arrow
Críticas de astimegoesby
Críticas ordenadas por:
Tú solo
Tú solo (1984)
  • 5,3
    51
  • España Teo Escamilla
  • Documentary, José Moratalla, Lucio Sandín, El Chino Torero
6
¡Dejadme solo!
Los muchachos de esta película, entre ocho y 16 años, todos ellos alumnos reales de la Escuela de Tauromaquia de Madrid en aquellos años, dedican su vida a esa rara, y políticamente incorrecta hoy, afición por el mundo del toro, un enemigo al que aprenden a entender y amar con paciencia, con errores, con leyenda. No buscan sólo el dinero y la fama, no se vanaglorian ante sus mujeres, no tienen tras de sí esa madre que el cine folklórico propició hasta el hastío. Viven la ilusión del toro con un sentido mágico de la gloria. Han encontrado en el juego de espejos del canguelo y la jindama la razón de sus vidas. Contemplando a estos jóvenes que dedican su amor al mito, a Juan Belmonte, se conoce a cada uno en más detalle, y ese contacto con sus costumbres o manías los transforma en reales personajes de un planteamiento dramático.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
El editor de libros
El editor de libros (2016)
  • 5,8
    2.658
  • Reino Unido Michael Grandage
  • Colin Firth, Jude Law, Nicole Kidman, Laura Linney, ...
5
Tostonazo de cartón piedra que se endurece mucho una vez visto
Una gran ocasión perdida, un auténtico fiasco. Podría haber sido peor, sin embargo, pues podría haber sido una película de Trueba.

La obra, focalizada en la figura del excelente escritor sureño Thomas Wolfe (Jude Law) que marcha a Nueva York para encontrar la fortuna literaria de manos de un destacado empleado de la veterana editorial Charles Scribner&Sons, correctamente interpretado por Colin Firth, gira alrededor de la intensa y psicoanalítica relación que se produce entre ambos.

El film no empieza mal pero conforme va transcurriendo el metraje percibimos su carencia de fuerza y sus defectos, en gran medida de guión. La “búsqueda del padre” en el cine norteamericano contemporáneo, ayuno ya de referencias psicoanalíticas medianamente coherentes, suele ser una llamada a la más profunda somnolencia. Otro precio que hay que pagar por la ignorancia mostrenca de quienes no ven en Freud otra cosa que un varón blanco, peligrosamente patriarcal, que fumaba inmensos puros.

Los elementos de ambientación son de cartón piedra, televisivos, como en muchas producciones que se supone tratan de reproducir entornos históricos “recientes” o, más bien, entornos que ya conocemos por documentales o por cine de la misma época y que son mucho más verosímiles que estas grisáceas y afectadas reproducciones. Cuando la mirada fílmica al pasado de una sociedad adquiere cualidades taxidérmicas en cuanto a las apariencias, o absolutamente impostadas en cuanto a los contenidos, algo grave está pasando. Muchas veces, afortunadamente, es pura incompetencia de aquellos que tienen la fortuna de poder “hacer cosas” en la corrosiva atmósfera del “capitalismo de amigos”.

Y hablamos, con relación al momento histórico en que se desarrolla gran parte de la acción, de una Nueva York en el umbral de la Gran Depresión e inmersa en plena era del jazz. Pero ni así: la escena de la visita al club de jazz es patética y grisácea, digna de los deleznables hipster de ahora. Llegados a este punto ya está todo dicho, se impone abandonar la sala y buscar aire fresco en el exterior para no tener que asistir a escenas involuntariamente caricaturescas; como la de la inserción de Hemingway, hablando solemnemente de la “guerra de España” y fotografiándose con el editor junto un pez espada recién cazado.

El trabajo de los actores, especialmente Jude Law y Nicole Kidman, es profesional pero inútil. De Max Perkins, encarnado por Colin Firth, acabamos hasta las narices. El aroma a naftalina teatral, que tanto daño ha hecho en el cine, va volviendo casi irrespirable el visionado.

Vivimos en una época posliteraria, o quizás más bien sea que los aduladores de la cultura a nivel global están consiguiendo lo que buscaban: cargarse una de las raíces básicas de la vida civilizada occidental. Y hasta nueva orden no hay ya otra vida civilizada que esta, lo demás son canibalismos de uno u otro signo (de minarete, distópico científicos, chusmas jesuitizadas, poscomunismos con capitalismos mafiosos, etc…)
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
El caso Fischer
El caso Fischer (2014)
  • 6,2
    4.750
  • Estados Unidos Edward Zwick
  • Tobey Maguire, Peter Sarsgaard, Liev Schreiber, Michael Stuhlbarg, ...
6
"El ajedrez es asunto de juicio delicado, saber cuándo golpear y cómo esquivar", Bobby Fischer.
Al contrario que en la babosa “Una mente maravillosa” (“A beautiful Mind”, USA. 2001), donde se es proclive a asumir las verdades de la tribu de manera incontestada y nauseabunda (no hay duda que esto ha contribuido a su éxito), este film, que tiene como objeto la vida de alguien claramente excéntrico posicionado contra su familia y gran parte del país en el que nació por cuestiones políticas, resulta no maniqueo y abierto. Muestra en toda su complejidad lo real, tanto lo ajedrecístico como lo político y lo personal pero no se pronuncia, permitiendo al espectador inteligente sacar sus propias conclusiones; quizás por ello se aparte mucho del cine al uso y esto no la haya convertido precisamente en un éxito comercial.

Ciértamente es una película viril, de luchadores intelectuales, en la que los personajes femeninos juegan un papel que va más allá del mero adorno aunque, como en la tragedia griega, no sobrepasen sus límites. Película épica, restallante de autentico humanismo, plena de suspense y abierta a muy diversas interpretaciones que hará las delicias de los amantes de la comedia humana, del místico ajedrez, quizás alegoría precisa del universo, y de la historia política reciente: que no por ser olvidada deja de impulsar las velas de nuestra trillada actualidad.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
¡Bruja, más que bruja!
¡Bruja, más que bruja! (1977)
  • 6,1
    434
  • España Fernando Fernán Gómez
  • Francisco Algora, Emma Cohen, Mary Santpere, Fernando Fernán Gómez, ...
6
Una época absolutamente horrorosa en la que todo son sucedáneos. El cine no es cine ni nada es nada.
Nos encontramos con una comedia negra delirante, a la par que un zarzuelero musical para más inri, que ilustra un desternillante drama rural. Anterior a la genial trilogía de Berlanga esta película, estrenada en 1977 coincidiendo con la primera huelga de acomodadores y taquilleros de España, cuenta entre sus valores con la presencia de un trío inolvidable: Emma Cohen, Fernando Fernán Gómez que cumple también funciones de Director, y el insustituible Paco Algora. Pero no se agota acá su valor, tanto Mary Santpere; genial en su papel de bruja) como los valiosos y entrañables secundarios, entre los que se cuenta su guionista Pedro Beltrán, cumplen con creces en sus papeles. Eran otros tiempos del cine español, recién terminada la Dictadura, donde aún había algo que decir, gente que sabía muy bien como hacerlo y cuando, no habiéndose entronizado aún el abierto culto a la mentira y al simulacro vigente con muy escasas excepciones hasta la actualidad. Existía aún por entonces una audiencia humana minoritaria no emasculada que podía sin dificultades disfrutar y comprender este tipo de cosas. Tempus fugit…

Película calificada de “maldita”, aunque cubrió gastos, "había sido pensada como un melodrama rural tradicional que funcionara a la vez como parodia del mismo género" (Pedro Beltrán).

Rodada en un San Agustín de Guadalix netamente celtibérico, yo diría incluso que prerromano, cuenta la historia de un amor traicionado que se acaba cobrando la revancha. Un joven (Paco Algora) marcha a la mili jurándose con su novia (Emma Cohen) amor eterno para encontrarla, al regresar, convenientemente casada con su tío (Fernando Fernán Gómez) el hombre rico del pueblo. La vieja pasión renace con la cercanía, contratando los jóvenes servicios variados de una hechicera (Mary Santpere) a la cual que seguirán en los más aciagos y aberrantes consejos lo cual acarreará una sangrienta y desternillante resolución. La música de Carmelo Bernaola, junto con una escena antológica al final, acompaña continuamente la acción dando a la película un tono paródico muy marcado. Claro que hay referencias políticas, críticas e inteligentes, a las vicisitudes de la época del rodaje pero no se imponen a un humor lozano y transgresor poco o nada doctrinario, aunque alguien hable ahora de “feminismo”, por lo demás muy eficaz.

No hay una reconducción del humor hacia postulados ideológicos de ningún tipo, como los hay hoy en día incluso en la crítica de cine de género; como mucho, quizás, se nos advierte con una revelación melancólica sobre el ser humano y esa pertinaz credulidad que muchas veces le aqueja y que suele dar al traste con sus mejores proyectos.

Película bufa pues donde aparece marcadamente reflejada, sin demasiada amargura, la España Negra; que cuenta también con interesantes escenas de brujería, para quien esté interesado en esta cuestión, aunque sea una brujería fingida, de perra gorda, de alcahuetas, pero no por ello menos eficaz desde el punto de vista de la psicología de sus usuarios.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
True Detective II (Serie de TV)
True Detective II (Serie de TV) (2015)
  • 6,6
    17.103
  • Estados Unidos Nic Pizzolatto (Creator), Justin Lin, ...
  • Colin Farrell, Vince Vaughn, Rachel McAdams, Taylor Kitsch, ...
8
Hasta aquí podíamos llegar
Vince Vaughn borda el papel de mafioso. De nuevo mafioso, diferente a los habituales clásicos mafiosos, esos que años después siguen los patrones cinematográficos diseñados por Scorsese o Coppola. Un mafioso diferente a los Soprano, alto, atractivo, despiadado, con su corazoncito, pero mafioso de arriba a abajo: tras matar a diestro y siniestro, y huir por toda California, se busca la ruina cuando no quiere dar su traje a un macarra mexicano. Es un tipo con clase.

Me ha gustado mucho la segunda parte de “True Detective”. Menos que la primera, bien es cierto, pero mucho. Ha perdido algo que la capacidad de sorpresa de su predecesora, la trama resultaba por momentos excesivamente enrevesada, pero me han gustado los actores, el ambiente de la serie, esa ciudad que parecer un organismo vivo capaz de engullirlos a todos, los diálogos melancólicos que insinúan los estados de ánimo, que invitan al telespectador a imaginar, a pensar, a participar. Me ha gustado la cantante triste del garito donde se reunían el policía y el mafioso. Me han gustado los tres torturados protagonistas, tres policías bebedores llenos de costurones, y el mafioso enamorado.
[Leer más +]
0 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Magical Girl
Magical Girl (2014)
  • 7,1
    22.709
  • España Carlos Vermut
  • Luis Bermejo, Bárbara Lennie, José Sacristán, Israel Elejalde, ...
4
La democracia está sobrevalorada
Filmaffinity ya no es lo que era. Aquí puede votar cualquiera, hasta Pedro Almodóvar, el que no iba por la Academia.

Para hablar alto y claro, a Bárbara Lennie le vendría bien pasar una temporada en el infierno con Curry Valenzuela.

En España se hacía el mejor doblaje: 0'60.
La violencia gratuita no lo puede ser todo: 0'60.
¿Qué educación ha recibido Carlos Vermut? Mundo, Demonio y Carne: 0'60.
¿Nos tienen que gustar los toros? Más cornás da el hambre: 0'60.
Magical Girl combina con todo: 0'60
Magical Girl es supersensible: 0'60.
Magical Girl la entendería hasta un niñó de cuatro años. ¿Que alguien me traiga un niño de cuatro años: 0'60.
Me gusta el cine de verdad, no el de tiros: 0'60.
Si te gusta Magical Girl es que no la entiendes: 0'60.
Si no te cuento algo es para que te lo imagines: 0'60.
Los niños de hoy no saben jugar: 0'60.
La tele atonta: 0'60.
El rey algún día será campechano: 0'60.


Frases de 0,60.
Tengo para ti todas las que quieras.
¡0,60!, ¡cien pesetas!,
No valen más que eso.
Cosas que ya habías oído,
cosas básicas, obviedades,
frases que acaban en ¡tía!
Dale un bofetón a quien las diga.

¿No te ha gustado mi crítica? ¿Te ha gustado Magical Girl? ¡Pues ahora vas y lo cascas!
[Leer más +]
7 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
La isla mínima
La isla mínima (2014)
  • 7,2
    65.837
  • España Alberto Rodríguez
  • Raúl Arévalo, Javier Gutiérrez, Nerea Barros, Antonio de la Torre, ...
6
Un mínimo criterio
Me enfreto al visionado de esta cinta con muchas expectativas, y me temo que soy de morro fino. Después de haber degustado True Detective [2014], como que no hay color. Todo está bajo mínimos en esta historia. No desarrolla nada, y todo se insinúa.

En primer lugar, cuesta entender a los actores. No sé sabe lo que dicen. En unos casos porque no vocalizan, en otros porque le hablan al cuello de la camisa y en los más porque al editor se le va la mano con el sonoro. Está muy claro aquí quien es el dueño de su volumen.

En segundo lugar, esa comunidad anclada en el pasado se documenta, básicamente, con la multi-exhibición de sendos retratos oficiales del penúltimo y antepenúltimo Jefe de Estado que ha tenido este nuestro país. Se habla de una huelga, se asiste a la contratación en un cortijo, se intuye la pobreza de los moradores del lugar, pero nunca se va al grano. Sé que es mucho pedir que se alcanzara el nivel de Los Santos Inocentes [1984], pero ni tenemos los actores, y parece que mucho menos los directores artísticos.

Cambiando de tercio, el casting deja mucho que desear. La madre de las hermanas desaparecidas parece la mayor de las hermanas, y todas las alumnas parecen sacadas de la milla de oro de Madrid. ¿Qué no hay gente en los pueblos para hacer de extras y darle mayor sensación de autenticidad? Y es que cada vez que veo una serie de época española me echo a temblar. Ahora le ha dado al Régimen por publicitar la Traición, no diga Transición, y nos pegamos unos atracones de pantalones campana que pa qué. Pero con Cuéntame cómo pasó [2001] se abrió la veda y esto ya no hay quien lo pare.

Esos dos polis que casi no se hablan y ese pitido que se te mete hasta el colodrillo es toda la tristeza crepuscular que la historia me trasmite. Lo siento. No doy más de mí.

En cuanto al tema central de la investigación, se apunta, pero no se dispara. Como en casi todo este tipo de historias, los depravados parecen ser simples lobos solitarios, y de ahí no se quiere pasar no vaya a ser que...
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
La LEGO película
La LEGO película (2014)
  • 6,7
    22.844
  • Australia Phil Lord, Christopher Miller
  • Animation
6
LEGO TE ABSOLVO A PECCATIS TUIS...
En el mundo-ciudad Lego la felicidad está garantizada si sigues las instrucciones (los manuales de instrucciones LEGO), no sólo para construir, sino para cada aspecto de la vida. Este mundo está gobernado por un popular “Superpresi” que, además de hacer los libros de instrucciones, posee también una simpática corporación que se dedica a cosas tan divertidas y dispares como (literal): ¡“hacer la música que todo el mundo escucha, el programa de TV que todo el mundo ve, manipular los libros de historia o fabricar máquinas para votar”! El alter ego del superpresi es un villano con todos los atributos de Satanás; ha encontrado una reliquia (divina o extraterrestre) que garantizará el cumplimiento estricto y perfecto de los manuales de instrucciones para toda la eternidad.
[Leer más +]
1 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
La gran familia española
La gran familia española (2013)
  • 5,8
    29.654
  • España Daniel Sánchez Arévalo
  • Quim Gutiérrez, Antonio de la Torre, Patrick Criado, Verónica Echegui, ...
3
El gran mojón español
Vergüenza de mis hijos, menores de edad por cierto, que continuamente me pedían que les hiciera de interprete. ¡Válgame! ¿Es que ya no se estudia dicción en las escuelas de Arte Dramático de este país de bastardos nuestro? ¿Quousque tandem, Penélope Cruz, abutere patientia nostra? ¿Hasta cuando van a seguir abusando de nuestra paciencia directores y actrices españolas intentando parecerse o a Angela Molina o a Pi? ¿Es por el mohín, es por la boquita de piñón? De comedia tiene poco, de familiar nada, el tema romance es peor que una noche muy loca con Lady Gaga como premio de consolación, cualquier parecido con Berlanga se multiplica por cero y, finalmente, el sacrosanto Dios Balón no se merecía tan poca cosa. La estructura coral fracasa completamente en los duetos melodramáticos. No hay ni un chiste bueno y sí mucha lágrima fácil.
Y el caso que no empieza mal, pero en esas el guionista se despertó, y el dinosaurio de la inspiración ya no estaba allí...
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Las brujas de Zugarramurdi
Las brujas de Zugarramurdi (2013)
  • 5,6
    39.832
  • España Álex de la Iglesia
  • Hugo Silva, Mario Casas, Carmen Maura, Terele Pávez, ...
7
Hoy como ayer, haberlas, haylas.
"Las brujas de Zugarramurdi" es el filme español más interesante desde “El concursante”. Alex de la Iglesia traza el clarividente paralelismo que existe entre las brujas de antaño y las feministas de hogaño: destruir el Amor entre hombre y mujer.

Siendo las “Brujas de Zugarramurdi” y las “sorgiñas” en general, un símbolo ancestral del País Vasco, que la película la haya hecho un bilbaino como Alex también genera un auténtico exorcismo en la tierra donde más se masculinizaron las mujeres de España a causa de esa paranoia del siglo XX conocida como “feminismo”. Que se atreva a hacer chistes como el “Barrenetxea” (la que barre la casa) ayudará sin duda a que los vascos se atrevan a hacer lo que más les cuesta: reírse de sí mismos. (El mayor defecto de todos los narcisistas, y el nacionalismo y el feminismo son dos patologías de este tipo).

Creo sinceramente que Alex lo ha clavado: la verdadera razón para que las brujas fueran quemadas en la hoguera fue porque realizaban hechizos (MK Ultra ancestral) y drogaban a las mujeres para que reaccionaran contra sus hombres y no vivieran el Amor. Las brujas eran las feministas de antaño, y las feministas de hoy son las brujas de la Edad Media.
[Leer más +]
1 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
De camisa vieja a chaqueta nueva
De camisa vieja a chaqueta nueva (1982)
  • 5,0
    90
  • España Rafael Gil
  • José Luis López Vázquez, María Casanova, Manolo Codeso, Antonio Garisa, ...
6
La castuza
Fernando Vizcaíno Casas fue un hombre incómodo para la transición. Sus libros, siempre con Planeta, siempre con grandes tiradas y varias reimpresiones, tenían un éxito enorme porque sabía traducir en historias muy sencillas, divertidas y llenas de ironía la desconfianza ante el cambio del español medio, lo que se llamó el “franquismo sociológico”.

Vizcaíno Casas era un conservador puro que recelaba de cualquier cambio, que maliciaba que la política era un “quítate tú para ponerme yo”, y que la transición era un gran baile de disfraces, como cualquier otra transición en la historia de España. A eso añadía un candoroso y sincero afecto por los idealistas derrotados que dentro del régimen habían visto a los pragmáticos y aprovechados hacerse con el poder, los cargos, y sus prebendas.

Viendo esta película, que por otra parte resume con enorme acierto la evolución política del franquismo, todos identificamos las actitudes rastreras de los jugadores de ventaja que han poblado Madrid desde que Felipe II trasladó a la villa del Manzanares la capital del reino. Bajo espesas capas de pintura rancia, y de un maniqueismo un poco tierno, hay una espléndida historia que toca el tuétano de la mediocridad española a través de la cristalización de uno de sus personajes eternos y simbólicos: el trepa.

Manuel Vivar de Alda en España ha habido siempre. En cada oficina, en cada sindicato, en cada escalera de vecinos, hay al menos uno. Y en el Congreso, casi todos.
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
El último tango en París
El último tango en París (1972)
  • 6,9
    15.751
  • Italia Bernardo Bertolucci
  • Marlon Brando, Maria Schneider, Jean-Pierre Léaud, Massimo Girotti, ...
6
¡Hace falta que alguien diga que el emperador está desnudo!
Película “vendida” como obra de arte, sinónimo de Libertad… y progreso.
Viéndola 40 años después, lo que se percibe es algo completamente diferente.
Un loco norteamericano coincide en un “apartamento” ‘nadiesabemuybiencómo’ con una francesita de buena familia que, sin mediar más conversación ni seducción, cae rendida en los brazos del ya maduro Brando, que se la pasa por el Arco del Triunfo. Esta absurda escena bastaría para dejar de ver la película inmediatamente, porque el director pretende reírse del espectador al venderle como posible algo… ilógico.

Bueno, a partir de ahí tenemos tres tramas entrelazadas, a cual más absurda. La puramente sexual y anónima entre la jovencita francesa y el maduro norteamericano que le obliga a no revelar su nombre ni su historia; el noviazgo de la jovencita con su novio, director de cine, que está haciendo lo que hoy llamaríamos un reality show a partir de su propia relación con la jovencita (que sería copiada en la película “Mi novia es una actriz”); y la oscura vida de Brando como patrón de un hostal, en el que acaba de morir su mujer, no se sabe si suicidada o asesinada por el propio Brando.
Veladamente, se ofrecen pistas sobre el personaje que interpreta Brando algunas de las cuales coinciden con su verdadera personalidad (ex boxeador, actor, revolucionario), vivió en Haití y se fue a París, lo que hace que se desdibuje subliminalmente la separación entre el personaje que interpreta y el Brando real.
La elección del gran icono del cine (ya en sus horas bajas) y la ciudad de París (la ciudad del amor) para esta relación sadomasoquista no es por supuesto casual, pues es un ataque brutal contra el inconsciente femenino, al manchar la leyenda de París con una relación que hace mal a la mujercita y convierte al gran macho en… un sucio maltratador (cosa que ya interpretó en Un tranvía llamado deseo).
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Prometheus
Prometheus (2012)
  • 5,7
    64.955
  • Estados Unidos Ridley Scott
  • Noomi Rapace, Michael Fassbender, Charlize Theron, Idris Elba, ...
4
El secreto es no fijarse en que duele
La película es mera propaganda Illuminati. El filme empieza con la visión de un gigante en un impresionante acantilado. La escena es enigmática y no se entiende nada. El gigante tiene un bote, se arroja al acantilado y le explotan las venas. Se ven iconos de ADN. Se ve un ovni arriba. El significado es el siguiente: El Gigante es Enki, Dios de las Aguas, que robó la antorcha de la Vida, el ADN de los dioses y lo puso en el lulu o primer humano, el mezclado. Se atrevió a equipararse con los dioses y le castigaron (su propio hermano Enlil y Anu), por eso muere y sufre, pero no del todo, sigue por ahí en hibernación. El botecito no es una lata de foigrás sumerio, es el bote de la vida que siempre llevan los narigudos Pájaros Igigis.

Prometeo se atreve a hacer de Dios, a crear vida, tomando el fuego de la Vida, el ADN. Recordemos que la antorcha es el símbolo illuminati por excelencia, aparece en las olimpiadas y en logo de Robos Satan-der. La Antorcha es símbolo también de Lucifer, la estrella de la mañana, el que te ilumina en la oscuridad. El illuminatus está regido por esta luz satánica y oscura.

El primer objetivo de la peli es que te familiarices con un nuevo escenario con aliens, como en Avatar, y que recibas el mensaje que existen y son como los del PPSOE: unos bichos malísimos y asquerosos, como en Alien, también del mismo autor. Puedes pensar que nos crearon, pero no son buenos, sino que son unos hijos de la gran Bretaña y un pelín viscosos. Es una película desinformadora 100%, pero con grandes verdades de base, como que Darwin era un camelo, que hay ooparts en la Tierra y que nos diseñaron y mutilaron razas extraterrestres, tal y como cantó Sitchin.

El segundo gran objetivo de la película es hacer propaganda del Dios de los illuminati, Prometeo. No en vano los Rockefeller tienen su efigie en el Edificio de su Chiringuito Mafioso. Prometeo es el que robó el fuego y creo vida. Es un gigante. ¿A qué nos suena esto? Pues estamos en lo de siempre, a los dioses Anunnaki. Antes de crearnos estos gigantes vivían en la Tierra y sus historias es lo que se conoce como mitología. Enki, hijo del Dios Anu, fue el creador del ser humano por hibridación genética. Primero nos hizo con doce hélices, (tras varias prueba fallidas) pero luego Enlil su hermano se cabreó y nos mutilaron y nos dejaron como somos: unos patéticos engendros.

Algunas mitologías cuentan que Prometeo fue el creador de los hombres modelándonos con barro. El mito de la creación del hombre fue desarrollada por la masona illuminati Mary Shelley en Frankenstein o el moderno Prometeo . Los illuminatis están obsesionados con Prometeo. Hace unos 300.000 Enki, hijo de Anu, modificó un simio (según Sitchin) para ser un esclavo trabajador, un “lulu“, que significa “mezclado”. Es Adama, Adapa o Adán. Nos crearon en el Jardín del Edén, de ahí el mito de la Biblia. Los relatos de la Biblia son todo batallitas anunnaki de la Atlántida y Sumeria, arcilla en acadio era TI.IT “aquello que está con vida”: ¿Se entiende ahora el mito de la Biblia? La Biblia y el Talmud son todo fotocopias sumerias. El pueblo judío fue el pueblo elegido por Enlil,...hasta hoy.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
El padrino
El padrino (1972)
  • 9,0
    175.928
  • Estados Unidos Francis Ford Coppola
  • Marlon Brando, Al Pacino, James Caan, Robert Duvall, ...
10
La familia que mata unida, permanece unida
El Padrino es la mejor película de todos los tiempos. Te la crees. Las barbaridades cometidas por una familia de mafiosos italianos llegan a parecer “naturales” gracias a un guión y unos actores excelentes, con Marlon Brando a la cabeza.

Ahora bien, sabiendo que la industria del cine ha sido propiedad de la mafia judía desde su misma creación, ¿cuál fue el objetivo real de esta carísima superproducción de la Paramount? ¿Por qué se recuperó al díscolo Marlon Brando?

La saga de El Padrino otorgó a la mafia italiana (católica) la categoría de El Mal cuando la judía ha estado siempre por encima porque controla, entre otras cosas, a los políticos. En la película se hartan de repetir que es Don Vito Corleone quien controla a los políticos (incluso se llega a decir de “un senador judío”) cuando esto es completamente falso, pues son los judíos quienes lo dominan todos los ordenes económicos y sociales, empezando por "Judiwood".

Los guiños realistas se suceden, haciendo que nos perdamos entre la realidad y la ficción, por ejemplo, con el personaje del ahijado de Don Vito-Marlon, cantante y actor de medio pelo, al que El Padrino ayuda a triunfar, tras amenazar a un productor. Evidentemente, el personaje es una representación de Frank Sinatra, que estuvo ligado a la mafia, como es del todo público y acabó triunfando en Las Vegas, como el personaje de la película.

Pero, ¿cuál fue el interés por realizar esta saga de mafiosos? Evidentemente, por un lado, desviar la atención sobre la mafia judía y echar la culpa a la católica-italiana, y la prueba está en que los asesinatos fundamentales de la película suceden durante la Navidad, y tras una boda y un bautizo, con las evidentes connotaciones religiosas que ello contiene. En particular, la serie de asesinatos que desencadena Michael Corleone/Al Pacino se entremezclan con su juramento como padrino de su sobrino mientras lo bautizan y afirma “renunciar a Satanás”. Evidentemente hay un deseo de manchar la fe católica por parte de Francis Ford Coppola, pero todavía más subliminal es la ecuación que esta película de 1971 ayudó a establecer: FAMILIA=MAFIA.El concepto de Familia como átomo de la violencia cristiana (los italianos eran fervientes católicos) fluye por los minutos de toda la saga de El Padrino, aderezada con asesinatos, palizas y hasta malos tratos a la mujer (Connie, hija de Don Vito) que su hermano Sonny intenta sofocar por medio de más violencia, generando su propia muerte, y que más tarde Michael/Al Pacino acaba vengando.

Las películas de mafiosos, como las de guerra, han ayudado a establecer la ecuación HOMBRE=VIOLENCIA que la política de género de 20 años después convertiría en la criminalización de la virilidad y la identificación de la Familia con el Mal. El Padrino forma parte pues de esa
ingenería social para suprimir la familia y el amor entre hombre y la mujer. Sin duda alguna, sin el concurso de la ingeniería social por medio del cine hubiera sido imposible de establecer esa asociación de ideas. Y la película El Padrino tiene mucha culpa.

Hay otro elemento interesante en las películas de mafiosos y las de ladrones (como “El Golpe”, “Dos hombres y un destino”, “Bonnie & Clyde y, más modernamente, “Ocean Eleven”): los ladrones son representados como unos tíos libres y atractivos que convierten la violencia en algo cuasi poético: es evidente que han contribuido decisivamente a que el mundo en que el hoy vivimos sea el estercolero inhumano que todos padecemos.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Get Real
Get Real (1998)
  • 7,0
    1.396
  • Reino Unido Simon Shore
  • Ben Silverstone, Brad Gorton, Charlotte Brittain, Stacy A. Hart, ...
6
Ingenieria social
Desde luego la sociedad ha sido patriarcal, machista y misógina en gran medida, sobre todo en ciertos paises. Por tanto es necesario recuperar el equilibrio entre hombre y mujer y como en todo reajuste se sufre de un proceso fatídico de balanceo. Pero tengamos siempre en cuenta que hemos sido y estamos siendo manipulados en muchos aspectos…una cosa es promover la igualdad de oportunidades y otra es ser feminista, que al fin y al cabo es lo mismo que ser machista.

El movimiento feminista y el movimiento gay fueron financiados por la Fundación Rockefeller e instigados por la CIA. ¿Qué sentido tendría promover estos movimientos? Veamos algunos puntos clave:

- Tener al doble de personas trabajando dentro de la rueda económica.
- Mayor alienación y desestructuración en el seno de la familia.
- Mayor abandono de los hijos a la suerte de la educación que proponga el Estado.
- Alejamiento de la esencia femenina de muchas mujeres.
- Alejamiento de la esencia masculina de muchos hombres.
- El desencuentro a un nivel profundo de hombre y mujer y homosexualización de un sector de la población influenciado por los medios.
- La competitividad por la supremacía entre ambos y la consiguiente guerra de sexos instigada por los medios.

En definitiva todo esto desemboca en un menor número de nacimientos y mayor control sobre la población que es lo que necesita la élite para llevarnos más rapidito hacia el Nuevo Orden Mundial.
[Leer más +]
0 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
El asesinato de Carrero Blanco (Miniserie de TV)
El asesinato de Carrero Blanco (Miniserie de TV) (2011)
  • 6,0
    750
  • España Miguel Bardem
  • Unax Ugalde, José Ángel Egido, Régis Romele, Pedro Casablanc, ...
6
Libremente inspirada en hechos reales
Cuando arranca la serie me cuesta trabajo concentrarme en la trama, en los actores. La mirada se me escapa a los detalles. Los escaparates, los coches, la ropa de la gente, sus cortes de pelo, las aceras… Me interesa el análisis político y el enredo terrorista, pero lo cierto es que estoy buscando otra cosa: la España de comienzos de los setenta. En principio me chirría el color. La imagen que conservo del día del atentado es la que me ofreció la televisión de entonces, es decir, un riguroso blanco y negro. El color imprime demasiada vida a aquella España plomiza y mediocre.

¿Carrero Blanco? No se puede decir que muriese en la cama… La serie reconstruye los acontecimientos, es decir, el atentado, y desmenuza tanto la estrategia de los etarras como las investigaciones policiales. El “relevo” previsto por Franco no pudo ser, causas de fuerza mayor, y el caudillo tuvo que conformarse con Juan Carlos. El gran actor José Ángel Egido borda el papel del entonces presidente del Gobierno, ayudado por un gran parecido físico. Y poco más.

En su día ya ví “Operación Ogro”. Me temo que antes de la serie ya sabía todo lo que quería saber sobre Carrero Blanco, sobre su explosivo final, y sobre cómo tuvo que improvisar Franco con respecto a su sucesión. El resto es nostalgia. Esos uniformes grises, esos Renault 5 color naranja, esos crucifijos omnipresentes y esas iglesias desangeladas, esas gafas oscuras y esos Ducados pestilentes, esas oficinas ministeriales con muebles de chapa, esos bares con las paredes alicatadas, ese ABC por el que apenas pasa el tiempo, esos teléfonos de baquelita, esa melancolía y ese temor instalados en las calles.
[Leer más +]
8 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fenómenos (Serie de TV)
Fenómenos (Serie de TV) (2012)
  • 3,6
    1.088
  • España Nacho G. Velilla (Creator)
  • Javier Mora, Julián Villagrán, Luis Fernández "Perla", Alejo Sauras, ...
3
Lo hilarante que nos desternille desternillante será
“Fenómenos” está construida con todos los ingredientes necesarios para conseguir un gran éxito: cameos a cascoporro, guiones escritos a brochazos, actores histriónicos y humor de porrazo contra la puerta de cristal, de resbalón en cáscara de plátano, de picha y chocho, de otra época… ¡El primer episodio incluye un chiste sobre Leire Pajín! Y algún que otra chirigota política caducada: “Nos ha pasado como a los socialistas con las crisis: hemos estado negando la evidencia durante tanto tiempo…”. La nueva serie cuenta el día a día de un programa de radio sobre sucesos paranormales. Una excusa como cualquier otra para que la típica ristra de personajes rocambolescos (la patosa, la pija, el friki, la rubia, el becario, la chismosa…) viva la habitual sucesión de situaciones supuestamente humorísticas.

No me gusta el humor de “Fenómenos”, una nueva vuelta de tuerca al chiste de gran calibre de “Aída”. Pero eso no quiere decir nada: es la televisión que funciona. Televisión de éxito, de esa que arrasa en España porque las cadenas no están para cultivar al telespectador, sino para darle lo que pide. ¿Queréis bazofia? Pues tomad bazofia, dicen. Podríamos ofreceros auténticas delicatesen, tenemos el talento suficiente como para producir maravillas, pero no las entenderíais. Vosotros, el pueblo, no estáis preparados para la calidad. Tomad humor grueso, tropezones, escatología, berridos, tacos, chascarrillos chabacanos, famosetes haciendo pequeños papeles…

El resultado es la comedia de siempre. Esa comedia que actualiza el espíritu de “Los bingueros”, el Landismo, el humor de la Transición, las convulsas interpretaciones de Gracita Morales y Fernando Esteso…

Con todo esto quiero decirle que en esto del humor la risa va por barrios. Nunca me gustaron los payasos de la tele, personajes patéticos que jamás lograron hacerme sonreír, pero tras la muerte de Miliki parece que hayamos perdido a Charles Chaplin. Y pese a que nunca me enganchó Leblanc, un hombre que me recordaba la España gris de finales de los 60, ahora resulta que era una versión ibérica de Groucho Marx. ¿A dónde quiero llegar? A que no me gusta reírme por obligación…
[Leer más +]
14 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
El resplandor
El resplandor (1980)
  • 8,2
    142.852
  • Estados Unidos Stanley Kubrick
  • Jack Nicholson, Shelley Duvall, Danny Lloyd, Scatman Crothers, ...
8
HOTEL OVERLOOK: EL OJO QUE NOS VIGILA, CONTROLA Y DOMINA.
"Si puede ser escrito y pensado, puede ser filmado", decía Kubrick. El fue capaz de dar forma al pensamiento,a lo invisible en forma de ímagenes en una pantalla.

Kubrick sufrió una decepción con el poco éxito en taquilla de la obra de arte de Barry Lyndon, por eso se lanzó a una venganza comercial con la espinita que tenía clavada de su participación en la mayor estafa de la humanidad. El que tuviera ojos, en el futuro iba a saber descifrar El Resplandor.

¿Por qué un perfeccionista como Kubrick cambia un detalle intrascendente como el número de una habitación y lo hace coincidir con la distancia a la Luna? ¿Por qué pone hexagramas en la moqueta del hotel, una esfera se acerca y luego repite el mito de la arpía en la habitación 237? ¿Por qué el niño entra en la habitación 237 con el jersey del Apolo 11? ¿Por qué salen pirámides, rombos y referencias del culto al Sol en las cajas o la postal de frigorífico de Shelley?¿Todo casualidades? Es muy raro. No, no hay casualidades en Kubrick.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Barry Lyndon
Barry Lyndon (1975)
  • 8,0
    32.881
  • Reino Unido Stanley Kubrick
  • Ryan O'Neal, Marisa Berenson, Leon Vitali, Patrick Magee, ...
8
Luz, más luz. Ilumínalo todo.
El poster ya es una clave: Barry disparando y pisoteando el símbolo illuminati la rosa (rosacruz). Kubrick eligió todas sus películas muy concienzudamente para mostrar en clave todos los secretos de los illuminati. Con la historia del arribista Barry Lyndon, nacido de la nada y llegado a lo más alto de la corte, narra su propia historia de outsider entre los Amos Illuminatis, a los que tuvo que servir con propaganda o filmando la falsa llegada a la Luna. Gracias a esto la NASA le regaló unas cámaras especiales -Zeiss de focal 50 mm y de abertura F0.7- que permiten filmar escenas de interior a la simple luz de las velas con una gran belleza, místeriosa luminosidad y perfecta ambientación. Muchos son los que consideran esta película como la más bella de la historia.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Stamos okupa2 (Serie de TV)
Stamos okupa2 (Serie de TV) (2012)
  • 2,0
    206
  • España Juan Luis Iborra, Gustavo Jiménez, ...
  • Carmen Maura, Alicia Hermida, Carles Chamorro, Marta Belenguer, ...
2
Desde la cima del Pirulí
“Stamos Okupa2” es televisión pasada de fecha, burda y casposa, impresentable e insoportable, y por el simple hecho de haberse emitido un solo capítulo en una televisión pública decente deberían rodar cabezas.

El nombre ya resulta patético. “Stamos Okupa2”. TVE intentó vender la serie como una comedia surrealista. Surrealista es el dúo formado por Faemino y Cansado, o las declaraciones de Cristobal Montoro. Lo de “Stamos Okupa2” es sencillamente una comedia de saldo realizada con poco presupuesto, y aún menos talento, que cuenta las aventuras de un grupo de ancianos que se fuga de una residencia y ocupa el edificio de una actriz retirada (e ingresada en la residencia por su hijo). Pero lo peor no es la historia, una memez, sino todo lo que la rodea: los guiones nefastos, los actores gritones, los decorados de baratillo, las musiquillas de fondo…

Así las cosas, sin calidad y sin audiencia, la producción y emisión de una comedia de la calaña de “Stamos Okupa2” solo puede entenderse desde la maldad absoluta: en TVE no están por la labor de la producción propia, y quieren pasarse otros ocho años engordando a las productoras privadas. O rizando el rizo, se trata de un plan diabólico de las cadenas privadas para hundir definitivamente la audiencia de TVE. O quizá sea una estrategia suicida del Gobierno, para que odiemos la tele pública y así poder privatizarla. O… ¿Conspiranóico? No existe una explicación cabal para entender cómo la televisión pública de un país avanzado pueda financiar y emitir semejante esperpento.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil