arrow

Tallo de hierro (1987)

Tallo de hierro
Trailer
6,1
912
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Son los años de la Gran Depresión. Tras sufrir un trágico accidente, Francis Phelan, un antiguo jugador de béisbol, abandona a su familia y se convierte en un borracho errante. Tanto él como su novia y compañera de borracheras, intentan escapar del doloroso recuerdo de un pasado que los persigue. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Ironweed
Duración
144 min.
Guion
William Kennedy
Música
John Morris
Fotografía
Lauro Escorel
Productora
TriStar Pictures / Home Box Office (HBO) / Keith Barish Productions / TAFT Entertainment Pictures
Género
Drama Alcoholismo Gran Depresión Años 30
7
"He's me Pal" ("Es lo Más")!!!!!
El mundo de Tallo de hierro no es bonito, aunque está rodeado de cierta magia, de amistad y amor distintos a como los conocemos. Inmersos en calles sucias, malviviendo de los exiguos sueldos, conviviendo con locos y prostitutas, y perseguidos por espíritus de recuerdos pasados, Phelan y su particular grupo ahogan sus penas en el alcohol, tratando de combatir al frío y huyendo de la policía y de las palizas de los grupos de vigilantes de ferrocarriles.

Tallo de hierro va más allá de la Depresión y de las culturas, pues en las calles de las grandes ciudades hay también esquizofrénicos, vagabundos, borrachos, y otras gentes que parecen pertenecer a otro plano distinto, a otro mundo que se entremezcla con el nuestro. Cada persona tiene su historia, y en la calle esa realidad es más verdadera que nunca. Seguro que en más de una ocasión nos hemos cruzado con algún Francis Phelan que hablaba a algún fantasma que nosotros no podíamos ver. Tallo de hierro es una película incómoda, triste, por momentos desgarradora, pero no exenta de belleza y cierta esperanza, en forma de esos conceptos que comúnmente llamamos amor y amistad.

Los dos actores principales, tanto Jack Nicholson como Meryl streep, bordan sus papeles y nos entregan unas interpretaciones notables que elevan la película a un nivel superior.

Sobre Jack Nicholson se ha dicho y escrito mucho, y se ha hablado de su sobreactuación y sus gestos, pero algo innegable es que posee el carisma de las viejas estrellas, y que su sola presencia basta para llenar toda una pantalla. No me cabe duda de que Francis Phelan es uno de sus más emocionantes papeles. Merecida nominación al oscar para el versátil Jack.

Por otra parte, Meryl Streep nos regala una triste y perdida Helen Archer, en la línea dramática a la que nos tiene acostumbrados esta espectacular actriz. Otra merecida nominación al oscar para la "demasiado perfecta" Meryl.

En conclusión, Tallo de hierro o "Ironweed", no es una película para ver en días depresivos, pero contiene una historia que aunque triste engancha al espectador por su pequeño toque de realismo mágico que resulta delicioso, y esa pequeña bella historia de amor entre Francis y Helen que ayuda a sobrellevar los momentos más duros del film. Tallo de hierro, un buen drama de los que ya no abundan.
[Leer más +]
22 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
VAGABUNDOS
En 1938 los rastros de la Gran Depresión que se sucedían desde nueve años atrás se han perdido en el olvido. En las calles de la ciudad de Albany solo se dejan ver vagabundos por la noche acolchados en cartones o, con mejor suerte, en coches destartalados. Francis Phelan (Jack Nicholson) es uno de ellos, arrastrado por el alcoholismo y el drama familiar de haber perdido a su hijo recién nacido mientras lo tenía en brazos. El sentimiento de culpabilidad sigue mellando en él veinte años más tarde y solo encuentra estabilidad en Helen, otra vagabunda que necesita de su valerosidad como hombre de principios para no hundirse, y Rudy (Tom Waits) un disminuido psíquico que olvida su condición del alma también con la botella. La diferencia que tiene entre ellos y el resto de indigentes es que Francis ha perdido algo de gran valor que es la familia debido al trauma que no pudo superar. Junto con Helen, aquejada de fuertes dolores, volverán a sentar cabeza regresando al pasado y viviendo de pequeños trabajos. Sus defectos de juventud y la presencia inhospitada de fantasmas del pasado se irán borrando a poco a poco.

El director de "El Beso de la Mujer Araña" se basó en el libro del ganador del Pulitzer William Kennedy (que también ejerció de guionista en el film) para poner en escena la vida de unas gentes marcadas para siempre por la ilusión pero enterradas en el abismo del alcohol y la vida perra. Menciones aparte para Nicholson y Streep, el cantante Tom Waits borda a la perfección como secundario en el papel de Rudy y deja, en un momento u otro, tararear alguna canción que le viene en mente, por lo que es imprescindible su visionado en versión original.
[Leer más +]
12 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil