arrow

Viudas (2018)

Viudas
Trailer
6,5
1.135
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Adaptación cinematográfica de 'Las viudas' ('Widows'), miniserie británica de 1983, aquí ambientada en Chicago en la actualidad, sobre cuatro mujeres con nada en común excepto una deuda heredada por las actividades criminales de sus difuntos maridos. Verónica (Viola Davis), Alice (Elizabeth Debicki), Linda (Michelle Rodriguez) y Belle (Cynthia Erivo), deciden tomar las riendas de su destino y conspiran para forjarse un futuro con sus propias reglas. Con guion de Gillian Flynn ('Perdida'). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Widows
Duración
128 min.
Estreno
30 de noviembre de 2018
Guion
Gillian Flynn, Steve McQueen (Personajes: Lynda La Plante)
Música
Hans Zimmer
Fotografía
Sean Bobbitt
Productora
Coproducción Reino Unido-Estados Unidos; 20th Century Fox / New Regency Pictures / See-Saw Films / Film 4. Distribuida por 20th Century Fox
Género
Thriller Drama Crimen Robos & Atracos
7
Un asunto de mujeres
Me da la sensación que hoy día, el director que pretenda hacer un buen film comercial con un mínimo de dignidad y que satisfaga a una amplia mayoría, lo tiene bastante difícil. Hay demasiada información inmediata, las expectativas del público son, en algunos casos, injustificadamente elevadas, y pocos son los que aceptan cualquier propuesta para degustar el desarrollo por el que han optado.


En mi caso voy al cine sin mucha idea preconcebida y, si me gusta lo que me van contando, entro en el juego. Es simple. Y eso es lo que me ha ocurrido con “Viudas”: es un “thriller” que poco innova a lo aportado hasta la fecha en el género, pero lo que es innegable es que su resultado va por encima de la vulgar media a lo que se nos tiene acostumbrados, y muchos de los espectadores, que no la ven en cine, son muchos los que confunden el término “acción” con un vídeo juego sincopado, con personajes mal estructurados y ritmo “machacón”.


Steve McQueen es un director que llamó poderosamente la atención con “Hunger” y posteriormente con “Shame”. Esa facilidad de narrar sin que le estallara entre las manos la nitroglicerina que empleaba, al menos para mí, quedó en agua de borrajas con su “oscarizada” “12 años de esclavitud”, con la que llegó al gran público, pero se trata de una obra indudablemente menor en su producción. “Viudas” es su cuarto largometraje que, si bien rebasa el nivel superficial de su tercer trabajo, es verdad que sigue estando por debajo de sus posibilidades, aunque no mucho. Pero como hemos dicho, al menos se trata de un buen producto, muy bien facturado y con un reparto muy extenso en el que nadie desentona, ni siquiera el canino que desempeña el papel de la perrita Olivia. Una vez más estamos ante un ejemplo de lo que es una acertada elección de actores muy bien dirigidos, algunos más conocidos que otros, con mayor o menor papel, pero cumpliendo con creces sus cometidos.


Es curiosa la línea que se ha seguido en su narración. Tras un espectacular arranque, en su primer tercio parece que el film sigue una trayectoria de curvas, quizás por su intento de hacer cine denuncia, político, social y reivindicación feminista entre otras cosas. Muchas cosas que se plantean a brochazos pero que no siguen ninguna profundización. No creo que viniera a cuento un estudio concienzudo, como hemos dicho se trata de un film de evasión, y al menos ese intento, para mí, no resulta en vano, me interesa todo lo que plantea aunque su tratamiento sea escueto. Vale, McQueen no es ni Lumet, Costa -Gavras o Coppola, por poner un ejemplo. Pero a medida que la película transcurre parece que optan por seguir en línea recta e interesarse por la historia central, cosa que hacen con soltura, no solo porque McQueen dirija con eficacia, si no por su guión, bien definido y que da los giros necesarios para aumentar el “suspense”. Si sus giros hubieran multiplicado con la intención de ser una una especie de traca, muy posiblemente su credibilidad se hubiera derrumbado y “Viudas” hubiera resultado ser una más, eso en el mejor de los casos, o se hubiera convertido en algo peor, cosa que afortunadamente no ha sido así. El hecho de haber adaptado con modestia la miniserie británica en la que se basa y el evitar, en un par de escenas en concreto, una crueldad gratuita en plan Tarantino tan de moda él y tan imitado, por ejemplo, también ha sido uno de sus aciertos.


Como hemos dicho su reparto es un lujo. La voz cantante la llevan ellas, especialmente Viola Davis, con un estiloso y llamativo vestuario, alejándose del estereotipo de la negrita hortera, porque de todo hay, aunque en el cine no sea habitual. Davis sabe que tiene todo un papelón y le saca el máximo provecho, siendo otro de los nombres que se barajen como posible candidata a optar a los “Oscars”, muy bien seguida por el resto de compañeras protagonistas, como Michelle Rodriguez, una sorpresiva Elizabeth Debicki o Cynthia Erivo con un “look” muy apropiado para el cine de acción. Ellos, con papeles menores o casi incluso como apariciones estelares también se mueven como pez en el agua, sean Liam Neeson, Robert Duvall o especialmente Daniel Kaluuya o Colin Farrell. Lukas Haas como David parece estar desaprovechado, quizás porque el papel de David podría haber dado más de sí, como el rol de Jacki Weaver.


El trabajo de Sean Bobbitt a la fotografía es notable, así como el buen trabajo de su montaje, sonido y, por supuesto, sus efectos de sonido. El siempre ensalzado Hans Zimmer, algunas veces con razón y en otras no tanto, aquí hace una buena labor, combinando su trabajo con más de una docena de temas que adornan su banda sonora. Destacar el tema que canta una “rescatada” Sade y que fácilmente podría también podría aparecer entre las candidatas al “Oscar”.


En taquilla en Estados Unidos no se puede decir que haya arrasado. Lógico, no se trata de la típica producción chiclosa. Puede que Europa haga mejor caja, a menos que finalmente se pueda colar entre las nominadas al “Oscar” que es donde sus beneficios se multiplicarían, pero aún en el peor de los casos quede “Viudas” como un buen film de esos que saben entretener y que no avergüenzan ni al género ni al sufrido espectador.
[Leer más +]
11 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Thriller con sello de autor
El interesante cineasta británico Steve McQueen (nada que ver, obviamente, con el famoso actor norteamericano cuyo nombre comparte) ya ha demostrado un sorprendente poderío narrativo, pese a que su filmografía todavía es reducida. Debutó en 2009 con el largometraje “Hunter”, obteniendo el premio BAFTA al mejor director relevación y varios premios en el prestigioso Festival de Cannes. Después filmó la corrosiva, contundente e impactante cinta “Shame”, que arrasó en la Mostra de Venecia de 2011, ofreciendo un brillante conjunto de interpretaciones sobresalientes. Y con la demoledora “12 años de esclavitud” obtuvo tres Oscars en 2014, entre ellos el de mejor película. Por tanto, cabe afirmar que todos sus proyectos pueden contarse como aciertos y muestran que McQueen no es el típico realizador que se limita a contentar a productores y a espectadores. Muy al contrario, se afana en remover las entrañas del público poniendo el dedo sobre incómodas llagas para, desde ahí, ofrecer una obra compleja y reflexiva. Posee la extraña habilidad de, pese a incomodar con sus propuestas, lograr que las personas salgan satisfechas de la sala de proyección. Por ello, le considero uno de los directores de cine más atrayentes en la actualidad.
Ahora llega a las pantallas con el estreno de su cuarto título, “Viudas”, un thriller que pretende responder a los tradicionales cánones del género, pero aportando esa carga adicional de análisis sociológico. McQueen arrastra al tradicional protagonista de las cintas de acción hasta posicionarle en el rol de tipo normal a cargo de una vida ordinaria, aunque desordenada. No puede negarse que en esta ocasión se ha dejado llevar por un mayor número de convencionalismos que en anteriores trabajos. En ese sentido, se aprecian algunos tópicos y se intuyen ciertas rendiciones esporádicas a fórmulas más habituales, con el fin de conseguir un espectáculo más efectivo. No obstante, sólo es posible llegar a esta conclusión comparando “Viudas” con sus obras anteriores, por más que tanto su energía narrativa como su estilo singular se mantienen. El londinense atesora suficiente categoría como para imprimir su personal sello artístico a todas sus filmaciones, siendo capaz de transformar una historia insulsa y repetitiva en un ejercicio cinematográfico de alto nivel.
El relato está basado en una miniserie británica de 1983 donde los personajes centrales son cuatro mujeres cuyo único punto en común es la deuda que han heredado como consecuencia las actividades criminales de sus difuntos esposos. La existencia de cada una de ellas es completamente diferente pero, dadas las circunstancias, deciden tomar las riendas de su destino y conspirar para forjarse un futuro con reglas propias en el que no se vean arrastradas por ese destino tan poco propicio que les aguarda.
Tal vez no nos hallemos ante el mejor trabajo de Steve McQueen. Sin embargo, le sirve para consolidarse como uno de los referentes del moderno Séptimo Arte. Su tendencia a dotar de intensidad cada plano lo eleva por encima de muchos de sus colegas de profesión y este último film destaca sin apenas dificultad sobre el resto de thrillers de la presente temporada.
El reparto está encabezado por la siempre acertada Viola Davis, actriz todo terreno con una inmensa virtud para abordar los más diversos papeles en géneros de todo tipo. Ganadora de la estatuilla dorada de Hollywood gracias a su extraordinaria interpretación en “Fences”, cuenta en su haber con un ramillete de emblemáticos papeles y de secuencias memorables, lo que la convierte en una apuesta segura dentro de cualquier elenco. En esta ocasión, su actuación constituye uno de los motores de la narración, mientras que el resto de viudas -Elizabeth Debicki, Michelle Rodriguez y Cynthia Erivo- le van a la zaga. Dentro del apartado masculino figuran algunos nombres muy destacados que, pese a su participación secundaria dentro la trama, iluminan cualquier cartel y culminan este casting de lujo. Se trata de Liam Neeson, Robert Duvall y Colin Farrell.
www.cineenpantallagrande.blogspot.com
@gerardo_perez_s
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil