arrow

Easy Rider (Buscando mi destino) (1969)

Easy Rider (Buscando mi destino)
Trailer
7,0
30.054
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Dos jóvenes motoristas de Los Ángeles emprenden un viaje hacia Nueva Orleáns. Cruzan todo el país con la intención de descubrir América. Después de vender cocaína a un hombre de Los Ángeles, Billy y Wiatt (alias Capitán América) asisten a la fiesta del Mardî Gras. Pronto reanudan el viaje y se van encontrando con personajes de lo más estrafalario, entre ellos un ranchero y su familia, o un autoestopista de una comuna hippie, antes de ser arrestados en un pueblecito por parar sin un permiso. Su compañero de celda, un abogado borracho, les hace un gran favor sacándoles de la cárcel y luego decide unirse a ellos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Easy Rider
Duración
94 min.
Guion
Terry Southern, Peter Fonda, Dennis Hopper
Música
Steppenwolf, Mars Bonfire, Jimi Hendrix, The Byrds, Roger McGuinn
Fotografía
László Kovács
Productora
Columbia Pictures / Pando Company / Raybert Productions
Género
Drama Road Movie Motos Película de culto Cine independiente USA
9
ÉSTO ESTÁ PADRE...PURA VIDA
Aquel año de 1968 vería la luz la ópera prima del veterano actor con fama de problemático e irreverente (a parte de sus reconocidos y excesivos devaneos con el mundo de las drogas), Dennis Hopper, quien junto con su amigo, el hijo del mítico Henry Fonda y hermano menor de Jane Fonda, Peter Fonda (padre de Bridget) y el escritor, novelista, ensayista y guionista norteamericano de la denominada generación beat, Terry Southern ("Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (1963)") escribieron el guión de esta mítica, pionera y "sui generis" road movie de tintes hippilongos entre arenas movedizas de mundos oníricos de acidez lisérgica...cuyo título fue idea de Southern tomado prestado del slang (o vocabulario tradicional popular) de la cultura yanki..."Easy rider" cuyas distintas acepciones a lo largo de la historia han ido cambiado de sentido y matización según el contexto de la etapa histórica en que se utilizara...

Así, durante la década de los 60 se estrenó el sentido de mujer liberada sexualmente, sin prejuicios ni ataduras morales o religiosas, adquiriendo más tarde el peyorativo matiz de la mujer hippy viviendo en comunas, y a las que los hippies masculinos podían utilizar sexualmente a su antojo, hasta convertirse en prostitutas que intercambiaban ratos de placer por drogas...aunque una nueva acepción se crearía involuntariamente al final de la peli; la de "easy rider" como chopper de estilo californiano...

Con un variado repertorio musical comandado por el emblemático "Born to Be Wild" de los canadienses Steppenwolf a la maravillosa "Wasn't Born to Follow" de Los Byrds, o la áspera "If Six Was Nine" de The Jimi Hendrix Experience cuando entran en la racista Louisiana...y con un espléndido trabajo de fotografía de Laszlo Kovacs...

Aquel fantástico viaje a bordo de aquellas 2 choppers ("vestida" entera de la bandera norteamericana una, y de color rojigualda la otra), a través del suroeste de los EEUU, hacia aquel martes de carnaval del famoso "Mardi Gras" en Nueva Orleans, Louisiana

Y aquellos míticos tres pantalleos intermitentes que avanzaban la trama hacia adelante solapándose con el inmediato presente...Y protagonizado por estos modernos Wyatt Earp y Billy The Kid...

...O aquella escena onírica y tortuosa en el cementerio por acción y efecto del LSD ingerido, y ya en la parte final donde ambos personajes retozan desnudos entre tumbas con sus "easy riders" (o mujeres liberadas) de aquel prostíbulo "La casa de las luces azules" que su efímero compañero de viaje, el abogado George Hanson (con aquel tic de pato cuando ingería el whisky a pelo) les recomendó...entre padrenuestros, credos y avemarías de arrepentimiento y sonidos métalicos...

Y ese reloj del cual se deshace Wyatt (el capitán américa) al comienzo de la cinta como símbolo de desatarse de la implacable atadura del tiempo en busca de su destino...

I T E R E S A N T E.
[Leer más +]
116 de 153 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Los modernos jinetes
A medio camino del lirismo y del discurso elemental, Peter Fonda y Dennis Hopper escriben e interpretan Easy rider, un alegato de la libertad y una denuncia de los falsos valores en que se asentaba la sociedad norteamericana, convulsionada ante la recesión económica, la segregación racial, las tensiones internacionales y la represión contra las actitudes progresistas. Evidentemente, hablamos de la sociedad americana de los 60.

Aprovechando que el auge del rock facilitó que muchos autores usaran este medio de expresión para arremeter contra el sistema, Hopper, en su primera película como director, filma el viaje de dos moteros melenudos por las solitarias carreteras de California a Louisiana al ritmo de Steppenwolf, The Byrds, The Band, Dylan, Hendrix, McGuinn (solito) y otros tipos subversivos…

Fonda y Hopper interpretan a dos jinetes modernos: Wyatt y Billy cruzan las inmensas praderas y los bellos desiertos de los EE.UU., al caer la noche charlan alrededor de una hoguera y duermen al raso. Pero sus cabalgaduras son unas imponentes motos. En vez de mascar tabaco fuman marihuana. Y no comercian con vacas sino que trafican con cocaína. Su condición de nuevos jinetes se evidencia en la secuencia en la que tienen que arreglar una rueda junto a dos viejos vaqueros que, al tiempo, hierran un caballo. Además, sus nombres son homenajes a legendarias figuras del viejo oeste, el sheriff Wyatt Earp y el fuera de la ley Billy the Kid.

En su itinerario, el objetivo se deleita en los rostros al viento y en las motos, que dejan a su paso un paisaje de presencia inalterable. Y en las paradas hay tiempo para visitar una comuna hippie y una cárcel de pueblo. Y un bar lleno de rednecks recelosos de lo que no sea el estilo de vida que conocen, tanto como para...
[Leer más +]
48 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil