productions / Marc Platt Productions
Género
Musical Fantástico Cine familiar Años 30 Secuela
Grupos  Novedad
Mary Poppins
2
Una patada a la esencia de Mary Poppins. La cara oscura de Poppins y las desdichas de los Banks.
Fui a ver la película sin leer ninguna crítica con la ilusión de ver una peli de Mary Poppins de nuevo.

Igual no sé tanto de cine como me gustaría y no he informado sobre los trabajos del director aunque ya he visto que son musicales. Pero no entiendo como esta película está bien valorada. Y me explico, soy fan de Mary Poppins desde que soy un crío.

La tengo en DVD, la veo cada 2 o 3 años y es sencillamente genial.

Cuando entré en la sala de cine esperaba ver eso, además había visto el trailer y la escena de la cometa me fascinó.

Ver a Michael y Jane Banks de nuevo fue una delicia. Ver al capitán de barco seguir siendo puntual con la hora y ver al viejo Dick Van Dyke fue algo bastante bueno y decente.

Además debo decir que el actor de Michael me gusta mucho como actúa y también Jane y Helen por su puesto.

Los que veáis la peli lo podréis entender.

Pero ahora es donde vienen los problemas y para empezar a atajarlos por donde hay que atajarlos, vamos a hablar de Emily Blunt.

Sin duda la actriz es buena y el papel que le han dado lo hace bien, pero lo que no es bueno es el papel.

Su personaje no es Mary Poppins en absoluto. Y digo que no lo es porque no, no lo es. Han intentado que se parezca sí, metiendo muchas escenas calcadas de la original pero más largas, pesadas y sobre todo aburridas.

No es Mary Poppins porque han abusado de la pizca de regañina que tenía Mary. Nada más aparecer es una mujer que recuerda más a una persona gruñona que a la niñera que describían Michael y Jane cuando eran críos.

Llega regañando a todos y con una soberbia y superioridad que Mary Poppins se habría sentido enfadada como cuando se enfadó con el espejo en la primera.

Pero dejamos este hecho a un lado y vamos a hablar sobre los niños.

Tenemos 1 niño pequeño que es el enlace con todo lo imaginativo, un niño que al menos en su doblaje al castellano, no consigue atraerte sino que se limita a ser un loro de todo lo que dice Mary poppins y ya está, parece un niño que no piensa por si mismo y la verdad no actúa muy bien.

Los otros dos en cambio si tienen más dudas porque son más mayores y si tienen una actuación digna.

Por último esta el iluminador, que es un papel para suplir a Bert, y que la verdad la idea mola, a pesar de ser una copia exacta pues aparece allí donde están los protagonistas y hace prácticamente lo mismo que Bert, es un actor que no desentona y que bueno podría decirse que está bien.

Ya hemos hablado de los personajes principales y los demás no contaré por no spoilear a nadie que quiera sufrir el aburrimiento y la decepción al entrar al cine si es que de verdad te gustaba Mary.

El punto principal de la película es lo que falla. Lo que falla y mucho.

Y es que la música es seriamente deprimente, no vemos nada de por un poco de azúcar ni de chim chimeny ni de supercalifragi.

En esta película todo lo que se dice es lo contrario, si en la primera te dicen que no te tienes que preocupar tanto y que hay que vivir la vida y disfrutar, aquí el mensaje es el opuesto.

Empiezan con un drama y otro drama y el eje de la pelicula es un problema de dinero, de dinero!!!

Y todas las canciones o casi todas tienen una melodia triste y una letra demasiado larga que hace que cuando salgas del cine no recuerdes ninguna.

Las canciones además están metidas con un calzador de zapato y creo que no hay ninguna que sirva de enlace en la película con nada salvo la del baño que abusan de las tecnologías.

No es para nada Mary poppins y el mensaje que da la película es básicamente que los números son importantes y que sin ellos te van a ir mal las cosas a no ser que tengas la suerte de que tus padres te lo hayan dejado todo solucionado.

Que por ti mismo, no puedes ganarte la vida de artista y que los problemas son muy importantes.

La filosofía es contraria a la de Mary Poppins y cualquiera que conozca la película sabrá a lo que me refiero.

No, esta peli no es merecedora de buena nota. Al menos no con el título que lleva.

Sería mejor algo como la cara oscura de Mary Poppins y las desdichas de los Banks.

No tiene para nada comparación con la primera. Al menos espero que esta crítica sirva a aquellos que realmente les gustaba Mary poppins y entendieran su esencia.

Porque con tantas críticas buenas uno podría ir engañado al cine.

En cuanto a maquillaje, luces, fotografía y tecnologías, todo perfecto. Pero en la época actual es lo que se espera.

Y en cuanto a escenas e historias te parece que todo son copias baratas de lo anterior, y tenemos escena de recoger la casa/quehaceres, escena de meterse en una pintura, escena de ir a casa de un conocido que está colgado y acaban también en el techo, escena de al compás con todos los compañeros bailando, escena de las cometas aunque con otra cosa...

NO, NO VENDAIS MENTIRAS.
Intenta parecer Mary poppins pero no le llega ni al tacón.
[Leer más +]
95 de 148 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Con un poco de azúcar....
Cabe preguntarse el porqué de la realización de una secuela tan tardía, distan casi 60 años del estreno de Mary Poppins. Por un lado podríamos considerar una maniobra puramente comercial made in Disney, experta en aquello de sacar el mayor rendimiento a sus producciones, ya sean mediante secuelas, remakes humanizantes o simplemente interpretaciones personales. O bien, se ha concebido como producto para ofrecer a una nueva generación de espectadores el mismo impacto que ocasionó su antecesora.

El calibrar el impacto de este film en el público infantil de hoy en día se presenta con dificultad, ya que uno ha crecido lo suficiente como para que su espíritu haya cambiado y junto a él, el mundo en general. La inocencia de la que hacía gala la película de Robert Stevenson no la encontramos muy acorde con la generación mas media acostumbrada a productos de calibre, digamos, más osado.

Pero analizándola propiamente, la elección de un director curtido en el terreno del musical moderno no se ofrece anecdótica. Esa apuesta por una representación mucho más teatral, donde el set podría tratarse perfectamente de un escenario de Broadway, donde la cámara se pasea por él, ofreciendo coreografías estudiadas mediante la composición de plano, acerca más la película de Rob Marshall a, por ejemplo Chicago, que al original de 1964. En ella todo parece pertenecer a un musical contemporáneo, donde la historia, a diferencian de la anterior, está al servicio de la música, y no a la inversa.

La magia que atesoraba "Mary Poppins", con sus entrañables personajes, ya sean de carne y hueso o dibujados, aquí se presenta fría, que no distante. No existen grandes números destacados, como los que acontecían en el parque con su archiconocido "supercalifracilsticoespialidoso" en la película clásica, la sucesión de números musicales se presenta rápida e inconexa, pero reconozcámoslo, también efectiva (el que tiene el baño cómo protagonista), gracias a que Marshall sabe cómo mover la cámara ente sus danzantes personajes.

Otro de los inconvenientes que uno puede encontrarse al visionar la película es el recuerdo tan arraigado que dejó su otrora protagonista, la entrañable Julie Andrews. Por suerte para el espectador, Emily Blunt consigue brillar con luz propia, construyendo una Mary Poppins con matices más humanos que aportan una nueva dimensión al personaje. La contrapartida pero, la encontramos en Lin-Manuel Miranda, que carece del carisma que poseía Dick Van Dyke. Cambiando aquí el oficio de deshollinador por farolero, fracasa estrepitosamente en uno de los números clave del relato, el número musical de los oficios. Es en la comparación entre ambas escenas (la que acontece en las chimeneas de Londres y la escena con los faroleros) dónde "El regreso de Mary Poppins" pierde por goleada. Dónde aquella resultaba emblemática, ésta no deja de ser una más del conjunto.

Correcta en su acabado, bien interpretada, con algunos números y apuntes de interés (aquí el problema pasa de ser de atención familiar a los desahucios y la crisis económica), la película funciona como entretenimiento mayúsculo tremendamente edulcorado y que gana enteros siempre y cuando no se la compare con su magistral antecesora. Atención a los diferentes cameos y guiños al clásico que contiene para regocijo del nostálgico.

Lo mejor; Emily Blunt consigue que nos olvidemos (parcialmente) de Julie Andrews.

Lo peor, Es tan irrelevante que uno sale del cine incapaz de tatarear ni recordar una sola canción.
[Leer más +]
22 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1