arrow

El escritor (2010)

El escritor
Trailer
6,8
39.564
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un escritor (McGregor) acepta a regañadientes el encargo de terminar las memorias del primer ministro británico Lang (Pierce Brosnan), tras la muerte de la persona que lo estaba haciendo. Para ello, se instala en una isla de la costa este de Estados Unidos. Al día siguiente de su llegada, un exministro acusa a Lang de autorizar la captura ilegal de presuntos terroristas y su entrega a la CIA, hechos que constituirían un crimen de guerra. El escándalo atrae a periodistas y manifestantes a la mansión donde se alojan Lang, su mujer (Olivia Williams) y su ayudante personal (Kim Cattrall). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
The Ghost Writer
Duración
128 min.
Estreno
26 de marzo de 2010
Guion
Robert Harris, Roman Polanski (Novela: Robert Harris)
Música
Alexandre Desplat
Fotografía
Pawel Edelman
Productora
Coproducción Francia-Alemania-Reino Unido-Estados Unidos; R.P. Productions / Runteam Ltd / Studio Babelsberg / France 2 Cinema
Género
Thriller Intriga Política Literatura
8
El mal menor
Supongo que se podría decir que “El escritor” es una película bien narrada, con su pequeño clima de suspense, su mensaje político, y dejarlo ahí. Sin embargo, me quedaría con mal sabor de boca.

Polanski ha abordado siempre, en sus obras, su profunda inquietud por el mal y por mostrar sus múltiples caras. El mal, en el cine de Polanski, nace del ser humano. De los últimos coletazos del feudalismo, como en “Tess”, al genocidio nazi, como en “El pianista”, el mal, en la historia, se ha institucionalizado y ha dominado a la humanidad.

Y “El escritor” es una película sobre el mal, el que adopta rostro de padre protector y no se intuye hasta que golpea.
[Leer más +]
208 de 227 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Secretos de papel
Aunque al acabar los títulos de esta película podemos leer aquello de "todos los personajes son ficticios y cualquier parecido con la realidad es pura casualidad", parece una broma poner esto cuando es inevitable pensar que la causalidad -y no la casualidad- es lo que ha obrado en un argumento que ya provocara indignación entre el entorno y partidarios del que fuese Primer Ministro británico Tony Blair cuando el novelista y periodista Robert Harris publicara el original "The Ghost".

De este modo, la primera parte mostrada en clave de thriller político trae a la mente del espectador nombres de la vida real a los que asocia todo lo que ve. Más de uno tal vez se molestará por dicho paralelismo, y muchos por lo contrario ansiarán el día en que los Tribunales actúen así con quienes protagonizaron los episodios evocados de la llamada guerra contra el terror.

Harris retoma su novela para hacer de ella un guión contando para ello con la ayuda de alguien que no necesita presentación como talento del cine: Roman Polanski. Y es aquí donde una historia que no pasaría de ser a lo sumo un best seller polémico y ciertamente entretenido, se transforma en una obra con estilo, y sobre todo narrada con muy buen pulso y revelando algunos personajes bastante interesantes.

Los entresijos políticos muy pronto se mezclan con suspense de altura donde el protagonista absoluto, interpretado por Ewan McGregor con máxima credibilidad -y acompañado por recreaciones intensas de los roles de Ruth, Adam, Paul Emmett...-, se muestra como prototipo hitchcockniano dentro de situaciones que recuerdan lo mejor de clásicos como "Con la muerte en los talones" o "El hombre que sabía demasiado". Es aquí donde Polanski saca mejor partido de las secuencias de intriga que demostrara que maneja a la perfección desde "La semilla del diablo". La creación del ambiente misterioso, un hotel vacío, la secuencia en el coche siguiendo las instrucciones del ordenador de abordo, el trasbordador... Todo hasta una muy planificada resolución rodada en travelling con una nota que pasa de mano en mano como elemento central..., para finalizar en una toma exterior brillante por la situación del desenlace justo fuera de plano.

Si hay sólo una cosa que tal vez no permite a este trabajo estar en lo más alto de la filmografía de su autor es precisamente el carácter de la historia original y la pluma que la escribió, que no deja de ser un argumento al que sólo el buen hacer y la imaginación del director lo han hecho tan interesante.

Curiosa la presentación de los títulos finales como papel blanco mecanografiado... Hojas de papel escritas que se guardan en un cajón, hojas de papel que atesoran el talento y el talante de quien las escribe, hojas de papel que relatan sentimientos y hechos, esconden mentiras o secretos, se esparcen en la noche mientras se las lleva el viento.
[Leer más +]
114 de 127 usuarios han encontrado esta crítica útil