arrow

Bajo el sol de la Toscana (2003)

Sinopsis
Frances Mayes (Diane Lane) es una escritora de 35 años que vive en San Francisco cuya perfecta vida acaba de dar un giro de 180 grados. Su reciente divorcio le ha causado una profunda depresión y un bloqueo creativo. Patti (Sandra Oh), su mejor amiga, empieza a preocuparse y decide regalarle una estancia de diez días en la bella Toscana, en Italia. Una vez allí, Frances se encapricha de una villa llamada "Bramasole" (“que anhela el sol”) y decide comprarla. La casa necesita muchas reformas pero Frances está dispuesta a acometerlas. A medida que se va adaptando a su nuevo estilo de vida hará amistades entre sus vecinos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Under the Tuscan Sun
Duración
113 min.
Guion
Audrey Wells (Libro: Frances Mayes)
Música
Christophe Beck
Fotografía
Geoffrey Simpson
Productora
Touchstone Pictures
Género
Romance Comedia Comedia romántica
"Bajo el sol de la Toscana desaprovecha parte de sus posibilidades, dejando grises y banales a los personajes y las situaciones. La directora no tiene el pulso suficiente para hacer muy ameno el metraje."
[Diario El Mundo]
6
Un cuento acaramelado, pero amable.
Por lo que leo, esta película de Audrey Wells ha sido muy poco apreciada por la audiencia. Se trata, en efecto, de una historia romántica que se pasa de dosis en la administración de la dulzura, reflejando la idílica visión de Bramasole, un feliz pueblo italiano donde la luz del paisaje (bellísimo: hay que otorgarle al menos el mérito fotográfico) parece trasladarse a todo el paisanaje, en el que trata de integrarse con muchos esfuerzos e iniciales decepciones una hermosa americana que recala allí, tras los sinsabores de un divorcio: Frances Meyes, interpretada por Diana Lane. Como una hermanita buena de todo el mundo regala sonrisas y favores en todo su entorno, cuidando especialmente de la desdichada Patti (la exótica Sandra Oh, de ascendencia coreana) y del hijo que ésta espera. El colmo de la felicidad se vislumbra cuando conoce al apuesto Marcello..., pero aún le queda mucho que aguantar* (ver spoiler).

Si la ilusionada Frances hubiera sido una buena cantante, la película podría haber funcionado como un romántico musical (con peores argumentos han progresado algunos). Pero al no disponer de más gracias, la película se nos queda en simple y edulcorada historia, pero amable a fin de cuentas, y discretamente entretenida. No creo, por tanto, que se merezca una absoluta descalificación, ni la bajísima nota media que le adjudican los votantes y comentaristas.
[Leer más +]
23 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La aventura Interior
Bajo el sol de la Toscana es mucho más de lo bello que muestra. Pero para apreciarlo hay que verla sin prejuicios típicos ante historias románticas y dulces, y si, también acarameladas. Hay que verla sin tratar de exigirle un tope de originalidad que obviamente no persigue. Hay que verla, sabiendo que sus responsables nunca trataron de hacer la película del siglo. Y cuando uno consigue despojarse de esos lastres es cuando consigue ver, que además de la Toscana o la maravillosa costa Amalfitana (Paraísos Terrenales), hay mucho más por lo que maravillarse en esta cinta.
Porque la película es ante todo un precioso relato de muchas formas de amor. Con sus pulcras imágenes y sus sinceras palabras, consigue mostrarnos un lienzo en el que el amor de acuarela y sus personajes de colores. Está el amor de una madre por su hija, y el mundo que ellas se crean (retratado en la bellísima secuencia de Sandra Oh bailando con su bebé). Está el amor inocente y puro, que puede cruzar todas las dificultades (los dos jóvenes). Está el amor cordial entre personas dejadas de su tierra por algo completamente distinto (Diane Lane y sus tres trabajadores). Vemos también lo que es el amor por un tiempo anterior, unos sueños inalcanzables y lo que el cine representa (los homenajes a Fellini y al antiguo cine Italiano son sencillamente espléndidos). Está el amor que ya no volverá, y que sin embargo perdurará por siempre (el abuelo de las flores). Y desde luego está el amor que uno mismo tiene que encontrar, y que no necesariamente lo hará en otras personas, lugares u objetos, sino que lo hallará al enfrentarse al dolor y encontrar su propio camino. Por eso Bajo el sol de la Toscana se aparta de la aparente novela rosa que es, para tirar por este sendero que representa el personaje de Diane Lane, un personaje Humano y nunca excesivo, gracias a la superlativa labor de la magnífica actriz, que consigue hacer de ella alguien sencillo y elegante, que transmite con su aparentemente fácil personaje todo el recorrido vital de este, ya que si el filme trata de comunicar algo es esa aventura interior del personaje de Francesca, como en un momento en que su vida seguía como siguen las cosas que no tienen mucho sentido, ella se encara a su destino y decide conocer y construir la relación esencial de su vida: la que tiene consigo misma.
Una película profunda y profundamente bella.
[Leer más +]
23 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil