arrow

El luchador (2008)

El luchador
Trailer
7,2
43.553
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Randy "The Ram" Robinson (Mickey Rourke) es un luchador profesional de wrestling que, tras haber sido una estrella en la década de los ochenta, trata de continuar su carrera en el circuito independiente, combatiendo en cuadriláteros de tercera categoría. Cuando se da cuenta de que los brutales golpes que ha recibido a lo largo de su carrera le empiezan a pasar factura, decide poner un poco de orden en su vida: intenta acercarse a Stephanie, la hija que abandonó (Evan Rachel Wood) y trata de superar la soledad con su amor por Cassidy, una streaper (Marisa Tomei). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Wrestler
Duración
105 min.
Estreno
20 de febrero de 2009
Guion
Robert D. Siegel
Música
Clint Mansell
Fotografía
Maryse Alberti
Productora
Wild Bunch / Protozoa Pictures / Fox Searchlight
Género
Drama Wrestling/Lucha libre Deporte
"La mano sabia de Aronofsky reconstruye el rito de la pérdida hasta convertir la mugre en oro. (...) Rourke no hace sino engrandecer su cuerpo torturado hasta transformarlo en pura ensoñación."
[Diario El Mundo]
8
Carnero degollado
"The Wrestler" podría ser la típica historia de un perdedor que nos cuenta de vez en cuando el cine norteamericano. Se dan todas las características: un luchador, The Ram (El Carnero) en el declive de su carrera se arrastra por circuitos de medio pelo, y sólo encuentra consuelo en la compañía de una stripper de un local de poca monta.

Rourke interpreta un personaje a su medida, y Marisa Tomei siempre está fantástica, y no se me ocurre otra actriz para ser mejor placebo que ella, para el cuerpo y para el alma.

Pero la fuerza de esta historia tantas veces contada, Aranofsky la esconde inteligentemente en pequeños detalles que cuento en el spoiler. Esos pequeños detalles que hacen que sintamos tan real el dolor de The Ram, y que aunque no seamos conscientes de ellos nos identificamos con él. Es más, yo no los capté hasta algún tiempo después de finalizada la película. Lo que habla bien de la sutilidad del film.
[Leer más +]
189 de 204 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Vivir su vida
Desazón total. Esa es la sensación que se produce en el espectador una vez ha terminado de ver "The Wrestler".

En ella, se explora más que la decadencia de un ídolo que años atrás fue algo mucho mayor, una persona que tuvo que dejar atrás todo cuanto quería, aunque fuese de modo involuntario, para poder seguir su particular senda hacía las cuerdas de un ring que, con el tiempo, se desmoronaría como su propia existencia. Y es que, mucho más allá de todo eso, en la última y soberbia obra de Aronofsky nos encontramos con un personaje que, llegado a cierto punto límite, se debate entre si olvidar todo aquello que le lanzó al estrellato o volver a caminos antiguos, ya pisados con anterioridad, para poder enmendar lo que un día se truncó, y que ahora podría ser una vía de escape de ese mundo, hacía otro mucho más sencillo, exigente y satisfactorio. Un mundo donde la redención y el reencuentro fueran un punto de partida para un ser que lo perdió todo, y ahora quiere volver a encontrarse con la realidad, pero no una realidad ficticia que vivió durante años y años, sino una realidad palpable en la que todo no es tan fácil como podría parecer, en la que una lágrima podría significar más de lo que jamás significó.

Para ello, un Mickey Rourke en plena forma que, aunque haga de estrella venida a menos, e interprete un paradigma de su carrera, escenifica la paradoja de una vida poco satisfactoria en un rostro envejecido y demacrado por el paso del tiempo. Todo ello sin necesidad de planos cortos o detalles, sino sosteniendo a nuestro protagonista desde otra óptica radicalmente distinta, una óptica que retrata el empobrecido ambiente en el que malvive, la sordidez del lugar donde se emplea por unas míseras monedas y la tristeza de un mundo que para él era espectáculo, y ahora son solo sitios desprovistos de vida alguna.

A lo largo de "The Wrestler", parece ser que tras esa apagada mirada, tras ese desgastado aspecto, lo único que le podría otorgar algo de candor es el apoyo de la única persona con la que parece tener contacto (una colosal Marisa Tomei que desgrana su papel con carácter) y el reencuentro con el único ser querido al que nunca tuvo demasiado cerca. Sin embargo, tras ese mostrador al que se acoge para iniciar una nueva vida, tras esa clientela a la que atiende con una sonrisa en la boca, todo termina restallando debido a una falsa realidad que Randy no habría podido mantener por un minuto más, puesto que esa no es su vida, esa no es su forma de vivirla, y jamás lo será.
[Leer más +]
203 de 236 usuarios han encontrado esta crítica útil