arrow

El laberinto rojo (1997)

El laberinto rojo
Trailer
5,4
6.556
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Jack Moore es un abogado norteamericano que visita Pekín para cerrar un importante negocio. Tras pasar la noche con una joven china, al día siguiente es acusado de su asesinato. Como el sistema judicial chino es muy distinto al occidental, necesitará la ayuda de la abogada de oficio que le asignan para hacer frente a una acusación que puede costarle la vida. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Red Corner
Duración
122 min.
Guion
Robert King
Música
Thomas Newman
Fotografía
Karl Walter Lindenlaub
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) / UA / Avnet-Kerner Productions
Género
Drama Thriller Drama judicial Drama carcelario
"Insulsa crítica al sistema judicial chino (...) vehículo de lucimiento de el siempre mediocre Richard Gere. Simplemente pobre."
[Diario El País]
2
Para laberinto la cara del Gere: no encuentras expresividad ni con un mapa
Llevaba mucho tiempo sin ver una película tan despreciable, vomitiva y consternante que uniese fondo y forma de ese modo para ofrecernos un espectáculo de la peor calaña, sustentado por uno de los títeres más lamentables del panorama de la cinematografía actual, y apoyado por uno de los mejores vendedores de caras de palo de la historia del cine.

Y es que en América, se deben creer que somos tontos para firmar un panfleto tan cutre como dantesco sobre el sistema judicial chino (ligado al comunismo, vaya), y nos lo traguemos así... sin más, como si la administración de los States no cometiera pifias, no fuese reprobable o algo por el estilo... manda huevos.

Eso sí, tras meternos entre ceja y ceja una desidiosa historia donde las analogías son tan simples como americano = bueno, chinos = malos, y en la que todo gira entorno a una trama judicial de lo más anodina, porque ni empatizas con el protagonista, ni te lo cuentan con un poco de garra o nervio, ni resulta mínimamente creíble lo que se narra (ya que podrían haber aprovechado múltiples vertientes sí usadas por otras tantas cintas del género, pero que aquí se eluden en pro de un espectáculo simplón y que tira hacía los pegotes facilones), se nos intenta colar una especie de Thriller ramplón rodado sin pulso, donde las nimias y escasas secuencias de acción sólo resultan ser otro pegote para intentar amenzar algo la velada, pero terminan haciendo que el resultado sea, definitivamente, bochornoso.

Sólo recomendable para aquellos a los que guste ver al señor Gere con la misma cara durante 120 minutos.
[Leer más +]
28 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Mediocre ejercicio de propaganda “ad maiore Gere gloriam”.
Seré claro, todo lo que tengo que decir está en el título; no es necesario que añada nada más. Se trata exactamente de eso: de un absolutamente tendencioso, maniqueo y simplificador ejercicio de propaganda yanki dirigido, cómo no, a demonizar al nuevo enemigo oficial de la civilización tras la caída de la URSS; a la “pérfida” china roja. Un libelo propagandístico que usa las supuestas arbitrariedades y abusos del sistema judicial chino para vendernos su moto. Poco o nada más.

Nada nuevo. Hollywood, como perro fiel de su amo que es, y salvo en muy escasas ocasiones –que han llevado a sus promotores a las colas del paro, al ostracismo o los tribunales macartistas- , ha servido (y sirve) como vocero oficial de la doctrina en política exterior de EEUU en cada momento y de “martillo de herejes”. Sólo hay que repasar un larguísimo listado de películas, que van desde la portentosa “Mensajeros del miedo” de Frankenheimer a los irrisorios bodrios del inefable Chuck Norris, pasando por, más recientemente, ese descarado ejercicio de xenofobia que es “Sol naciente” en la época de la guerra comercial con Japón –basada en una novela del filofascista y contumaz “negacionista” del cambio climático Michael Crichton- , para verlo. Y si además le únicos la contribución “intelectual” y financiera de un entusiasta pro-tibetano como Gere, la falta de objetividad y la manipulación de la película están garantizadas…

Porque al señor Gere y a otros muchos defensores del “paraíso” tibetano –que tienen toda la razón al exigir que China se respete los derechos humanos- se les olvida demasiado a menudo que, antes de la invasión china, el Tíbet era un estado feudal con un índice de alfabetización nulo y donde el 95% de la población vivía bajo la férrea servidumbre impuesta desde la todopoderosa clase sacerdotal.

Eso por no meterme en avisperos y ponerme a comparar sistemas judiciales… Porque China ejecuta unas 600 personas al año y EEUU unas 20, según A.I., sí. Pero si tenemos en cuenta que en la mayoría de estados de USA la han derogado o suspendido, y que la población total china es cuatro veces mayor, resulta que en Estados Unidos, allí dónde se aplica –por ejemplo, Texas-, se ejecutan más personas per cápita. Y si se trata de hablar de otras cuestiones, como la arbitrariedad, la indefensión del detenido o la tortura, Guantanamo o el “curioso” hecho de que el 80% de los presos sean de raza negra no hablan precisamente maravillas del sistema legal americano…

Pero, no. No me molesta que esta película sea pura propaganda; la historia del cine está llena de magnificas películas descaradamente tendenciosas, de todos los gustos y colores -desde el “Acorazado Potemkin” al “Triunfo de la voluntad”, pasando por la ya mencionada “Mensajeros del miedo”, por mencionar obras maestras-. Lo que me molesta es que sea un ejercicio tan torpe, mediocre, estereotipado y previsible como éste. Tan falto de ideas.
¿Laberinto rojo? No, laberinto gris.
[Leer más +]
13 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil