arrow

El fantasma de la ópera (1925)

El fantasma de la ópera
Trailer
7,4
3.440
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En los sótanos de la Ópera de París vive oculto el misterioso Eric, el hombre de voz de ángel y rostro desfigurado de demonio, que acecha entre pared y pared a la hermosa soprano Christine Daeé, a la que desea catapultar hasta la cima de la fama; pero cuando se entera de que la cantante está prometida al apuesto vizconde Raoul, se vuelve loco de celos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Phantom of the Opera
Duración
106 min.
Guion
Elliott J. Clawson (Novela: Gaston Leroux)
Música
Película muda
Fotografía
Charles Van Enger, Virgil Miller, Milton Bridenbecker
Productora
Universal Pictures
Género
Terror Drama Cine mudo Ópera Celos
Grupos  Novedad
El fantasma de la ópera
6
Un clásico que no es tan bueno como debería.
Soy una fanática confesa de "El Fantasma de la Ópera". He visto la mayoría de versiones fílmicas de la maravillosa novela de Gastón Leroux y por supuesto la versión de 1925 no se iba a quedar atrás porque es de obligado visionado para cualquiera fan de esta historia.

Esta película me gustó a medias y me decepcionó mucho. Había leído auténticas maravillas sobre este clásico del cine mudo y por lo tanto mis expectativas eran muy altas cuando la visioné. Y que fue con lo que me encontré? Pues con una película esquemática, aburrida (por poco me duermo con el primer tramo) y muy vacía para una historia que rebosa amor!

Su desarrollo es muy torpe y todo va demasiado rápido para mi gusto...Y NO se profundiza en los personajes! Son totalmente planos: Erik es muy malo solo porque lo dice el guión, Christine pasa de ser una mujer atormentada por sus sentimientos a una simple víctima indefensa, Raoul deambula de una lado para otro sin entender nada y El Persa se convierte en un policía secreto francés!

A pesar de todo esta película goza de dos puntos a su favor: la plasmación casi exacta de algunas escenas de la novela (como el viaje hacia la guarida de Erik) y la interpretación y caracterización del estupendo Lon Chaney Sr. como Erik, realmente muy buena. La famosa escena del desenmascaramiento pone los vellos de punta! De hecho Lon es el único Fantasma fílmico que tiene la deformación descrita por Leroux, lo cual es de agradecer.

Pero no os engañéis: la versión de 1925 no es tan fiel ni tan buena como te hacen creer. Le tengo cierto respeto por ser la primera adaptación de mi historia de amor favorita, porque es la primera (y única) película muda que he visto y por la destacada labor de Chaney (de ahí que mi puntuación sea un 6 y no más baja), pero me defraudó porque esperaba mucho de ella.

Me quedo con el musical de Andrew Lloyd Webber, que aunque no es perfecta (ni presume de serlo), consigue respetar y transmitir el auténtico espíritu romántico del clásico de Leroux.
[Leer más +]
20 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Masterclass de Terror Gótico silente
Película mítica protagonizada por el gran gran Lon Chaney, basada en una historia ya conocida por todos nosotros, pues hay infinidad de versiones. Esta es una de las mejores, o la mejor.
Dirigida por Rupert Julian, un director mediocre que resuelve con oficio su cometido. Las interpretaciones son muy exageradas, pero solo es un problema de técnicas de interpretación, pues si lo piensas realmente no están nada mal, todas muy coherentes con sus respectivos personajes.
La película destaca por su trabajo de luz, muy influenciado por el expresionismo, por el maquillaje del fantasma, realizada por el propio Lon Chaney y por excelente trabajo de decorados y atrezzo, que da un estupenda ambientación gótica muy bien conseguida, para ello se contrató a un hombre que trabajó realmente en la ópera de París de la época, las catacumbas merecen mención aparte, son estupendas.
Como curiosidad se conserva una escena en Technicolor de dos colores (no es que hubiera solo dos colores, sino que se mezclan dos colores para conseguir la variedad cromática, el technicolor por todos conocido del cine sonoro, de los 30, que aún hoy es la mejor técnica de color que ha habido en el audiovisual, es de tres colores) y otra escena en la que todo está en blanco y negro, y solo la capa del fantasma está pintada a mano de color rojo (y muy bien pintada, pues respeta las zonas oscuras de los doblados de la ropa). Vamos una gozada.

Mención especial al visionado en un muro del castillo de Montjuich, con la orquesta del Liceo en directo (con una soprano y todo) que musicaron la película maravillosamente, de forma muy creativa y espectacular. Un momento mágico.
[Leer más +]
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil