arrow

Agente juvenil (1991)

4,1
611
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Michael Corben (Richard Grieco), un chico norteamericano, se dispone a viajar a París con su grupo de francés del instituto. Es la última oportunidad que tiene para graduarse. En el mismo avión viaja un espía que se llama como él. Cuando llegan a París, dos miembros del servicio de inteligencia británico confunden al muchacho con el espía. Ni sus explicaciones, ni sus protestas sirven de nada. Desde ese momento, Michael se ve involucrado en una red de espionaje e intriga. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
If Looks Could Kill
Duración
88 min.
Guion
Darren Star (Historia: Fred Dekker)
Música
David Foster
Fotografía
Douglas Milsome
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Aventuras Acción Thriller
5
PODRíA HABER DADO LUGAR A UNA SAGA. ¡O A TODO UN GÉNERO! ..................... PERO NO
Se quedó en la anécdota, lo que la convierte hoy en día en casi una rareza. Si no la comparamos con algunas similares (por estilo de narrativa y de montaje) como las pelis de Bill y Ted o EL GRAN HALCÓN. En fin, peliculillas de acción rápida, desenfadada y con protagonistas chulescos, graciosetes y un poco tontos (y por supuesto, bonitos de cara). Mmmm, en cierta manera me doy cuenta de que quizá fue un intento de aunar a los espectadores de ambos sexos en torno a este género que de siempre había sido (y continuó siendo) sólo para tíos.

De presupuestos humildes y con la excusa de un prota que era estrella juvenil, de esos cuya foto sonriente adornaba las carpetas de quinceañeras all around the world, rescatemos del olvido esta cinta muyyyyyyy noventera (y a mucha honra) y pasemos un buen ratito de acción lo bastante alocada y borrica -eso que llaman “estúpidamente disfrutable”- como para hacer que esa hora y media nos deje un regustillo simpático.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
James Bond bastante cripto-gayer
Para aquellos que tuvieron la suerte de no conocerlo, Richard Grieco era uno más de la interminable lista de guaperillas/etes con la que nos castigó la década de los 80, con la particularidad de que su talento para caer gordo era impresionante. Este debió ser uno de sus grandes éxitos, bien por los cardados imposibles, la trama delirante de espionaje o porque en esos años nos tragábamos cualquier cosa. En definitiva, un infra-producto teen con el que el señor Grieco desapareció del mapa de una manera bastante chusca.
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil