arrow

Granja maldita (1987)

Granja maldita
Trailer
4,7
482
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Para el joven Zach Hayes la vida en la granja de su madre solo significa trabajar duro durante largas y agotadoras horas y sobrellevar resignadamente las violentas disputas familiares que el irascible y fanático carácter de su padrastro provoca constantemente, hasta que cierta noche un meteorito cae sorpresivamente del cielo sobre la plantación de manzanos de la granja, transformando terrorificamente su habitual modo de vida. El meteorito está contaminando toda la granja y envenenando mortalmente a la familia Hayes... Adaptación de una historia de H.P. Lovecraft. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Curse
Duración
92 min.
Guion
David Chaskin (Historia: H.P. Lovecraft)
Música
Franco Micalizzi
Fotografía
Robert Forges
Productora
Coproducción Estados Unidos-Italia; Trans World Entertainment (TWE)
Género
Terror Ciencia ficción
Grupos  Novedad
Adaptaciones de H.P. Lovecraft
7
Granja Maldita (1987)
No ha sido muy afortunado H.P. Lovecraft en los múltiples relatos suyos que se han llevado al cine. Se podrían salvar de la quema Re-Animator, Re-Sonator y una pequeña joya serie B que a finales de los ochenta tuvo un paso limitado por cines en España, se tituló Granja Maldita. Basada en el relato The Color Out of Space, estaría dirigida por el actor David Keith (el padre de Matt Murdock/Ben Affleck en Daredevil) y la protagonizarían Will Wheaton (Cuenta Conmigo), Claude Akins (Río Bravo) entre otros intérpretes de no muy prolífica carrera.

Un meteorito cae en la granja de una familia de creencias católicas muy estrictas, causando una contaminación en el agua que crea una serie de infecciones y cambios de personalidad violentos en aquellos que la beben. Solo un hijo de ellos (Wheaton), el único con dos dedos de frente, se da cuenta y evita las consecuencias de la catástrofe.

Encontrar en los créditos de Granja Maldita el nombre de Lucio Fulci como productor da pistas de lo que se encuentra en la hora y media hora escasa que dura. Una producción que muestra con pelos y señales una historia que borda lo desagradable en más de un instante, con una ambientación malrollera y escenas de terror angustiosas. Una película que genera sensaciones incómodas y lo mejor, que se mantiene en la memoria mucho después de su visionado.

Tratándose de un subproducto sorprende que la mayor parte de sus apartados estén a tan buen nivel, destacando la dirección artística (la granja), el viscoso maquillaje (especial atención a granos y pústulas), los efectos especiales (pocos) y la banda sonora de John Debney, perfecto acompañamiento a las imágenes con un estilo entre Ry Cooder y las notas de Ennio Morricone para La Cosa. Incluso el reparto sale bien parado, con un prota (Wheaton) en la medida de lo correcto, y unos villanos que consiguen ser repulsivos (Claude Akins y Malcom Danare).

¿Defectos? Pocos. Señalar la introducción, flashforward de lo que es la película, cogida con pinzas. También un tercer acto que baja el listón respecto a la parte central de la película, la cual contiene muchos de los mejores instantes del cine de bajo presupuesto de los 80. Sin duda, son esos momentos los que harían que el mismo Lovecraft se sintiera orgulloso, por una vez, de la adaptación de un relato suyo al cine.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Granjero último modelo.
Cine de terror no tan malo como lo pintan.
Atrae el gusanillo peliculero de forma que al principio parece que vas a pasar pero mantiene el interés, al menos la curiosidad.
Claude Akins es un granjero fanático de estos religiosos y al pobre le cae una encima para salir pitando, pero el tío aguanta.
Las manzanas se le pudren, se arruina; el tío cada vez está más cabreado, el resto de la familia no le queda más remedio que seguir con él aunque lo llevan de pena, y el espectador empieza a comprobar que, efectivamente, le ha tocado la china (que la ha jodido, vamos, no que haya ninguna oriental por ahí).
A partir de cuando el hombre tiene que ocultar a su hijo pequeño en la pocilga, aumenta la inquietud, algo más que la intranquilidad, que es lo interesante.
[Leer más +]
7 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil