arrow

Mes petites amoureuses (1974)

Mes petites amoureuses
Trailer
7,5
542
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En un pequeño pueblo meridional francés, Daniel, un muchacho que está entrando en la adolescencia, vive feliz con su abuela. Pero se ha de mudar con su madre y el novio de ella a Narbona. Con una situación precaria en casa, Daniel se ve obligado a abandonar el colegio y trabajar como aprendiz de mecánico. En la ciudad descubrirá el mundo de los adultos, al mismo tiempo que despierta su sexualidad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Mes petites amoureuses
Duración
123 min.
Guion
Jean Eustache
Fotografía
Néstor Almendros
Productora
Elite Films / Gala
Género
Drama Adolescencia
7
Crecer.
Se dice de Jean Eustache que es el director más importante de la era post-nouvelle vague en Francia y una figura muy influyente para directores posteriores. Su breve filmografía no ha impedido que se le considere también por muchos críticos como uno de los cineastas más representativos de la década de los 70 en Francia.

En 'Mes petites amoureses' (1974), su siguiente largometraje después de 'La Maman et la Putain' (1973), Eustache nos ofrece un real y verosímil retrato de la etapa de la adolescencia. A través del personaje de Daniel (Martin Loeb) descubrimos los cambios que debe afrontar un niño que ha crecido en el pueblo con su abuela y ahora se traslada con su madre a la ciudad. Un cambio al que se suma el despertar sexual adolescente, el primer amor, la curiosidad por las mujeres y el hecho de tener que afrontar esa realidad contrastada. Teniendo que trabajar. También convivir con personas que no son de su agrado; su "tío" (el novio de su madre).

La historia es un contacto continuo de Daniel con dos realidades distintas en una etapa de la vida que ya de por sí supone cambios. La película desprende una mezcla de nostalgia y melancolía que seguro quería transmitir el autor. También regala escenas tiernas y nada embarazosas, que al mismo tiempo no ocultan las sensaciones e inquietudes propias de la edad.

Jean Eustache, que al quedar inmovilizado por un accidente de automóvil sucumbió y se quitó la vida en 1981, nos deja este retrato en movimiento de 123 minutos en el que reflexiona sobre la adolescencia y los cambios sufridos. Bella e hipnótica película.
[Leer más +]
21 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
¡Dadle la vuelta a vuestras vueltas!
Al leer el argumento de "Mes petites amoureuses" se puede tener la falsa impresión de encontrarse ante el clásico relato de iniciación, centrado en un adolescente francés de provincias que, entre unos meses con su abuela y otros con su madre y su nuevo amante, empieza a descubrir el mundo de "Les Liaisons Dangereuses". Sí, hay cosas que pueden sonar a tópico sobado (ese primer morreo en la fila de los mancos del cine, por ejemplo), pero Eustache se las arregla para contarnos lo que parece lo mismo de siempre de un modo completamente diferente. Como todo su cine: un pie en la Nouvelle Vague, pero todo el resto de su cuerpo fuera, redefiniendo temáticas clásicas para llevarlas a un terreno más amargo y desasosegante.

Hay en este tipo de historias de iniciación a la vida, el sexo y el amor cierto componente nostálgico y entrañable que aquí transcurre por medio de una serie de anécdotas sutiles, pero que en ningún momento marcan el tono de la historia. Eustache opta por un montaje cronológicamente lineal, pero muy radical al cortar cada secuencia antes de que se resuelva mediante bruscos fundidos en negro. Como si todo fuesen pequeños flashes de la memoria o, tal vez, como si la conclusión de cada acción no tuviese, en realidad, ninguna importancia. Todo ello ayuda a ver las vivencias de Daniel como un aprendizaje sentimental a base de aciertos y fracasos, en fin, lo normal a una edad en la que se es impulsivo y visceral al mismo tiempo, y en la que todavía no se controlan los códigos que se deben utilizar para obtener sus propósitos.

Como dice el crítico Hervé Gauville, la de los niños y adolescentes de este film "es la soledad vulgar de los conducidos por la vida, que no perciben aún en qué medida el fracaso es un elemento constituyente de su porvenir".
spoiler:
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil