arrow

Dos cabalgan juntos (1961)

Dos cabalgan juntos
Trailer
7,4
4.456
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Los familiares de los prisioneros blancos secuestrados por los comanches presionan al ejército federal para que los rescate. Al cínico comisario de Tascosa, Guthrie McCabe (James Stewart), lo convence el comandante Frazer para que se encargue de negociar con los indios la entrega de los cautivos. Le acompañará en su misión el teniente Gary (Richard Widmark). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Two Rode Together
Duración
109 min.
Guion
Frank S. Nugent (Libro: Will Cook)
Música
George Duning
Fotografía
Charles Lawton Jr.
Productora
Columbia Pictures
Género
Western Secuestros / Desapariciones
8
Los indios me respetaron más que ustedes
Dirigida por John Ford, supuso su primera colaboración con James Stewart. Inspirada en la novela de Will Cook "Comanche Captives", obtuvo el tercer premio al mejor actor (J. Stewart) del Laurel Awards Festival.

La acción tiene lugar en Texas a principios de 1880, después de la finalización de la guerra con los indios. Narra la historia de Guthrie McCabe (J. Stewart), sheriff de Tascosa, y del teniente de caballería Jim Gary (Richard Widmark). El primero recibe del comandante Frazer el encargo de adentrarse en la reserva comanche para negociar la liberación de los prisioneros blancos que retienen desde hace 10 años, a cambio de una recompensa elevada por prisionero liberado. El teniente, en desacuerdo con la codicia de McCabe, recibe la orden de desertar y acompañarle en la misión como civil. John Ford, de 67 años, había rodado grandes westerns épicos. En esta ocasión la historia es decorazonadora y amarga: el protagonista es un hombre cínico y corrupto; los colonos que esperan la liberación de sus allegados forman un colectivo resentido, racista e intolerante; y el coronel de caballería que organiza la misión es autoritario y mentiroso. La acción está punteada de detalles de humor, que culminan en la figura caricaturesca del sargento Darío P. Posey. La obra incluye escenas memorables: McCabe, tras encontrar a los prisioneros, se resiste a llevarlos al campamento por considerar que es imposible su adaptación a los hábitos de sus familiares; el baile de gala interrumpido por las palabras angustiadas de Elena de Madariaga (Linda Cristal) al verse estigmatizada por haber sido, durante una parte del cautiverio, esposa de un jefe indio; la de Marty Purcell (Shirley Jones) cuando narra a Jim Gary la historia del secuentro de su hermano poco antes de su trágica identificación.

Las música ofrece fragmentos orquestales de viento y percusión, que acompañan escenas de transición, silencio y baile. Hace uso de melodías "country" y otras. La fotografía se apoya de modo preferente en largas escenas rodadas a cámara fija. Es notable el desfile de la caravana de los colonos ante la cámara inmóvil. El guión ofrece una narración verbal bien construída y enmarcada en escenarios que resaltan los diálogos y el movimiento de los actores. La interpretción de Stewart, en un papel de villano inusual en él, resulta impecable y convincente. Widmark, en el papel de un militar incorruptible, tiene una intervención sobria, ajustada y correcta. La dirección impone a la obra un crescendo de amargura y desilusión, muy realista, de gran fuerza dramática y emocionante.

Película poco apreciada por el autor, que en sus últimos años habló de errores de guión y reparto. Pese a todo, es una obra consistente, que trata con valentía sanos aspectos autocríticos, poco frecuentes en el cine americano.
[Leer más +]
35 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Más que el diez por ciento (8.0)
En mi opinión, a un cineasta se le llega a conocer por su trabajo, jamás por sus entrevistas ni comentarios públicos. Tratándose de Ford, el "farsante", me reafirmo más aún en esta idea. Por eso considero que esta película es importante en su filmografía (¿cuál no lo es?), porque se trata de otro aire, se trata de dignificar a esos indios a los que tradicionalmente en el género se tachaba de salvajes –aunque Ford, incluso en algunos de sus anteriores westerns, ya lo hizo; recordemos, por ejemplo, que el verdadero "salvaje" de Fort Apache es el coronel interpretado por Henry Fonda–.

Por otra parte, me gustaron especialmente las interpretaciones de Stewart, Widmark y Jones, que calzan perfectamente con el tono que se imprime desde la dirección, divertido en su mayor parte (la media sonrisa es casi permanente, y las carcajadas, frecuentes) pero con momentos duros (el linchamiento del chico, las tensiones en el baile... en general, toda la denuncia antiracista de la última parte).
El guión no me pareció malo, pero sí creo que la historia estaba muy vista. Sin embargo, los ágiles diálogos brillan con luz propia.
[Leer más +]
34 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil