arrow

Blade Runner (1982)

Sinopsis
A principios del siglo XXI, la poderosa Tyrell Corporation creó, gracias a los avances de la ingeniería genética, un robot llamado Nexus 6, un ser virtualmente idéntico al hombre pero superior a él en fuerza y agilidad, al que se dio el nombre de Replicante. Estos robots trabajaban como esclavos en las colonias exteriores de la Tierra. Después de la sangrienta rebelión de un equipo de Nexus-6, los Replicantes fueron desterrados de la Tierra. Brigadas especiales de policía, los Blade Runners, tenían órdenes de matar a todos los que no hubieran acatado la condena. Pero a esto no se le llamaba ejecución, se le llamaba "retiro". Tras un grave incidente, el ex Blade Runner Rick Deckard es llamado de nuevo al servicio para encontrar y "retirar" a unos replicantes rebeldes. (FILMAFFINITY)

Reestreno en España (versión 'The Final Cut' - reestaurada en 4K): 12 octubre 2017.
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Blade Runner
Duración
117 min.
Estreno
12 de octubre de 2017
Guion
David Webb Peoples, Hampton Fancher (Novela: Philip K. Dick)
Música
Vangelis
Fotografía
Jordan Cronenweth
Productora
Warner Bros. / Ladd Company / Shaw Brothers
Género
Ciencia ficción Acción Neo-noir Thriller futurista Cyberpunk Distopía Robots Película de culto
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Philip K. Dick Blade Runner
10
Kinship! [The Final Cut (2007)]
Película atmosférica, a caballo (o unicornio) entre la ciencia ficción y el cine negro. Fascinante.
===

1) Versión inicial vs. Director's cut

Ridley Scott propone tres cambios sustanciales:

- Suprime la voz en off explicativa, dejando que el espectador aporte sus neuronas y emociones. Algo que siempre se agradece.
- Inserta la secuencia onírica del unicornio. Un ensueño que nos mueve, junto a Deckard (Harrison Ford), a cuestionar la propia identidad del policía caza-androides.
- Elimina el tibio happy end impuesto por la productora.
===

2) Director's cut vs. The Final Cut

- Digitalización: detalles y matices (el fuego, los iris, los cristales...). La imagen gana en nitidez.
- La banda sonora, mezclada de nuevo, es espectacular.
- Se añade una escena (prescindible) de bailarinas orientalizadas.

Una puesta de largo para celebrar el 25º cumpleaños de Blade Runner.
===

3) Atmósfera

Vangelis, Hopper (Nighthawks). La tiniebla sonora y visual.

Un futuro envilecido.

Un mundo subterráneo y exterior, en el que el aire libre está viciado.
===
[Leer más +]
539 de 604 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El dios de la Ciencia Ficción
Blade Runner existe para demostrar a los intransigentes que la Ciencia Ficción no es un género menor. La belleza plástica de cada fotograma sin excepción se conjuga perfectamente con la sugerente música de Vangelis y con una historia que habla con palabras mayores: vida, amor y muerte, el núcleo de la existencia humana. Esta magistral película nos deja frases y escenas para la posteridad, como la de Tyrell y Roy, cual doctor Frankenstein y su monstruo, momento álgido entre el dios de la electromecánica y su perfecta creación; la del test Voight-Kampff a una Rachael interpretada deliciosamente por Sean Young y que es la parte más fiel a la novela original “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” de Philip K. Dick, ampliamente superada en la versión de celuloide; cada secuencia de la dulce y mortífera Pris –Daryl Hannah ha declarado que este director fue el que mejor partido supo sacarla–; o esa otra para recordar junto al plano ascendente del “principio de una gran amistad” en Casablanca como lo mejor del cine de todos los tiempos: “He visto cosas que vosotros no creeríais...”, comienza a decir Roy –un más que expresivo Rutger Hauer– a un perplejo Deckard, para culminar en un plano ralentizado de su rostro bajo la lluvia y el vuelo de la paloma hacia un cielo gris. “Lástima que no pueda vivir, pero... ¿quién vive?” sentenciará después el policía interpretado por Edward James Olmos a un Harrison Ford que da aquí con el mejor papel de toda su carrera cinematográfica. Y es esta última frase la que condensa toda la película al mismo tiempo que nos abofetea con un hecho irrefutable, triste pero hermoso, que es lo que da sentido a toda la existencia: la de esta portentosa obra de Ridley Scott que se mezcla entonces con la de nuestra propia vida. Una película de 1982 que a pesar de ello es ya un clásico entre los clásicos.
[Leer más +]
220 de 262 usuarios han encontrado esta crítica útil
1 1687
Mis películas de ciencia-ficción favoritas
1 518
Mis películas preferidas de los 80
Ver más