arrow

San Quentin (1937)

6,1
211
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El nuevo capitán de patio de la penitenciaría de San Quentin quiere hacer de los años de cárcel de los reclusos un tiempo para la reinserción, en lugar de para el castigo. Pero no todo el mundo está de acuerdo. Steve Jameson (Pat O'Brien) pretende unas reformas a base de incentivos y amenazas. Una huelga de reclusos y un presidiario estafador que birla un rifle son algunos de los problemas a los que tendrá que hacer frente Jameson. Otro es el recluso Red (Humphrey Bogart), al principio influenciado, pero que vuelve a ver las cosas como antiguamente, y trata de conseguir su libertad de forma violenta. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
San Quentin
Duración
70 min.
Guion
Peter Milne, Humphrey Cobb (Historia: Robert Tasker, John Bright)
Música
Charles Maxwell, David Raksin, Heinz Roemheld
Fotografía
Sidney Hickox (B&W)
Productora
Warner Bros. Pictures / First National Pictures
Género
Drama Drama carcelario
6
San y Quentin
Tiene algo moralista en su planteamiento: la cárcel como lo que realmente es y debiera ser –la reinserción en la sociedad frente a un castigo temporal para que el preso vuelva a delinquir a su salida. Las dos caras aquí de Bogart y del propio Pat O'Brien (siempre le daban los papeles de bonachón o cura) que está enamorado de la hermana de Bogart. Posiblemente se deba al punto de vista histórico al ser un filme de 1937. En ese momento un drama carcelario que intentaba mirar hacia dentro de esos infranqueables muros sólo podría mostrar presos hacinados, una huelga de reclusos y pugna interna por el poder a todos los niveles.

Obviamente al ser un filme del Hollywood clásico no puede faltar chica y conflicto que cree la trama y sobre todo una fuga y su plan. La trama romántica no convence ni engancha, pero lo interesante de “San Quentin” de Lloyd Bacon, aparte de rodar en los mismos escenarios naturales en los que se desarrolla la trama, es ese planteamiento moral que yace en todo el subtexto del filme, aunque sea muy débilmente.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
¡Viva San Quentin!
Uno de preso,
dos de cabreo,
tres de cuarzo,
cuatro de mil,
cinco de fallo,
seis de infortunio,
siete de puños, ¡San Quentin!

A la trena hemos de ir,
con una lima,
con una lima,
a la trena hemos de ir
con una lima y un maletín.
[Leer más +]
10 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil