arrow

Suspense (1961)

Suspense
Trailer
7,8
7.122
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una puritana institutriz es contratada para hacerse cargo de la educación de dos niños huérfanos que viven en una apartada mansión rural. Pronto empieza a sospechar que los antiguos criados, muertos hace tiempo, ejercen todavía una perniciosa influencia en la vida de los niños. La película se basa en una novela de Henry James titulada "Otra vuelta de tuerca". (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
The Innocents
Duración
99 min.
Guion
Truman Capote, William Archibald (Novela: Henry James)
Música
Georges Auric
Fotografía
Freddie Francis (B&W)
Productora
20th Century Fox
Género
Terror Intriga Sobrenatural Casas encantadas Fantasmas
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Henry James
8
Melodrama sexual... entre fantasmas?
Parto de la base de que con esta peli no puede haber certezas porque se basa en la ambigüedad. Dicho esto, diré que para mí no es una historia de fantasmas.
En todo caso es la historia de la lucha de la reprimida institutriz protagonista contra sus propios fantasmas sexuales: Miss Giddens (maravillosa Deborah Kerr), está un poquito desesperada y necesitada, y se siente atraída por el niño al que debe cuidar. Pero para no enfrentarse con esa realidad, su cabeza va pergeñando toda esa historia de la posesión fantasmal: para no reconocer que ve en ese “niño” a ese “hombre” que tanto necesita, se inventa que ese niño está poseído por aquel apuesto capataz cuyo solo retrato la hace temblar, y con el que sueña en sus pesadillas presumiblemente húmedas. Argumentaré mejor ese marcado carácter sexual:
Miss Giddens está inmersa en uno de esos sueños que tiene, entre gemidos, con el recio y viril criado muerto… cuando de repente la ventana se abre violentamente, irrumpiendo en la habitación todas las humedades de la furiosa tormenta exterior… ¡un auténtico orgasmo!
También está ese lenguaje tan sensual que emplea para hablar de la pasión de Miss Jessel (la institutriz muerta) por Quint (el criado buenorro): dice que siente “hambre por él, por sus brazos, por sus labios…”. Está hablando de la antigua institutriz, pero la manera tan concupiscente en que lo hace deja traslucir que también está hablando de sí misma y de sus propias ansias.

Es interesante el remake “mallorquín” que se hizo hace unos años (“El celo”), donde sí se mojaban con la cuestión fantasmal, sin que por ello la buena mujer dejase de estar más salida que el pico de una mesa. Es decir, no hay por qué entender de forma excluyente que “o hay fantasmas o está desequilibrada”, sino que a una mente fracturada se le puede añadir lo sobrenatural como realidad auténtica (que empeora el problema psicológico, claro). Pero me gusta más la ambigüedad total de Clayton (más respetuosa con el espíritu de la novela de Henry James, que lleva la incertidumbre hasta el paroxismo).

Una última mención para resaltar la evidente influencia de esta obra en títulos recientes como “Los otros” o “El orfanato” (aparte de lo evidente; en la idea “peter-panesca” de ese niño al que le gustaría vivir ahí por siempre, sin que nada cambie).
[Leer más +]
156 de 173 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Una canción siniestra
"O Willow Wally" es la inquietante canción que inicia esta película de culto. Como dicha melodía, la película es particularmente siniestra a pesar de su envoltorio aparentemente ingenuo. La historia de una institutriz que recala en una mansión para cuidar y educar a unos niños huérfanos abandonados por su egocéntrico tío se convierte conforme avanza en un denso y mórbido cuento adulto.

La película maneja el misterio de una forma muy eficiente y gradual, gracias en buena medida al buen hacer de Deborah Kerr que está espléndida en su papel y que hace evolucionar a su personaje de una manera muy convincente. Me han sorprendido los niños, especialmente el muchacho. Pertubadores y malignos mas allá de su apariencia, se convierten en los protagonistas absolutos conforme avanza la trama. Una trama que evoluciona del misterio al psicologismo, pasando por el terror.

Habría que destacar la dirección de fotografía a cargo de Freddie Francis. La iluminación adquiere una importancia notable en los interiores de la mansión, así como también en los exteriores donde el esplendor del paisaje y el brillo del sol están magníficamente conseguidos.

"The Innocents" (me niego a llamarla "Suspense", otra muestra más de la lamentable práctica de cambiar los títulos de las películas en nuestro país) es una película visionaria y avanzada a su tiempo. Injustamente olvidada por gran parte del público, es un auténtico referente para los amantes del cine de misterio metafísico e intelectual. Una "rara avis" digna de rememorar.
[Leer más +]
79 de 87 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1