arrow

Érase una vez... (2001)

Érase una vez...
Trailer
5,2
267
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Pulgarcito era el más pequeño de una familia de campesinos pobres. La hambruna obligó a sus padres a abandonarlo a él y a sus hermanos en el bosque, donde tendrán que enfrentarse a los lobos, a los soldados y a un ogro feroz. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Le petit poucet (Tom Thumb)
Duración
90 min.
Guion
Olivier Dahan (Argumento: Charles Perrault)
Música
Joe Hisaishi
Fotografía
Alex Lamarque
Productora
Bac Films / Canal+ / Centre National de la Cinématographie (CNC) / Des Films / France 3 Cinéma / La Chauve-Souris / Studiocanal
Género
Fantástico Infantil Drama Cuentos
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Charles Perrault
5
ACEPTABLE INTENTO
Interesante adaptación de un cuento a cargo de un cineasta francés, pero...

La estética, pictórica y teatral (parecida a la de la televisiva "El cuentacuentos") se ve estropeada por feístas efectos digitales. Algunos actores están sobreactuados (como aquel que interpreta un soldado con una pata de metal) y el ritmo cae durante las escenas relacionadas con el ogro comeniños.

Por otro lado, la fugaz aparición de Catherine Deneuve mejora el film, al igual que la partitura compuesta por Joe Isaishi, afamado creador de bandas sonoras.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Magia negra
En "El laberinto del fauno" Guillermo del Toro nos recordó lo oscuras y crueles que son las premisas de muchos de los grandes cuentos de hadas modernos. De hecho, muchas de estas narraciones que nos agradan la infancia son de hecho historias de guerras, hambrunas y plagas. El flautista de Hamelín, Hansel y Gretel o, en este caso, Pulgarcito, son ejemplos de este tipo de cuentos crueles sobre pérdida, abandono, soledad y extrema hostilidad.

Lo interesante de esta película es su premisa: el cuento de Pulgarcito, presentado de una forma adulta, realista y dramática, con tintes de crudeza y oscuridad. Casi como un retorno a la infancia, pero con un pie en la adultez. A mí la idea me parece fascinante, y por ello busqué y encontré esta película. Su carátula, o poster o lo que fuera, de por sí, irradia una mezcla entre ternura, oscuridad y magia que a más de uno invitará a echarle un vistazo.
Citar cabe que hablamos de la versión de Pulgarcito de Charles Perrault, la del abandono de los niños en el bosque, las migas de pan, el ogro y las botas de siete leguas.

Pues bien, la película se queda en un intento. La idea es magnífica, pero el resultado no lo es tanto.

De la película destaca sin duda su estética, colorida y pictórica a la par que tenebrosa. Los escenarios, gracias a su artificio, se hacen notar cerrados, vivos y mágicos. Los decorados son una auténtica maravilla: desde la cabaña de los padres de Pulgarcito hasta el palacio de la reina, pasando por el hogar del ogro.
Y su banda sonora, diablos, lo mejor de todo. Nunca imaginé que Joe Hisaishi, el gran compositor del Estudio Ghibli, compusiera para una película de acción real, y europea. A la preciosa canción "La lune brille pour toi" le debo echar mis alabanzas.
Además, la mayoría de actores están bien. Los niños actuan muy bien. Y a quienes les guste Catherine Devenue agradecerán su aparición, aunque sea poco más que un cameo.

¿Cual es el problema? Pues básicamente, lo infantilmente simplón y caricaturesco de todo.
Sigamos en spoilers...
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil